martes, 23 de julio de 2024
Gaudium news > "Al encender la primera vela de Adviento encendemos en el alma el don de la fe": Cardenal Cipriani

"Al encender la primera vela de Adviento encendemos en el alma el don de la fe": Cardenal Cipriani

Lima (Lunes, 02-12-2013, Gaudium Press) Cientos de fieles, y representantes de comunidades y asociaciones religiosas, hicieron presencia en la Catedral limeña en la misa del primer domingo de Adviento, en eucaristía presidida por el Cardenal Arzobispo Juan Luis Cipriani Thorne.

«La fe es una gran luz traída por Cristo. Al encender esa primera vela de Adviento de alguna manera estamos encendiendo en el alma ese don de la fe», reflexionó el Cardenal.

1.jpg

Recordando el Año de la Fe que acaba de concluir, el purpurado limeño habló sobre la fe es luz en medio de las tinieblas: «La fe ilumina el caminar de nosotros; aunque la situación pueda ser oscura, aunque los hechos familiares o personales puedan estar llenos de dificultades, esa fe que es luz nace y se refuerza con la experiencia de tu encuentro con Dios vivo», expresó.

«Renovemos esa fe en Cristo vivo. Creemos tanto en Él por ese momento culminante del amor que es la cruz. Porque no hay más amor que el que muere por los demás. Esa muerte de Cristo muchas veces nos acompaña», continuó.
El Cardenal Cipriani mostró también la necesidad de ver todos los acontecimientos de la vida con ojos sobrenaturales, con ojos de fe.

«No nos podemos dar el lujo de separar la visión humana de la visión de la fe. Nuestra fe debe convocar sin tantas palabras. A quien te ve que diga Esa persona cree, esa persona está con Dios», comentó.

Entre la fe y las virtudes que deben guiar la existencia, la relación es directa. «Esa fe de los valores cristianos, de la honradez, de la justicia, de la paz. Esa conexión de la fe y la verdad es una tarea que el Papa nos pone como un desafío a quien gobierna, a quien tiene un negocio, a quien educa a sus hijos, a quien está en la escuela y a quien está en las calles», señaló.

Animó también a mantener la identidad de las familias y de las costumbres en la sociedad basadas en el don de la fe. «Iluminemos a la familia, a la juventud, a la sociedad, y preparemos el corazón para recibir la fe de Cristo vivo».

Finalmente agradeció a Dios por este Año de la Fe que nos ha permitido estar muy unidos al Santo Padre y muy unidos entre nosotros.

«Gracias por este año que el Señor nos ha bendecido mucho, que nos siga bendiciendo y vivamos la fe con esa paz y con esa alegría cristiana», concluyó.

Concelebraron con el Cardenal Cipriani los Obispos Auxiliares de Lima, Monseñor Adriano Tomasi, OFM; y Monseñor Raúl Chau; Monseñor Raimundo Revoredo, Obispo Emérito Prelado de Juli; así como vicarios episcopales, sacerdotes y diáconos de la Arquidiócesis de Lima.

Con información de la Oficina de Comunicaciones del Arzobispado de Lima

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas