martes, 11 de mayo de 2021
Gaudium news > Caminaba para ser estrella de cine, pero termina de religiosa en Ecuador: la Hna. Clare Crockett

Caminaba para ser estrella de cine, pero termina de religiosa en Ecuador: la Hna. Clare Crockett

Ella había sido de muy joven ‘estrellita’ de televisión en Inglaterra. Pero de vacaciones en España, Cristo Crucificado le mostró su amor; un Viernes Santo.

Redacción (27/04/2021 11:27, Gaudium Press) Clare Crockett era una chica irlandesa carismática, que como dicen sus biógrafos “parecía tan alegre como superficial”. Ahora sale un libro sobre su muy interesante vida, de quien murió como religiosa en Ecuador.

Quería ser estrella de cine y no le faltaban fundamentos para ello, pues teniendo sólo 15 años ya había sido presentadora de programas juveniles en un canal del Reino Unido, entre otras cosas.

Pero un día va de vacaciones con unos amigos a una Semana Santa en España, y el Viernes Santo alguien le dice que ese día sí tenía que entrar en la capilla. Se quedó en la última banca, como a regañadientes, pero cuando movida por la inercia fue a adorar y besar la cruz, algo de impresionante pasó en su vida. Una hermana la encuentra llorando después, mientras ella decía: “Él murió por mí. ¡Me ama!… ¿Por qué nadie me ha dicho eso antes?”

Pero volvió a Irlanda, y entró de nuevo en la vorágine del mundo. Su vida transitó por caminos diferentes a los de Dios. Sin embargo la gracia seguía tocando su puerta. Un día mientras trasbocaba en el baño de una discoteca sintió que Jesucristo le decía “¿Por qué sigues hiriéndome?” y otro día, en una habitación de un importante hotel en Londres, sintió un vacío tan grande en su vida, que solo sería cubierto si la entregaba al Señor.

Entra a las Siervas del Hogar de la Madre

Entra al Hogar de la Madre para realizar el candidatado y noviciado, y profesa el 18 de febrero de 2006. A veces tenía “la tentación de mirar para atrás y decir: ‘Lo quiero otra vez’ [su vida pasada]. Pero entendí que yo había encontrado un amor más grande”.

Su camino, a pesar de que se pueda pensar lo contrario, no fue fácil, fue de maduración humana y espiritual.

Su experiencia del mundo le daba ciertas condiciones para hablar con franqueza a los jóvenes, para lo que tenía un don especial, que ejerció particularmente en la casa del Hogar de la Madre de Belmonte, en Cuenca, España, donde se reciben niñas que proceden de familias con dificultades.

Luego fue a abrir casa, junto a otras hermanas, a Jacksonville, EE.UU., y como era la única que tenía lengua nativa inglesa, tuvo muchas responsabilidades. Allí dejó una especial marca en los niños de catequesis. Las religiosas atendían el colegio de la parroquia de la Asunción y de otras parroquias.

Un ‘cheque en blanco’

Regresa a España en septiembre de 2010 y hace los votos perpetuos. Eso fue ocasión para una entrega mayor a Dios. Decía por entonces que ella era un “cheque en blanco” para que Dios hiciera lo que le placiera con ella cada día.

No puede regresar a EE.UU. por temas de visado, y se le destina a Valencia donde debe dar atención espiritual a enfermos en su etapa final. Luego regresa a Belmonte, y todos destacaban su buen humor; pero sufría de migrañas con frecuencia, y otros sufrimientos que no dejaba trasparecer.

En octubre de 2012 va a la casa recién fundada en Guayaquil, Ecuador, y luego se le destina, en el 2014, a otro lugar dentro del mismo Ecuador, Playa Prieta. Allí las Siervas del Hogar de la Madre dirigen la Unidad Educativa “Sagrada Familia”, escuela para niños de familias de bajos ingresos. Pero también varias veces al año los miembros del Hogar de la Madre se adentraban en la selva preamazónica para evangelizar a sus habitantes. Caminos de muchas horas, con clima extremo, eran habituales en estas misiones.

A medida que los años pasaban, se percibía que la Hna. Clare buscaba cada vez más tiempo para hablar con Dios. Gastaba su vida en el apostolado, y también fortalecía su unión con el Señor.

El 16 de abril de 2016 un terremoto tomó a las religiosas en su casa al regreso de misa en la parroquia del pueblo. En la comida se había hablado de la muerte, y la Hna. Clare había dicho: “Yo no le tengo miedo a la muerte. ¿Por qué voy a tener miedo a la muerte, si me voy a ir con Aquel con el que siempre he anhelado estar toda mi vida?”. La casa se desploma y ella muere, junto a otras jóvenes.

Después de su muerte su vida comenzó a ser muy conocida. Una religiosa hizo un documental, “O todo o nada”  , que ha circulado mucho. Y recientemente esa misma religiosa, la Hna Krister Gardner, ha escrito “Hna. Clare Crockett: Sola con el Solo”.

Con información de www.hermanaclare.com

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas