viernes, 14 de agosto de 2020
Gaudium news > Es propio del cristianismo "la distinción entre lo que es del César y lo que es de Dios": Secretario de Relaciones Públicas de la Conferencia Episcopal Mexicana

Es propio del cristianismo "la distinción entre lo que es del César y lo que es de Dios": Secretario de Relaciones Públicas de la Conferencia Episcopal Mexicana

México (Viernes, 14-08-2009, Gaudium Press) “Es propio de la estructura fundamental del cristianismo la distinción entre lo que es del César y lo que es de Dios (cf. Mt 22, 21), esto es, entre Estado e Iglesia o, como dice el Concilio Vaticano II, el reconocimiento de la autonomía de las realidades temporales” afirmó el P. Manuel Corral Martín, Secretario Ejecutivo de Relaciones Públicas e Institucionales de la Conferencia Episcopal de México, en el acto de entrega de nuevos registros a Asociaciones Religiosas, ayer 13 de agosto.

Presidían el acto, Alejandro Alfonso Poiré Romero, Subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos y Paulo Tort Ortega, Director General de Asociaciones Religiosas, quienes cursaron invitación a la Conferencia del Episcopado Mexicano con motivo de la entrega, según refiere el sitio web de la Conferencia Episcopal Mexicana.

La búsqueda de la justicia es el punto en el que se reúnen la acción del Estado y la de la Iglesia, aseveró en la ocasión el padre Corral. “La justicia es el objeto y, por tanto, también la medida intrínseca de toda la política. La Iglesia quiere servir a la formación de las conciencias en la política y contribuir a que crezca la percepción de las verdaderas exigencias de la justicia y, al mismo tiempo, la disponibilidad para actuar conforme a ella, aun cuando esto estuviera en contraste con situaciones de intereses personales”, afirmó el sacerdote.

La Iglesia respeta la autonomía del Estado, y no busca sustituirlo en su acción legítima: “La Iglesia no puede ni debe emprender por cuenta propia la empresa política de realizar una sociedad más justa posible. No pude ni debe sustituir al Estado.” Entretanto, en su esfera propia, la Iglesia no “puede ni debe quedarse al al margen en la lucha por la justicia.”

Asimismo, el religioso señaló que ante la tentación del Estado que “absorbe todo en sí mismo” se opone el principio de subsidiariedad, por el cual se reconoce y apoyan las iniciativas que surgen de las organizaciones sociales y de la misma Iglesia, y que son esas iniciativas en donde se “unen la espontaneidad con la cercanía a los hombres y mujeres más necesitados de auxilio.”

Finalmente, el P. Corral expresó que la actual normatividad jurídica que regula las actividades de las Asociaciones Religiosas no puede ser un marco rígido, sino que debe adaptarse a los retos de la sociedad mexicana de hoy. En ese sentido, el sacerdote hizo una enumeración de las tareas “pendientes” de las diferentes administraciones con las Asociaciones Religiosas:

– Reconocimiento de la objeción de conciencia en el sistema jurídico mexicano

– Ayuda espiritual en centros de salud, de readaptación social y de asistencia del sector público (sin tantos requisitos como los que se tienen al momento)

– Apertura a favor de las asociaciones religiosas para que puedan poseer medios masivos de comunicación.

– Derogación de la necesidad de informar a la SEGOB para la transmisión de actos religiosos a través de la radio y la televisión.

– Simplificación administrativa para la internación y regulación de la estancia en México de extranjeros, con carácter de ministros de culto y asociados de las asociaciones religiosas.

– Desregulación administrativa en el ámbito de la aplicación de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

– Suprimir la disposición legal que limita la asistencia de las autoridades a actos religiosos de culto público.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas