domingo, 09 de agosto de 2020
Gaudium news > Prefecto de la Congregación para el Clero elogia el trabajo de diáconos permanentes con ocasión de la fiesta de San Lorenzo

Prefecto de la Congregación para el Clero elogia el trabajo de diáconos permanentes con ocasión de la fiesta de San Lorenzo

Ciudad del Vaticano (Viernes, 14-08-2009, Gaudium Press) El cardenal brasilero Mons. Cláudio Hummes, prefecto de la Congregación para el Clero, envió una carta a todos los diáconos de la Iglesia Católica el pasado día 10, fiesta de San Lorenzo. San Lorenzo, mártir católico perseguido y muerto por el emperador romano Valeriano, era también diácono.

En el texto divulgado hoy por el Vaticano, el Cardenal Hummes habla de la importancia del trabajo realizado por los diáconos permanentes y dice que la Iglesia “agradece y reconoce la dedicación de su trabajo ministerial”. El diaconado permanente es permitido a hombres casados. Un hombre soltero, sin embargo, una vez ordenado diácono no puede más contraer matrimonio. El diácono administra algunos sacramentos, como el bautismo y el matrimonio, preside funerales, concede bendiciones y generalmente lee el Evangelio en las misas.

En el texto, el prefecto manifiesta el reconocimiento de la Iglesia Católica por el trabajo desarrollado por los diáconos permanentes en su función ministerial. “La Iglesia también siente respeto y admira a las esposas e hijos de los diáconos permanentes, y les agradece por el apoyo y la multiforme colaboración que prestan a sus esposos y padres en el ministerio diaconal”.

Mons. Cláudio explica que el papel del diaconato ha crecido mucho en las últimas décadas en la Iglesia Católica, hecho que puede constatar en conversaciones con obispos. “Cuando los obispos vienen a la Congregación para el Clero comentan mucho el tema del diaconato, están muy contentos por ustedes, y llenos de esperanza. Eso nos hace muy feliz”, escribió el cardenal.

En la carta, el Cardenal afirma que las características esenciales del trabajo del diácono son ayudar y estar cerca de los pobres: “Los diáconos se identifican especialmente con la caridad. Los pobres constituyen uno de sus ambientes cotidianos y objeto de su incansable solicitud. No se comprendería un diácono que no se envolviese personalmente en la caridad y la solidaridad con los pobres, que hoy de nuevo se multiplican”.

“En efecto debemos amar a los pobres de manera preferencial, como lo hizo Jesucristo. Ser solidarios con ellos. Buscar construir una sociedad justa, fraterna y pacífica. La reciente carta encíclica de Benedicto XVI, Caritas in veritate (Caridad en la verdad), sea nuestra guía”, concluyó el mensaje.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas