jueves, 23 de mayo de 2024
Gaudium news > Cardenal Damasceno envió mensaje Pascual

Cardenal Damasceno envió mensaje Pascual

  El Arzobispo Emérito de Aparecida presidió una Misa Solemne en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, plena de Heraldos del Evangelio.

Mensagem de Pascoa do Cardeal Raymundo Damasceno 1

Redacción (11/04/2024 17:31, Gaudium Press) El pasado martes 9 de abril, el Arzobispo Emérito de Aparecida, Cardenal Raymundo Damasceno Assis, presidió una Misa Solemne en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. ubicado en Caieiras, Brasil. Frente a un templo repleto miembros de los Heraldos del Evangelio, el cardenal transmitió su mensaje pascual.

Testimonio y unidad entre los primeros cristianos

Al abordar los textos de la liturgia del día, el Cardenal Damasceno explicó que tratan sobre todo del testimonio y de la unidad que existe en las comunidades formadas por los primeros cristianos, conocidos como aquellos que “se reúnen”, “se encuentran”. “Los primeros cristianos se encontraban, se reunían, vivían en unidad por algo muy particular: compartían la misma Fe, la misma Caridad, la misma Esperanza, las virtudes teologales infundidas por el Espíritu Santo en el Bautismo”, resaltó.

Luego recordó la admiración de los paganos por el nuevo estilo de vida adoptado por los primeros cristianos, “la nueva vida en Cristo” recibida mediante el sacramento del Bautismo, que los llevaba a comportarse, en la vida privada y pública, en coherencia con la fe que profesaban. “En nuestros días, nosotros que somos cristianos debemos ser muy conscientes en nuestra vida de que no podemos permanecer aislados, distanciados unos de otros, encerrados en nosotros mismos”, es necesario “construir puentes que nos acerquen unos a otros”, afirmó.

Sínodo de la sinodalidad

El arzobispo emérito de Aparecida aprovechó también para recordar dos importantes acontecimientos eclesiásticos: la preparación de la última etapa del Sínodo de la sinodalidad, que se celebrará el próximo mes de octubre; y la celebración del Jubileo 2025. Respecto al primer evento, el cardenal destacó que “la Iglesia busca renovar una de las prácticas más antiguas y tradicionales de su historia: una acción evangelizadora en comunión y participación. Realmente nos necesitamos unos a otros y sólo si nos abrimos a la experiencia de caminar juntos el Sínodo producirá los efectos esperados”.

Mensagem de Pascoa do Cardeal Raymundo Damasceno 2

Hoy en día es necesario tener una gran capacidad de escucha para cumplir esta misión. “Escuchar a las personas, a los acontecimientos y, sobre todo, a la palabra de la Iglesia y del Magisterio, ya que es esta palabra la que hace presente la Palabra de Dios en el mundo. ¡Escuchar siempre! Éste es el compromiso del camino a seguir, no sólo en el Sínodo, sino como consecuencia del proceso de caminar juntos”, afirmó.

Celebración del Jubileo 2025

Respecto a la celebración del Jubileo 2025, que tendrá como lema: “Peregrinos de la Esperanza”, el Cardenal explicó que el anuncio oficial está previsto para el 9 de mayo de este año 2024, mediante la publicación de una Bula Pontificia y que estamos viviendo el Año de Oración en preparación al Año Jubilar de 2025, inaugurado por el Papa Francisco el 21 de enero y que tiene como lema “Enséñanos a orar”. Además, en el sitio web del Jubileo 2025 (www.iubilaeum2025.va) se pusieron a disposición una serie de subsidios preparados por el Dicasterio para la Evangelización, junto con el calendario del Jubileo y noticias sobre el evento.

Finalmente, el cardenal Damasceno reveló que el programa del Jubileo incluye varias peregrinaciones de diferentes grupos, entre ellas una peregrinación a Roma de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica. “Ciertamente, una peregrinación de los Heraldos del Evangelio a Roma, durante el Jubileo, será un don de gracia para todos aquellos que estén dispuestos a recorrer el camino hacia la Ciudad Eterna”, afirmó. Para concluir, aclaró que esta peregrinación también puede realizarse individualmente desde lo más profundo de la vida interior, fortaleciendo la virtud teologal de la esperanza, renovando la comunión con el Papa y el ardor misionero. (EPC)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas