miércoles, 12 de junio de 2024
Gaudium news > De forma clara el Papa afirma que "Pensar en la vida después de la muerte no es alienación"

De forma clara el Papa afirma que "Pensar en la vida después de la muerte no es alienación"

Ciudad del Vaticano (Viernes, 26-04-2013, Gaudium Press) Las palabras del Papa en la misa que celebró hoy en la Capilla de la Casa Santa Marta fueron simples y directas: «El camino de fe no es alienación: prepara nuestro corazón para ver el maravilloso rostro de Dios».

1.jpg
Foto: Gustavo Kralj – Gaudium Press

Ellas vinieron en el comentario que el Pontífice hizo a propósito del Evangelio de la liturgia de la palabra de este viernes, cuando Jesús recomienda a los discípulos: «No se perturbe vuestro corazón».

Según discurre el Santo Padre, «estas palabras de Jesús son realmente lindas. En el momento de despedirse, Jesús habló de corazón a sus discípulos. Él sabía que sus discípulos estaban tristes, percibía eso. Entonces comenzó a hablarles como un amigo, comportándose como un pastor. Y dijo: tengan fe en Dios y también en mí, y comenzó a hablarles del cielo, de la patria definitiva; que estaba yendo a preparares un lugar, que en la casa del Padre había mucho lugar y que Jesús iría a prepararnos un lugar».

El Papa enseñó que «preparar un lugar significa predisponernos a ver, a sentir y a entender la belleza de aquello que nos espera, de la patria para la cual nos encaminamos».

«En el camino de la vida, el Señor prepara nuestro corazón con pruebas, consolaciones, tribulaciones y cosas buenas», afirmó el Papa Francisco. Él continuó sus afirmaciones recordando que «algunos piensan que esta idea es una alienación, que la vida es concreta y que no se sabe lo que existe más allá de ella…», y rebatiendo este modo de pensar: «Jesús, entretanto, nos dice que no es así, insistiendo «tengan fe en mí; lo que digo es la verdad, no te engaño».

Antes de rezar pidiendo al Señor que nos dé fuerte esperanza, coraje y humildad para dejar que Él prepare nuestro corazón, nuestros ojos y nuestros oídos para la morada definitiva, el Santo Padre concluyó su homilía enseñando: «prepararse para el cielo es comenzar a saludarlo de lejos. Esto no es alienación, es la verdad, es dejar que Jesús prepare nuestro corazón y nuestros ojos para tamaña belleza, para el camino de retorno a la patria». (JS)

Con informaciones de la Radio Vaticana.

 

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas