miércoles, 12 de junio de 2024
Gaudium news > Bielorrusia: Consagración de una nueva iglesia

Bielorrusia: Consagración de una nueva iglesia

Esta nueva iglesia es “un signo de que la comunidad católica está viva, que quiere crecer y que tiene futuro”.

1080px Roman Catholic church of saint Francis of Assisi Minsk district under construction 1 1 700x467 1

Foto: Wikipedia

Redacción (25/05/2023 15:23, Gaudium Press) El 20 de mayo, el arzobispo Ante Jozić, nuncio apostólico en la República de Bielorrusia, consagró la iglesia de San Francisco en Nova Boravaya, uno de los barrios más nuevos y modernos de Minsk, la capital del país. Es el primer santuario que consagra durante su misión diplomática en Bielorrusia (Bielorrusia).

En su homilía, el arzobispo Jozić destacó el papel de la iglesia como “un lugar sagrado donde Dios está más cerca del hombre y donde el hombre se acerca a Dios a través de los sacramentos. La nueva iglesia necesita misioneros que lleven la palabra de Dios a todas las personas de buena voluntad, curen las enfermedades espirituales y promuevan la paz entre las generaciones”. Al finalizar la homilía, el Nuncio Apostólico pidió a la Madre de Dios que acompañe y explique las palabras de Jesús que serán anunciadas en la nueva iglesia a las nuevas generaciones de Bielorrusia.

La fecha de la consagración probablemente no fue elegida al azar, ya que el 20 de mayo la Iglesia celebra la memoria litúrgica de San Bernardino de Sena, fraile menor del siglo XV. La nueva iglesia está encomendada a la familia franciscana, los Frailes Menores Capuchinos. Su construcción duró ocho años y se llevó a cabo con el esfuerzo de los fieles locales y sus párrocos.

La consagración de la iglesia de San Francisco de Asís es “una señal de que la comunidad católica está viva, que quiere crecer y que tiene futuro”, dijo el párroco p. Jan Sadoŭski, capuchino.

Historia de la Iglesia Católica en Bielorrusia

En Bielorrusia, la Iglesia católica está organizada en una sola provincia, la provincia eclesiástica de Minsk-Mohilev, sujeta directamente a la jurisdicción universal del Papa. Una minoría en un país mayoritariamente ortodoxo, la Iglesia reúne a casi un millón de fieles, o el 14% de la población, según el Anuario Estadístico de la Iglesia. Estos católicos son a menudo de origen polaco.

En el territorio bielorruso actual, el cristianismo se introdujo en el siglo X después del bautismo de la princesa Olga. Después del cisma de 1054, el país se volvió predominantemente ortodoxo.

En 1596, algunos obispos de Ucrania y Rusia Occidental reafirmaron su unión con Roma. A finales del siglo XVIII, los miembros de esta unión representaban a la mayoría de la población bielorrusa.

Persecución religiosa

En 1795, este país fue anexado a Rusia, marcando el comienzo de la persecución contra los católicos. Entre 1830 y 1870 se cerraron casi todos los conventos y centros educativos católicos. Desde principios del siglo XX, los ortodoxos han vuelto a ser mayoría.

La formación de la República Soviética de Bielorrusia en la pos-guerra y su anexión a la Unión Soviética llevó a un aumento de la persecución contra los católicos. Casi todas las iglesias fueron cerradas, muchos miembros del clero católico fueron asesinados o encarcelados. Esta persecución alcanzó su apogeo en la década de 1930, bajo el régimen estalinista.

Después de la caída de la URSS, la Iglesia bielorrusa resurgió gradualmente de sus cenizas. Las relaciones entre la Santa Sede y Bielorrusia se restablecieron en 1992.

Con información de Vatican News

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas