miércoles, 12 de agosto de 2020
Gaudium news > Frailes capuchinos conmemoran 100 años de presencia en el Amazonas

Frailes capuchinos conmemoran 100 años de presencia en el Amazonas

Manaus (Jueves, 07-05-2009, Gaudium Press) Hace exactos 100 años se instalaba, a pedido de la Iglesia, que vio la necesidad de estar presente en los lugares más remotos del país, la primera leva de religiosos del Orden de los Frailes Menores Capuchinos de la región amazónica. En Brasil, la presencia de frailes capuchinos remonta a mediados del siglo XVII.

Para conmemorar la fecha, la Vice-Provincia de los Capuchinos, en el Amazonas, va a celebrar hoy una misa de acción de gracias, que será presidida por el ministro general del orden capuchino en el mundo, fray Mauro Johri, que vino directamente de Roma para la ocasión. También estarán presentes en el evento el definidor general para América Latina, fray José Gislon, el Provincial de la Úmbria, fray Antonio Maria Tofanelli y demás con-frailes de la VIPROCAM (Vice-Provincia de los Capuchinos en el Amazonas). La celebración será realizada en la Iglesia São Sebastião, en el centro de Manaus, a las 18 horas.

Según fray Paulo Xavier, economista de la Conferencia de los Capuchinos del Brasil (CCB), y que también actúa en la región, los religiosos buscan estar en los lugares más alejados, como en áreas de frontera, y atendiendo a las poblaciones más pobres del Amazonas, como las ribeirinhas y los indios. Simplicidad, proximidad al pueblo y rutina de oración son los pilares del orden.

Como en los principios del Brasil colonial, con los jesuitas, la fuerza-motriz del trabajo misionero de los capuchinos es la catequización. De acuerdo con el site de la CCB, con la tarea de sustituir a los jesuitas, expulsados del país, los capuchinos asumieron la catequesis indígena, “como misioneros apostólicos con facultades especiales, fundando y dirigiendo aldeas, sustituyendo vicarios, recorriendo los lugares más lejanos como predicadores ambulantes, construyendo capillas, hospitales y cementerios”.

Hoy, afirma fray Xavier, el trabajo voluntario de los capuchinos en el país está esparcido por 12 provincias (áreas de actuación), en 24 estados, contabilizando un total de 1200 frailes. “Es un número muy expresivo, aunque sea puesto en perspectiva con otros órdenes”, afirma el fray.

Los capuchinos nacieron alrededor de 1520, después que un fraile franciscano, Matteo da Bascio, decidiera llevar más a fondo el rigor de las enseñanzas de San Francisco de Asís. Así, pasó a usar una capucha puntuda (cuyo nombre en italiano, capucize, dio origen a la denominación del Orden), dejó crecer la barba y abolió calzados para los pies. Recibió el reconocimiento del Vaticano en el año 1528, por el Papa Clemente VII, que permitió que Matteo viviese como un eremita y partir en la misión para orar por los pobres.

Los miembros del orden viven bajo riguroso voto de pobreza. Aceptan, por ejemplo, propinas y viven en conventos humildes que deben ser construidos de mimbre y barro.   

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas