martes, 29 de noviembre de 2022
Gaudium news > Jóvenes italianos realizaran "Marcha de la Esperanza" por los cristianos perseguidos

Jóvenes italianos realizaran "Marcha de la Esperanza" por los cristianos perseguidos

Turín (Jueves, 31-07-2014, Gaudium Press) Como un signo de cercanía con los cristianos perseguidos en el mundo, especialmente por los de Irak, jóvenes de Turín, en Italia, realizarán el próximo sábado 2 de agosto la «Marcha de la Esperanza», iniciativa de oración y silencio promovida por el Servicio Misionero de Jóvenes (SERMIG) de la ciudad italiana.

La jornada, en la que se prevé participen centenas de jóvenes, ocurrirá a las 20:00 horas en el marco de las celebraciones por el día de «María Madre de los Jóvenes», conmemoración instituida el año pasado por el Arzobispo de Turín, Mons. Cesare Nosiglia.

La marcha comenzará con una celebración Eucarística que ocurrirá a las 18:00 horas en la Iglesia del Arsenal de la Paz, luego, a las 20:00 el ícono de la Virgen María, Madre de los Jóvenes, presidirá una procesión hasta la Parroquia San Máximo, donde se elevará una oración por los cristianos perseguidos.

marcia della speranza.jpg

La imagen mariana que guiará la «Marcha de la Esperanza» llegó a Turín en el 2010, procedente de Rusia. Se trata de un ícono del siglo XIX que se conoce también como la virgen «Madre de Dios de las tres manos», actual patrona de los jóvenes turineses y de la iglesia del Arsenal de la Paz.

La leyenda del ícono

Este ícono de la Virgen de las tres manos está rodeado de una leyenda. De acuerdo con una historia mariana, hacia el siglo VIII San Juan Damasceno, quien era funcionario del califa de Damasco, recibió un milagro de Nuestra Señora.

En aquel entonces el emperador León III, quien negaba el culto de las imágenes, acusó al santo, gran defensor de los íconos, ante el califa por haber entregado al enemigo los planos de la ciudad que había dibujado. A razón de esta acusación el califa manda cortar la mano derecha de Juan.

Preso por su angustia, San Juan comienza a orar a Nuestra Señora prometiéndole seguir defendiendo los íconos con tal si le devolvía la mano. La Virgen escuchó sus súplicas y en sueño le dijo «Tu mano ha curado; cumple con tu promesa». A la mañana siguiente, notó que su mano había sido restituida y en agradecimiento a la Virgen colgó una mano de plata como exvoto sobre un ícono de Nuestra Señora.

Con información de Sermig.org

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas