jueves, 20 de junio de 2024
Gaudium news > Ángelus: una persona libre tiene paz y serenidad

Ángelus: una persona libre tiene paz y serenidad

En el Ángelus, el Papa Francisco recordó que fácilmente podemos convertirnos en esclavos del placer, del poder, del dinero o de los elogios. Destacó que una persona libre tiene paz y serenidad en su interior.

cq5dam.thumbnail.cropped.750.422 13 700x394 1

Redacción (10/06/2024, Gaudium Press) Refiriéndose al evangelio de ayer domingo, que narra que Jesús, al iniciar su ministerio público, recibió varias críticas por sus acciones –de estar loco y poseído por un espíritu maligno–, el Papa Francisco recordó que Jesús enseñó y curó a los enfermos con el poder del Espíritu Santo y, por eso, supo amar y servir sin medida y sin condiciones.

Francisco enfatizó que Jesús era libre en relación con las riquezas, por eso dejó la seguridad de su pueblo, Nazaret, para abrazar una vida pobre, llena de incertidumbre, curando a los enfermos y a todos los que venían a pedirle ayuda, sin exigir nunca nada a cambio.

También fue libre frente al poder, nunca buscó el apoyo de los poderosos, sino que siempre se puso del lado de los más pequeños, enseñando a sus discípulos a hacer lo mismo.

Finalmente, Jesús quedó libre de la búsqueda de fama y popularidad y, por eso, nunca dejó de decir la verdad, incluso a costa de ser incomprendido y volverse impopular hasta el punto de morir en la cruz, sin dejarse intimidar, sobornar o corromper por nada ni por nadie.

Y nosotros, pregunta Francisco. “Nos convertimos en esclavos” si nos dejamos aprisionar por “la búsqueda del placer, el poder, el dinero o el éxito”. Por lo tanto, para ser libres como Jesús, debemos liberarnos de los mitos del “dinero, el poder y el éxito” y permitir que el amor gratuito de Dios nos llene y abra nuestros corazones. Crecemos en libertad, dejando que este amor se desborde y devolviéndolo a los demás, “sin cálculos y sin condiciones”, en todas partes, en nuestros hogares, nuestras familias y nuestras comunidades.

De este modo, el Papa invitó a no sacrificar nuestra serenidad y paz –y la de los demás– y a difundir “un aire fresco de libertad, sinceridad y espontaneidad”.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas