domingo, 21 de abril de 2024
Gaudium news > Cardenal Müller dijo que ya no más ‘diálogos’ sino más bien una Visita apostólica a la Iglesia alemana

Cardenal Müller dijo que ya no más ‘diálogos’ sino más bien una Visita apostólica a la Iglesia alemana

La situación de caos en la Iglesia alemana es la “mayor crisis de la Iglesia católica en Alemania provocada por el hombre desde la Reforma protestante”.

cardenal muller

Redacción (23/02/2024, Gaudium Press) A la par de presiones como la del Comité Central de los Católicos Alemanes (ZdK), que busca que la Iglesia en Alemania siga su ‘Camino Sinodal’ de rompimiento con la Tradición de la Iglesia y la unidad con Roma, hay católicos que reaccionan a esa deriva, como es el caso de Dorothea Schmidt, periodista, quien dijo que “renuncié al Sínodo alemán para no respaldar el cisma de la Iglesia”.

Soporté el clima del estadio, el triunfo de la emotividad, la reducción de la fe a una cuestión de poder. Pero ante actos cismáticos no pude continuar”, dijo la comunicadora en declaraciones a Tempi.

Ella –junto a las profesoras de teología Katharina Westerhorstmann y Marianne Schlosser, y la filósofa Hanna-Barbara Ger-Falkovitz– abandonó el llamado Camino Sinodal alemán en febrero del año pasado, antes de la última sesión de este sínodo local.

En ese entonces, ellas emitieron una declaración en la que aseguraban que el Camino Sinodal está “lanzando dudas sobre doctrinas y creencias católicas centrales”, además de ignorar repetidamente las advertencias e intervenciones vaticanas.

Las resoluciones de los últimos tres años no sólo han puesto en tela de juicio fundamentos esenciales de la teología, la antropología y la práctica de la Iglesia católica, sino que los han reformulado y, en algunos casos, redefinido por completo”, dijeron en su momento estas reconocidas mujeres. “No podemos ni compartiremos la responsabilidad por eso”.

Ya antes de la renuncia, la ganadora del Premio Ratzinger 2018, Marianne Schlosser, había levantado preocupaciones con la “fijación en la ordenación” de mujeres que se manifestaba en ese proceso sinodal.

También advertían sobre el llamado Consejo Sinodal

También en febrero del 2023, estas mujeres que salían del Camino Sinodal manifestaban su preocupación la idea de un consejo sinodal permanente, el cual funcionaría “como un órgano consultivo y de toma de decisiones sobre desarrollos esenciales en la Iglesia y la sociedad”, y que “tomaría decisiones fundamentales de importancia supradiocesana sobre planificación pastoral, cuestiones del futuro y asuntos presupuestarios de la Iglesia que no se deciden a nivel diocesano”.

Pues esas preocupaciones de las dos teólogas, la periodista y la filósofa, no solo no han perdido vigencia sino que su actualidad se ha acrecentado, tras el cruce de comunicaciones entre el Vaticano y la Conferencia Episcopal alemana a raíz de la última asamblea de obispos.

En Carta enviada por tres cardenales, se advirtió a los obispos alemanes que si seguían en la aprobación de estatutos de un Comité sinodal que prepararía el Consejo sinodal, se rompían las conversaciones con Roma, advertencia que hizo que se sacara ese punto de la agenda de la asamblea.

Leer también: Episcopado alemán retrocede en la creación del ‘Consejo Sinodal’, advertido por Roma

Entre tanto, esto fue hecho a regañadientes, teniendo el vista la declaración al inicio de la asamblea de Mons. Georg Bätzing, el presidente del episcopado, quien aseguró que se “sorprendió” con la Carta de los Cardenales, y que durante la asamblea episcopal aprovecharían “el tiempo para discutir las objeciones de la parte romana, sacar consecuencias de ellas y prepararnos para las conversaciones”.

Se quejó Mons. Bätzing de ciertas largas que se han dado en las conversaciones con Roma –“podríamos haber avanzado mucho más, las negociaciones podrían haberse mantenido hace mucho tiempo”, dijo– y afirmó que “espera con impaciencia” los próximos encuentros.

De hecho, en la Carta de los cardenales de la Curia romana no se especifican fechas.

Habla el Cardenal Müller

Crecen las voces en el sentido de que ya ha habido demasiadas advertencias de parte de Roma, sin que la mayoría de los Obispos alemanes abandonen el camino de la creación de una especie de Iglesia Nacional Alemana.

En declaraciones a Kath.net, el Cardenal emérito de Doctrina de la Fe, Gerhard Müller, tras recordar que la constitución jerárquica de la Iglesia “es de ley divina”, y que un organismo al estilo de un Consejo Sinodal “no puede en principio anular el oficio sacramental del obispo, los presbíteros/sacerdotes y los diáconos”, afirmó que “ya no se trata de superar malentendidos mediante el diálogo, sino de poner fin al abuso del oficio episcopal. Porque la Conferencia Episcopal Alemana no tiene autoridad para apartar a sus diócesis de la unidad con el Papa y la Iglesia católica”.

Los responsables de esta mayor crisis de la Iglesia católica en Alemania provocada por el hombre desde la Reforma protestante y la secularización deberían enfrentarse a una visita apostólica. Todos ellos deben aprender que la Iglesia de Jesucristo sólo puede entenderse con categorías teológicas. Cualquiera que intente descomponerla sociológicamente en una ONG del mundo o piense que está siendo filantrópico degradando a los seres humanos a una reducción sexual-psicológica pasará a la historia de la Iglesia no como un reformador, sino como un arruinador”, afirmó el purpurado alemán.

Con información de Infocatólica.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas