jueves, 06 de agosto de 2020
Gaudium news > Arzobispo de Río de Janeiro rechaza críticas al proyecto del Estatuto Jurídico de la Iglesia Católica en Brasil

Arzobispo de Río de Janeiro rechaza críticas al proyecto del Estatuto Jurídico de la Iglesia Católica en Brasil

Río de Janeiro (Martes, 18-08-2009, Gaudium Press) El arzobispo de Río de Janeiro, Mons. Orani João Tempesta, emitió este lunes un texto diciendo que el acuerdo que puede crear el Estatuto Jurídico de la Iglesia Católica – cuyo proyecto fue enviado al Congreso Nacional – no hiere a la Constitución Federal ‘como algunos inadvertidos han dicho’.

Para el prelado, el proyecto, verdaderamente, ‘ratifica una relación que siempre existió y abre perspectivas inclusive para otras religiones en el país’. Mons. Orani resalta la calidad de trabajo del relator del texto, el diputado Bonifácio de Andrada, de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Federal, que aprobó el proyecto la semana pasada.

Texto íntegro:

EXPECTATIVAS CON RELACIÓN AL ACUERDO

La semana pasada, la Comisión de Relaciones Exteriores aprobó el Acuerdo entre Brasil y la Santa Sede. Esta relación diplomática crea el Estatuto Jurídico de la Iglesia Católica en Brasil, que hace mucho es necesario, más precisamente desde la proclamación de la República, en 1889. Eso demuestra la exención objetiva de nuestra casa de leyes no dejándose llevar por preconceptos y presiones y permaneciendo en aquello que es la verdad y dando la debida importancia a este momento para la democracia de nuestro país laico.

Las disposiciones en los veinte artículos constantes en el documento, firmado por el Secretario de Estado del Vaticano, y el Ministerio de Relaciones Exteriores del Brasil, en noviembre de 2008, establece normas que, lejos de herir la Constitución Federal – como algunos inadvertidos han manifestado con insistencia a la opinión pública -, ratifica una relación que siempre existió y abre perspectivas, inclusive para otras religiones en el país (como, además, fue con relación al Ordinariato Militar). Dentro del acuerdo de claros y dignos líderes, el documento, ahora, será sometido al plenario para votación, en carácter de urgencia, ya la próxima semana.

Infelizmente, no todos conocen el contenido del Acuerdo o poseen conocimiento específico en esa área de las Ciencias Jurídicas. Sin embargo, el buen sentido debe ser el faro que aclara los estudios, principalmente de los que tienen mala voluntad y preconceptos, y consigan comprender que no se está concediendo privilegio extraordinario ninguno a la Iglesia Católica. Esa comunión que se promueve es una capacidad que el Estado democrático laico es capaz de proporcionar: el respeto entre las partes, desde que solidificados sobre los fundamentos éticos y morales, con el intento de promover el crecimiento y el bienestar común de los ciudadanos, sin descartar la posibilidad, como ya me referí arriba, de que otras creencias se beneficien con este Acuerdo.

Se hace necesario resaltar el trabajo del relator del proyecto en el Congreso Nacional, que viene acompañando su trámite con mucha atención, buscando sanar cualquier duda que pueda perjudicar el éxito de su apreciación. El informe, de una perfección digna de nota, reproduce lo que el sentido medio de personas imparciales percibió desde el inicio: el Acuerdo Brasil-Santa Sede apenas codifica varias leyes esparcidas que, ahora, en un tomo único, muestran a la Iglesia Católica con reconocimiento jurídico, una institución que ayudó a construir esta gran Nación, nacida delante de la Cruz del Señor Jesús. Por eso, torno público mi agradecimiento personal, y en nombre de la Arquidiócesis de San Sebastián de Río de Janeiro, al Diputado relator y a todos los que votaron favorablemente en la Comisión de Relaciones Exteriores.

Ahora, aguardo que lo mismo suceda en el plenario de la Cámara. Con la aprobación del acuerdo en la Cámara Federal se prestigia el estado de derecho, la norma jurídica, la tecnicidad y torna todavía más fácil continuar practicando los muchos servicios que la Iglesia Católica presta en el campo social, educacional, de salud, de asistencia al anciano, en fin, de una manera amplia al pueblo brasilero.

Mons. Orani João Tempesta, arzobispo de San Sebastián de Río de Janeiro (RJ)- 17/08/2009

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas