martes, 06 de diciembre de 2022
Gaudium news > La "novena voladora" de la Santa Teresa de Calcuta

La "novena voladora" de la Santa Teresa de Calcuta

Washington (Miércoles, 31-08-2016, Gaudium Press) Santa Teresa de Calcuta, cuya canonización tendrá lugar el día 04 de septiembre, enfrentó todo tipo de necesidades en su sacrificada labor en favor de los más necesitados. Sirviendo a personas en grave necesidad y atendiendo los requerimientos de innumerables fundaciones y eventos, la religiosa no pocas veces debía orar para pedir una acción providencial inmediata. De esta necesidad surgió la que con humor llamaba «la novena voladora» y que fue destacada recientemente por Joseph Pronechen para el national Catholic Register.

6475848837_ef4b064209_z.jpg
La intervención de la Madre de Dios era invocada por Santa Teresa de Calcuta en todo tipo de necesidades urgentes. Foto: Fr. Lawrence, OP.

«Las novenas que duraban nueve días eran bastante comunes en la Congregación de las Misioneras de la Caridad», relató Mons. Leo Maasburg en su libro Madre Teresa de Calcuta: Un Retrato Personal. «Pero dada la hueste de problemas que eran traídos ante la atención de la Madre Teresa sin mencionar el ritmo al cual viajaba, era frecuentemente imposible esperar nueve días una respuesta de la Administración Celestial».

La «novena voladora» de Santa Teresa de Calcuta era para Mons. Maasburg «el arma espiritual de fuego rápido» de la fundadora. «Consistía de diez Acordaos, no nueve como uno podría esperar de la palabra novena». Estas oraciones rápidas pero llenas de fe eran realizadas para suplicar la intercesión de la Madre de Dios por un niño gravemente enfermo, antes de reuniones de gran importancia, cuando se extraviaban pasaportes justo antes de un viaje o cuando el combustible amenazaba acabarse en una misión nocturna en medio de un camino oscuro. «Ella tomaba la colaboración del Cielo tan segura que ella siempre añadía el décimo Acordaos inmediatamente, en acción de gracias por el favor recibido».

La oración del Acordaos es frecuentemente atribuida a San Bernardo y fue ampliamente difundida por el fraile francés Claude Bernard, quien había obtenido al rezarla la salud cuando se encontraba en peligro de muerte y quien imprimió en el siglo XVII hasta 200 mil folletos en varios idiomas. El religioso la había aprendido de su padre, quien pudo haberla conocido por San Francisco de Sales, quien la empleaba regularmente. En 1846 el Beato Papa Pío IX otorgó indulgencias especiales a quienes la recitaran.

El texto del Acordaos es reproducido a continuación:

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestro auxilio, haya sido desamparado.

Animado por esta confianza, a Vos acudo, Madre, Virgen de las vírgenes, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana.

Oh Madre de Dios, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

Con información de National Catholic Register y Orígenes Cristianos

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas