martes, 05 de julio de 2022
Gaudium news > En la Iglesia, el protagonista es el Espíritu Santo, dijo el Papa en Santa Marta

En la Iglesia, el protagonista es el Espíritu Santo, dijo el Papa en Santa Marta

Ciudad del Vaticano (Viernes, 29-04-2016, Gaudium Press) – En su homilía de ayer, 28/04, en la Casa Santa Marta, Francisco comentó el célebre pasaje de los Hechos de los Apóstoles sobre el llamado Concilio de Jerusalén.

El Papa observa que «el protagonista de la Iglesia» es el Espíritu Santo. «Es Él el que desde el primer momento dio fuerza a los apóstoles para proclamar el Evangelio», es «el Espíritu que hace todo, el Espíritu que conduce la Iglesia adelante» incluso «con sus problemas», incluso «cuando se desencadena la persecución» es «Él que da fuerza a los creyentes para permanecer en la fe».

Las resistencias

En el episodio narrado en los Hechos de los Apóstoles, aparece una doble resistencia a la acción del Espíritu:
La de aquellos que creían que «Jesús había venido solamente para el pueblo electo» y de aquellos que querían imponer la ley de Moisés, incluyendo la circuncisión, a los paganos convertidos.

El Santo Padre comentó que «hubo una gran confusión en todo eso»:

«El Espíritu colocaba sus corazones en una estrada nueva: eran las sorpresas del Espíritu. Y los apóstoles se vieron en situaciones que nunca habrían imaginado, situaciones nuevas. ¿Y cómo lidiar con estas nuevas situaciones? Por eso, la narración de hoy comienza así: ‘En aquellos días, había surgido una gran discusión’, una calurosa discusión, porque discutían sobre este asunto. Ellos, por un lado, tenían el poder del Espíritu -el protagonista- que impulsaba a avanzar, avanzar, avanzar… Pero el Espíritu los llevaba a ciertas novedades, ciertas cosas que nunca habían sido hechas. Nunca. Ni siquiera las habían imaginado. Que los paganos recibiesen el Espíritu Santo, por ejemplo».

Apóstoles reunidos

Para Francisco, los discípulos «tenían un gran problema en las manos y no sabían qué hacer».
Así, convocaron una reunión en Jerusalén, donde «cada uno contó su experiencia» de cómo el Espíritu Santo también descendiese sobre los paganos:

«Y, al final, llegaron a un acuerdo. Pero antes hay una cosa bonita: ‘Toda la asamblea quedó en silencio y oyó a Bernabé y Pablo, que relataban las grandes señales y prodigios que Dios había realizado entre las naciones, entre ellos’.

Oír, no tener miedo de oír. Cuando alguien tiene miedo de oír, no tiene el Espíritu en su corazón.

Oír: ‘¿Usted qué cree y por qué?’. Oír con humildad. Y, después, de haber oído decidieron enviar a las comunidades griegas, esto es, a los cristianos que vinieron del paganismo, enviar algunos discípulos para tranquilizarlos y decirles: ‘Todo bien, continúen así».

Y, después de esa discusión, de esa escucha, escriben una carta en la cual «el protagonista es el Espíritu Santo».

Y la comienzan así: «El Espíritu Santo y nosotros decidimos…».

«Este es el camino de la Iglesia de cara a las novedades, no a las novedades mundanas, como modas y ropas, sino a las novedades, las sorpresas del Espíritu, porque el Espíritu siempre nos sorprende. ¿Y cómo la Iglesia resuelve eso? ¿Cómo enfrenta estos problemas para resolverlos? Con reuniones, con la escucha, el debate, la oración y la decisión final»:

Docilidad al Espíritu

«El Espíritu -resalta el Papa- a veces nos detiene», como hizo con San Pablo, para ir de un lugar a otro, «no nos deja solos, nos da coraje, nos da paciencia, nos hace recorrer, seguros, el camino de Jesús, nos ayuda a vencer las resistencias y a ser fuertes en el martirio», dijo todavía el Papa.

Para concluir

«Pidamos al Señor la gracia de entender cómo la Iglesia va adelante, entender cómo, desde el primer momento, enfrentó las sorpresas del Espíritu y también, para cada uno de nosotros, la gracia de la docilidad al Espíritu, para recorrer el camino que el Señor Jesús quiere para cada uno de nosotros y para toda la Iglesia». (JSG)

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas