sábado, 28 de enero de 2023
Gaudium news > Cardenales publican ‘Llamamiento’ para evitar la imposición de una “odiosa tiranía tecnológica” mundial

Cardenales publican ‘Llamamiento’ para evitar la imposición de una “odiosa tiranía tecnológica” mundial

La comunicación de “Pastores de la Iglesia” habla de vulneración de derechos inalienables, cometida “bajo el pretexto de la epidemia de Covid-19”.

Llamamiento

Roma (08/05/2020 12:45, Gaudium Press) Publicado en 8 lenguas, y posteado en una página de internet con dominio propio (www.veritasliberabitvos.info) es noticia de alcance global el “LLAMAMIENTO PARA LA IGLESIA Y PARA EL MUNDO a los fieles católicos y a los hombres de buena voluntad”. El comunicado – aparecido en el día de hoy aunque varios medios ya habían dado avances en días previos – asume como lema la frase de Nuestro Señor en el evangelio de San Juan: Veritas liberabit vos (Jn 8, 32), La Verdad os hará libres.

El Llamamiento – que cuenta con la firma de los Cardenales Zen Ze-kiun, Pujats y Müller, entre varios otros religiosos – inicia destacando su “sagrado deber”, como “Pastores de la Iglesia Católica”, de “hacer un llamamiento a nuestros Hermanos en el Episcopado, al Clero, a los Religiosos, al pueblo santo de Dios y a todos los hombres de buena voluntad”. El Cardenal Robert Sarah, a pesar de declarar que comparte varios de sus planteamientos, ha manifestado que no es uno de los firmantes. El Llamamiento invita a que todos los que quieran a él se suscriban.

La pandemia habría sido ocasión de vulneración de derechos inalienables – ¿Preludio de un Gobierno Mundial sin control?

Expresa la comunicación que está demostrado que “bajo el pretexto de la epidemia de Covid-19 se ha llegado en muchos casos a vulnerar derechos inalienables de los ciudadanos, limitándose de forma desproporcionada e injustificada sus libertades fundamentales, entre ellas el ejercicio de las libertades de culto, de expresión y de movimiento”. Y que esta vulneración se torna más cierta en el momento en que “aumentan las dudas planteadas por muchos en torno a la verdadera capacidad de contagio, peligrosidad y resistencia del virus. Muchas voces autorizadas del mundo de la ciencia y de la medicina confirman que el alarmismo que han manifestado los medios informativos al Covid-19 no parece totalmente justificado”.

Declaran los firmantes de Llamamiento, que tienen motivos para “creer que hay fuerzas interesadas en generar pánico entre la población con el único fin de imponer de modo permanente formas inaceptables de restricción de las libertades, control de las personas y vigilancia de sus movimientos. Esta forma de imposiciones antidemocráticas preludian de manera inquietante un Gobierno Mundial que escapa a todo control”.

Constatan igualmente que “las medidas de protección adoptadas en algunas situaciones, incluido el cierre de las actividades comerciales, han desencadenado una crisis que ha hundido a sectores enteros de la economía, favoreciendo con ello la interferencia de potencias extranjeras, con graves repercusiones sociales y políticas”, lo que se constituye en una re-ingeniería social que los gobernantes deben prevenir. Entre los elementos de esta ‘re-ingeniería’ con ocasión de la pandemia, los firmantes colocan penalizaciones irracionales a los débiles y ancianos, y criminalización de las relaciones personales y sociales, apalancada esta última en un aislamiento que propicia una manipulación y dominación de las personas.

Llamado a la Comunidad Científica

El Llamamiento convoca a la comunidad científica, además de continuar su misión de encontrar alivio y cura a la pandemia, a evitar “escrupulosamente que intereses inicuos influyan en las decisiones de los Gobernantes y los organismos internacionales. No es razonable penalizar remedios que se han revelado eficaces, en muchos casos de bajo costo, para privilegiar curas o vacunas no tan eficaces pero que garantizan ingresos mucho mayores a las empresas farmacéuticas, aumentando los costos de la sanidad pública”. Recuerdan también, como portavoces de la doctrina católica, “que para un católico es moralmente inaceptable inocularse con vacunas en cuya producción se ha utilizado material procedente de fetos abortados”.

Convocatoria a los gobernantes, a los medios de comunicación

Convoca la comunicación a los gobernantes de las naciones a que se evite el “control de las personas (…) mediante sistema de rastreo electrónico o cualquier otra forma de ubicación: a pesar de la gravedad de la situación, el combate al Covid-19, no debe servir de pretexto para respaldar turbias intenciones de entidades supranacionales que albergan marcadísimos intereses comerciales y políticos en este proyecto”. La obligatoriedad del uso de esos sistemas de rastreo constituyen una limitación a las libertades personales que se debe rechazar, y su no uso no debe ser penalizado, así como tampoco la decisión de no aplicarse las vacunas. “Téngase en cuenta la flagrante contradicción que se observa entre quienes persiguen políticas de reducción drástica de la población y al mismo tiempo se presentan como salvadores de la humanidad sin tener la menor legitimación política ni social”, afirman.

A los medios de comunicación, los firmantes del Llamamiento solicitan que faciliten “una información correcta que no sancione el disenso aplicando formas de censura, como está sucediendo de forma generalizada en las redes sociales, la prensa y la televisión. La veracidad de la información exige que se dé lugar a voces no alineadas con el pensamiento único para que los ciudadanos puedan evaluar la realidad con conocimiento de causa”. “Un diálogo democrático y franco es el mejor antídoto contra el riesgo de imponer formas sutiles de dictadura”, afirman.

CardenalMuller

El Cardenal Gerhard Müller es uno de los firmantes del Llamamiento

Reivindicación de la autonomía de la Iglesia

También reivindican como Pastores de la Iglesia, la “autonomía de gobierno, de culto y de predicación”, autonomía que está en la esencia de esa institución fundada por Cristo. “Por este motivo, los Pastores reivindicamos enérgicamente el derecho a decidir de forma autónoma en lo que se refiere a la celebración de la Santa Misa y los Sacramentos, como también exigimos plena autonomía en materias que están dentro de nuestra inmediata competencia y jurisdicción, como por ejemplo las normas litúrgicas y la manera de administrar la Comunión y otros Sacramentos. El Estado no tiene el menor derecho a interferir por motivo alguno en la soberanía de la Iglesia”. Solicitan asimismo que “sean retiradas las limitaciones a la celebración del culto público”.

La actual situación “exige tomar partido: o con Cristo o contra Cristo”, manifiestan los firmantes. Y previenen contra el temor de creer que se es minoría: “el bien está mucho más difundido y es mucho más poderoso de lo que el mundo quiere que creamos”.

No permitir el establecimiento de una odiosa tiranía tecnológica

Advierte la comunicación, que no se debe permitir “que con la excusa de un virus se borren siglos de civilización cristiana para instaurar una odiosa tiranía tecnológica en que personas sin nombre y sin rostro decidan la suerte del mundo confinándonos a una realidad virtual. Si tal es el proyecto que tienen para dominarnos los poderosos de la tierra, sepan que Jesucristo, Rey y Señor de la Historia, ha prometido que «las puertas del Infierno no prevalecerán» (Mt.16,18)”.

Después de recordar que tanto Pastores como Gobernantes se enfrentarán al juicio divino, concluye el Llamamiento pidiendo sobre la Iglesia y el mundo la protección del Señor, e invocando a María “Auxilio de los Cristianos”, para que “aplaste la cabeza de la vieja Serpiente y frustre los planes de los hijos de las tinieblas”.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas