jueves, 06 de agosto de 2020
Gaudium news > Benedicto XVI visita campo de refugiados palestinos y critica muro construido por Israel

Benedicto XVI visita campo de refugiados palestinos y critica muro construido por Israel

São Paulo (Miércoles, 13-05-2009, Gaudium Press) Siguiente compromiso de la agenda papal en Belén, en los territorios palestinos, Benedicto XVI estuvo esta tarde en Aida, uno de los mayores campos de refugiados palestinos de la región, donde viven de tres a cuatro millones de personas. El campo queda cerca a la frontera de Belén con Israel, a exactos 15 metros del local donde el gobierno israelí está erigiendo, bajo la alegación de seguridad nacional, un controvertido y longincuo muro.

Según los críticos de la prensa, el muro es ilegal, ya que estaría avanzando sobre territorios palestinos internacionalmente reconocidos. Muchos alegan que tierras productivas y manantiales de agua estarían siendo “tragados” por la obra israelí. Además, el muro estaría separando familias y perjudicando personas que trabajan en el lado israelí por causa de las rígidas restricciones de circulación.

En Aida, acompañado del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, Benedicto XVI condenó la obra.

“En un mundo en que las fronteras están siempre más abiertas, es trágico ver que hoy son construidos muros”, declaró, pidiendo que todos recen “fervorosamente” “para que se acaben las hostilidades que llevaron a su construcción”.

“De ambos lados del muro, es necesario gran coraje para superar el miedo y la desconfianza. Es necesario magnanimidad para buscar la reconciliación después de años de enfrentamientos armados”. Para el Papa, el muro es uno de los motivos por las cuales las relaciones entre palestinos e israelíes se encuentran en “punto muerto”.

En Aida, el pontífice estuvo reunido con representantes de la ONU y con autoridades políticas en una cancha de básquet y asistió a una presentación de danza folclórica palestina.

Él volvió a citar a las víctimas del reciente conflicto de Gaza, afirmando que ellas son constantemente recordadas en sus oraciones, y agradeció a las innúmeras agencias de la Iglesia que trabajan en el lugar, entre ellas, la comunidad franciscana.

Benedicto XVI constató que la ayuda humanitaria desempeña un papel esencia; todavía, la solución a largo plazo para el conflicto sólo puede ser política, con el apoyo de la comunidad internacional, pero con “el coraje y la imaginación” de israelíes y palestinos.

El Papa concluyó su discurso con algunos trechos de la “Oración de la Paz” de San Francisco: “Donde haya odio, lleve yo amor; donde haya ofensa, lleve yo perdón; donde haya tristeza, lleve yo alegría; donde haya tinieblas, lleve yo luz”.

Hospital

Antes de la visita a Aida, el Papa estuvo en Caritas Baby Hospital, de Belén, hospital pediátrico mantenido por obispos suizos y alemanes. Según los administradores, el hospital, que también cuenta con el voluntariado de las Monjas Franciscanas Elisabetanas de Padova, atiende cerca de 30 mil personas al año.

El Papa estuvo con algunos niños enfermos – entre los cuales un recién-nacido prematuro de dos kilos y medio, Elias – y donó al hospital un respirador para bebés prematuros.

Para Benedicto XVI, el hospital es un “oasis de quietud para los males vulnerables, que resplandeció como un farol de esperanza sobre la posibilidad de que el amor ha de prevalecer sobre el odio y la paz sobre la violencia”. A los pequeños, dijo: “El Papa está con ustedes!”  

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas