viernes, 14 de agosto de 2020
Gaudium news > “Como un peregrino”, Benedicto XVI llega a Jordania con vista a estrechar las relaciones interreligiosas

“Como un peregrino”, Benedicto XVI llega a Jordania con vista a estrechar las relaciones interreligiosas

Ammán (Viernes, 09-05-2009, Gaudium Press) El Papa Benedicto XVI no economizó en las palabras cordiales ni tampoco ahorró optimismo en su llegada a Jordania. En la capital Amman, primera etapa de su inédito viaje al Oriente Medio, Benedicto XVI aun dijo en el aeropuerto, después de haber sido recibido por la comitiva real, por los Obispos Católicos y miembros del cuerpo diplomático, que venía para el país “como un peregrino” y que se sentía feliz de “poner los pies en el suelo del reino Hashemita de Jordania”.

No es mera coincidencia. El 12vo viaje apostólico del pontificado de Benedicto XVI-el tercero de un Pontífice a la región en la historia de la Iglesia- gana un carácter especial en relación a los otros. Aunque fundamentalmente religioso, la visita del Papa al Oriente Medio se reviste de fuertes contornos políticos, y visa, aparte de la promoción del dialogo interreligioso entre judíos, cristianos, y musulmanes de la región, a disminuir el malestar generado por polémicas recientes de la Iglesia Católica con esas religiones, como por ejemplo la suscitada por el obispo lefevrista Richard Williamson, que negó el holocausto y las cámaras de gas.  

Durante los sietes días de viaje a la región, Benedicto XVI no hará apenas peregrinaciones a los lugares sagrados de la Biblia y rezara Misas en estadios. Él mantendrá también encuentros con los representantes de las tres principales religiones de Tierra Santa, que invariablemente viven en un clima de tensa contienda y hostilidad.

“Yo espero sinceramente que esta visita, y de hecho todas las iniciativas propuestas para traer buenas relaciones entre Cristianos y Musulmanes, nos ayuden a crecer en el amor con Dios Todopoderoso, y en amor fraternal unos con otros”, dijo en el discurso de bienvenida el pasado viernes.

El avión con el Santo Padre abordo – un Airbus 320 de la compañía Alitalia – partió del aeropuerto de Fiumicino a las 9h50 y llegó al aeropuerto internacional Queen Alia, de Ammán, poco antes de las 14h30 locales – 13h30 en Italia, 8h30 en Brasil.

En el aeropuerto, Benedicto XVI era esperado por el rey Abdullah II, acompañado de su esposa, Rania, y por religiosos y patriarcas católicos de Tierra Santa, obispos, cuerpo diplomático y algunos fieles.

En su alocución, Benedicto XVI dijo que estaba ansioso por visitar lugares santos para la historia bíblica, como el Monte Nebo, donde Moisés tuvo la revelación de la Tierra Prometida, y el Río Jordán, donde Jesús habría sido bautizado por su primo, San Juan Bautista. El Papa hizo también cuestión de destacar la actuación del Rey Hussein II, ya fallecido, y del actual, Abdullah, que sucedió a su padre en el trono, en la mediación del conflicto Israel-Palestino y en la promoción del dialogo y de la paz en la región.

Vea a continuación la integra del primer discurso del Papa en Jordania, en el aeropuerto internacional Queen Alia, en Amman.

 

“Sus Majestades,

Sus Excelencias,

Queridos hermanos Obispos,

Queridos Amigos,

 

Es con alegría que saludo a todos ustedes aquí presentes, en este que es el comienzo de mi primer viaje al Oriente Medio desde mi elección para la Sede Apostólica, y estoy contento de colocar los pies sobre el suelo del Reino Hashemita de Jordania, una tierra tan rica en historia, casa de tantas civilizaciones antiguas y profundamente llena de significados religiosos para Judíos, Cristianos y Musulmanes. Yo agradezco a Su Majestad el Rey Abdullah II por sus gentiles palabras de bienvenida, y yo ofrezco mis particulares saludos en este año que marca el décimo aniversario de su ascensión al trono.

Al saludar a Su Majestad, yo extiendo mis votos a todos los miembros de la Familia Real y del Gobierno, y a todas las personas del Reino. Yo saludo a los Obispos aquí presentes, especialmente aquellos con responsabilidades pastorales en Jordania. Yo espero ansiosamente celebrar la liturgia en la Catedral Saint George mañana en la noche y en el Estadio Internacional el domingo junto a ustedes, queridos Obispos, y a tantos de los fielmente confiados por vosotros.

Yo vengo a Jordania como un peregrino, para venerar los lugares sagrados que tuvieron un papel tan importante en algunos eventos claves de la historia bíblica. En el Monte Nebo, Moisés condujo su pueblo con la visión de la tierra que se tornaría su casa, y aquí el murió y descansó. En Betania, más allá del Jordán, Juan Bautista predicó y dio testimonio de Jesús, a quién bautizó en las aguas del río que da el nombre a esta tierra. En los próximos días, debo visitar ambos de esos lugares sagrados, y tendré la alegría de bendecir las piedras fundamentales de iglesias que van a ser construidas en el tradicional lugar del Bautismo del Señor. La oportunidad con que la comunidad católica de Jordania abraza la construcción de lugares sagrados de adoración es una señal de respeto de este país por la religión, y en su nombre yo quiero decir cuanto esa abertura es bienvenida. Libertad religiosa es, claramente, un derecho humano fundamental, y es mi fervorosa fe y devoción que respeto por los derechos inalienables y por la dignidad de todo hombre y toda mujer continuara a ser afirmado y defendido de forma creciente, no apenas por el Oriente Medio, mas en todas las partes del mundo.

Mi visita a Jordania me da una óptima oportunidad de hablar sobre mi profundo respeto por la comunidad musulmana, y de pagar tributo al liderazgo demostrado por Su Majestad el Rey en promover un mejor entendimiento de las virtudes proclamadas por el Islam. Ahora que algunos años pasaron desde la publicación del Mensaje de Amman y del Mensaje Interreligioso de Amman, que nosotros podemos decir que esas valiosas iniciativas alcanzaron muy bien en reforzar la alianza de las civilizaciones entre el Occidente y el mundo musulmán, desacreditando las previsiones de aquellos que consideran la violencia y el conflicto inevitables.

De hecho, el Reino de Jordania viene hace mucho tiempo estando adelante en las iniciativas de promoción de paz en el Oriente Medio y el mundo afuera, encorajando el dialogo interreligioso, apoyando esfuerzos para encontrar una solución justa para el conflicto Israel-Palestino, aceptando refugiados del vecino Irak y procurando contener el extremismo. No puedo dejar pasar esta oportunidad sin destacar los esfuerzos pioneros por la paz en la región hecho por el fallecido Rey Hussein. Como es propicio que mi encuentro mañana con los líderes religiosos musulmanes, el cuerpo diplomático y los rectores de las universidades se lleve a cabo en la mezquita que lleva su nombre. Que su compromiso con la resolución de los conflictos regionales continúe generando frutos de los esfuerzos por la promoción de la paz y de la justicia para todos los que viven en Oriente Medio.

Queridos amigos, en el Seminario realizado en Roma en el otoño pasado, por el Forum Católico-Musulmán, los participantes examinaron el papel centras de nuestras respectivas tradiciones religiosas por el compromiso con el amor. Yo espero sinceramente que esta visita y, de hecho, todas las iniciativas tomadas para traer buenas relaciones a cristianos y musulmanes, nos ayuden a crecer en el amor para con el Dios Todopoderoso, y en amor fraternal unos con otros. Muchas gracias por la bienvenida. Que Dios pueda conceder a Sus Majestades felicidad y larga vida! Que Él pueda bendecir a Jordania con prosperidad y paz!”

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas