viernes, 12 de abril de 2024
Gaudium news > Concluye la 97º Asamblea Plenaria del Episcopado Mexicano

Concluye la 97º Asamblea Plenaria del Episcopado Mexicano

Ciudad de México (Viernes, 02-05-2014, Gaudium Press) Este viernes 2 de mayo concluye en Casa Lago de Guadalupe, Cuautitlán Izcalli, la 97º Asamblea Plenaria del Episcopado Mexicano (CEM). Encuentro que se lleva a cabo desde el pasado lunes 28 de abril en la sede de la CEM.

El pasado 30 de abril, en el marco de esta Asamblea, los obispos mexicanos, tras ofrecer un saludo de Pascua a todos los fieles del país latinoamericano, dieron a conocer el mensaje «Por México ¡Actuemos!» en el que expresan su preocupación por el futuro del país frente a la recientes reformas constitucionales allí aprobadas, y hacen un fuerte llamado para que haya un gran cambio de conciencia que genere una genuina escala de valores.

«Las reformas son necesarias para adecuarnos al presente en la búsqueda de un futuro mejor. ¡Pero no nos engañemos! Si no se reforma la mente y el corazón, si no se reforma la conciencia que genere una auténtica escala de valores y nuestra capacidad de encuentro y fraternidad solidaria no habrá reforma que nos ayude a superar las intolerables desigualdades e injusticias sociales (…)», dicen los prelados.

CEM.jpg
«¡Nos falta una verdadera reforma interior para que el país sea mejor!», dicen los Obispos Mexicanos / Foto: CEM.

Asimismo, reprueban la indiferencia de muchos frente a las diferentes problemáticas sociales que enfrenta el país: «No podemos acostumbrarnos a tener en la pobreza a más de cincuenta millones de mexicanos, muchos de ellos en una miseria que les condena a morir sin atención médica. Esa indiferencia cómplice en contra del valor de la vida humana, es la que hace que se festeje que miles de niños en gestación sean sacados del vientre de la madre para ser arrojados a un bote de basura ¡Nos falta una verdadera reforma interior para que el país sea mejor!».

«Los creyentes, en particular los cristianos, sabemos que el camino para superar todo lo que destruya la vida o la dignidad humana, necesita siempre la entrega generosa de la propia vida (…) ¡Cristo venció el mal y la muerte con el poder del bien y del amor! Él nos dice: ‘No tengan miedo, yo he vencido al mundo’. En consecuencia los cristianos católicos no podemos rendirnos, ni sentirnos derrotados, sino urgidos a participar con la fuerza del Espíritu de Cristo Resucitado», continúan.

En este sentido, también llaman a los fieles para que sean positivos y actúen: «A todos nos urge ser positivos y propositivos. No podemos lamentar el mal sin actuar contra él. La búsqueda personal y sincera del bien, la vida familiar como transmisora de valores y de comunicación armónica, los diversos grupos e iniciativas sociales que buscan el mejoramiento de la vida política, económica, cultural, familiar, social, laboral, etc».

Al concluir el mensaje, los prelados mexicanos recuerdan de manera muy especial a los recién proclamados santos, San Juan XXIII y San Juan Pablo II, quienes «trabajaron en medio de múltiples obstáculos por un mundo mejor para todos, por su fe en Jesucristo y amor al prójimo. Ellos son un referente para nuestra desafiante tarea».

Finalmente, los obispos oran para que Nuestra Señora de Guadalupe, interceda por cada uno «para que Dios nos conceda la inteligencia, la sabiduría y la valentía de construir juntos un México mejor».

El mensaje está firmado por el Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara y Presidente de la CEM; y Mons. Eugenio Lira Rugarcía, Obispo Auxiliar de Puebla y Secretario General del a CEM.

Con información de la CEM.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas