sábado, 03 de diciembre de 2022
Gaudium news > Ciudad de España celebra los 50 años de la Coronación Pontificia de la imagen de Nuestra Señora Auxiliadora

Ciudad de España celebra los 50 años de la Coronación Pontificia de la imagen de Nuestra Señora Auxiliadora

Ciutadella (Viernes, 30-05-2014, Gaudium Press) El día 24 de mayo, la Prefectura de Ciutadella (España), organizó un acto institucional de agradecimiento a Nuestra Señora Auxiliadora y a la Comunidad salesiana. Fue celebrado el 50° aniversario de la Coronación Pontificia de la Imagen que preside el Santuario de Nuestra Señora Auxiliadora, lo que le vale el Título de Patrona Principal de la Ciudad.

1.jpgDurante la mañana, además de la recitación del rosario, los fieles participaron de una procesión con la imagen de Nuestra Señora Auxiliadora del Santuario hasta la Catedral de Minorca. Ya en la parte de la tarde, Mons. Salvador Giménez Valls, Obispo Diocesano, presidió una Misa Solemne en la Catedral, que contó con la participación de todas las Parroquias de la ciudad, que llenaron el Templo.

Una serie de actividades culturales, religiosas y recreativas fue promovida por la Familia Salesiana de Ciutadella, entre ellas la inauguración de un ícono conmemorativo, la edición de un sello, la publicación de un videoclip con música originaria y varias muestras y conciertos en el Santuario.

La devoción a Nuestra Señora Auxiliadora en España

La historia de la devoción a Nuestra Señora Auxiliadora tiene origen en el año 1836, cuando Mons. Fr. Juan Antonio Diaz Merino, entonces Obispo de Minorca, envió un pedido a la Santa Sede para poder celebrar el Oficio y la Misa de Nuestra Señora Auxiliadora, con el objetivo de vencer las dificultades sociales y políticas que la Diócesis pasaba. Esa era la primera vez que se concedía esa devoción en toda España.
En 1893, el Padre Federico Pareja, incentivó la devoción entre los fieles a través del primer Santuario español dedicado a Nuestra Señora Auxiliadora. Seis años más tarde, cuando los Salesianos llegaron a la región, se depararon con un terreno ya sembrado y fertilizado: bastando apenas regar un poco para coger frutos abundantes de una devoción ya muy arraigada. (EPC)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas