jueves, 21 de octubre de 2021
Gaudium news > Arzobispo de Oviedo trató sobre la “pandemia informática de una tarde”

Arzobispo de Oviedo trató sobre la “pandemia informática de una tarde”

Mons. Jesús Sanz Montes analizó los actuales condicionamientos de la comunicación, a raíz de la reciente caída de Facebook, Whatsapp e Instagram.

Redacción (11/10/2021 16:13, Gaudium Press) En estos tiempos de pandemia, que algunos ya nos venden como endemia, y en que otros nos auguran más pandemias, el Arzobispo de Oviedo advierte sobre un real pero no muy señalado condicionamiento en nuestras comunicaciones, que ha sido puesto en realce por la “pandemia informática de una tarde”.

Se refiere en concreto Mons. Jesús Sanz Montes – en artículo hoy publicado en Infocatolica– a nuestra actual dependencia a las redes sociales, a raíz de la reciente caída de los servicios de Facebook, Whatsapp e Instagram.

El mundo entero, ricos y pobres, jóvenes y adultos, de toda condición social, de todo extracto económico, de todo pedigrí social, de todo credo religioso, de toda querencia política, de toda afición y divertimento… el mundo entero se vio por unas horas parado y callado. Era un sunami cibernético como si una pandemia informática nos hubiera confinado a la soledad y al silencio más inesperados”, dice el prelado.

Es interesante contemplar, expresa el Arzobispo, que en estos tiempos en que se intenta “ser como dioses que logran desplazar al verdadero Dios, jugando a crear la vida según nuestros diseños, o a disponer de ella en todos sus tramos, desde la vida del no nacido hasta la vida que termina”, el hombre se enfrenta a situaciones como estas que nos ponen “delante la verdadera vulnerabilidad que señala nuestra pequeñez humana”.

Una estrategia de control

Ese episodio de pandemia informática nos permite apreciar es “tesitura de incomunicación” en la que nos encontramos, pues nos quitó por unas horas esa “forma que nos impusieron para comunicarnos hasta el punto que sería la única que sabríamos utilizar. Toda una estrategia de control de la humanidad en un mundo cada vez más inhumano”.

Pero bien, la caída de esas redes sociales ocurría justo el día de San Francisco, “el santo de la sencillez que no busca el poder en ninguna de sus formas; el santo que supo mirar las cosas, todas las cosas, descubriendo la belleza, la bondad y la verdad que Dios ha querido poner en ellas a pesar de todo”. Sea esa “una providencial coincidencia que nos señala lo verdaderamente importante, cuando un santo, Francisco de Asís, nos recuerda qué es lo que vale la pena ante Dios y ante los demás”.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas