viernes, 12 de abril de 2024
Gaudium news > Belo Horizonte, en Brasil, celebra memoria de Padre Eustaquio

Belo Horizonte, en Brasil, celebra memoria de Padre Eustaquio

Belo Horizonte (Lunes, 02-08-2013, Gaudium Press) El Padre Eustaquio, considerado entre sus fieles el mensajero de la salud y de la paz, fue conmemorado en este viernes 30, en la Arquidiócesis de Belo Horizonte. El Arzobispo Mons. Walmor Oliveira de Azevedo presidió la Celebración Eucarística en memoria de los 70 años de la muerte del Beato sacerdote en la Parroquia Sagrados Corazones, localizada en el Barrio Eustaquio.

1.jpgDurante la semana pasada, las parroquias de la ciudad de Divinópolis recibieron la visita de las reliquias del padre. El acervo del Beato está formado por restos mortales y objetos de uso personal, como un bolígrafo y una medalla, obsequiados por el Rey de Bélgica por su actuación en la Primera Guerra Mundial.

Padre Eustaquio

Oriundo de Aarle Rixtel, en Holanda, el Padre Eustaquio se convirtió en el símbolo de la presencia de Dios, de la paz y la devoción de los fieles católicos. El sacerdote acostumbraba decir que su vocación era «amar y hacer amar a Dios».

Al administrar sus orientaciones personales y acciones curativas de enfermedades físicas, el Padre Eustaquio siempre hablaba de la disposición del Señor de curar a las personas integralmente, y siempre que posible, indicaba medicamentos naturales de fácil adquisición y uso seguro a sus fieles.

En el año 1942, Padre Eustaquio llegaba a Belo Horizonte, donde presidió Misas en la Capilla Cristo Rey, en el barrio Celeste Imperio.
En septiembre de aquel año, al sacerdote le obsequiaron un terreno para la construcción de una Iglesia, que fue denominada de los Sagrados Corazones. En el día en que se inició la construcción, durante la ceremonia, Padre Eustaquio dijo a los presentes: «No veré el final de la guerra. Comencé la iglesia, pero no la terminaré».

Dicho y hecho: En 1943, durante un retiro que predicaba a las alumnas del Colegio Sagrado Corazón de Jesús, en Belo Horizonte, el Padre Eustaquio mostró una apariencia abatida. Después de presidir una Misa, se dirigió a la sacristía, donde se sentó en un banco y desfalleció, debido a una enfermedad epidémica transmitida por parásitos comunes en el cuerpo humano.

2.jpgDespués de su muerte, le fue atribuida al Padre Eustaquio la cura de un cáncer de un devoto. El relato constó en el proceso para su beatificación, iniciado en 1997. Otros casos de curas y milagros también son relatados por varias personas.

La beatificación de Padre Eustaquio fue aprobada por el Vaticano el día 19 de diciembre de 2005. En la Solemnidad de Corpus Christi, en 2006, fue beatificado en Belo Horizonte. (LMI)

Con informaciones de la Arquidiócesis de Belo Horizonte.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas