martes, 23 de julio de 2024
Gaudium news > Clarisas de Belorado rompen posibilidad de diálogo: pidieron ayuda de Guardia Civil ante visita

Clarisas de Belorado rompen posibilidad de diálogo: pidieron ayuda de Guardia Civil ante visita

Las monjas de Belorado pidieron ayer a la Guardia Civil que se personara en el monasterio para impedir que entraran dos de los interlocutores propuestos por el arzobispo de Burgos, Mons. Mario Iceta, comisario pontificio para este caso.

Belorado Convento de Santa Maria de Bretonera Clarisas 01

Foto: Wikipedia

Redacción (07/06/2024, Gaudium Press) Las monjas de Belorado han quebrado todos los puentes de diálogo con la Iglesia. Ayer pidieron a la Guardia Civil que se personara en el monasterio para impedir que entraran dos de los interlocutores propuestos por el arzobispo de Burgos, Mons. Mario Iceta, comisario pontificio para este caso.

Leer también: Arzobispo de Burgos dice dará un tiempo para una solución dialogada con las clarisas de Belorado

En representación del Comisario Pontificio, designado por la Santa Sede y coordinado por la archidiócesis de Burgos, se acercaron ayer al monasterio de Belorado la monja Carmen Ruiz, secretaria de la Federación de Clarisas Nuestra Señora de Aránzazu, a la que pertenecen las religiosas de Belorado.

Ruiz ha acudido en compañía de Rodrigo Sáiz, apoderado del Comisario Pontificio, para comunicar a las religiosas las facultades jurídicas que le competen sobre la administración de monasterios. También les acompañaba Carlos Azcona, notario del Tribunal Eclesiástico, para notificar todo lo relativo a la apertura del proceso canónico a que ha dado lugar la actitud cismática de las monjas..

Fue precisamente el notario quien pudo entrar para entregarles los requerimientos canónicos y civiles. La abadesa, que ha perdido dicha condición para la Iglesia, comunicó que “los demás no eran bien recibidos en el monasterio y que deberían abandonarlo, requiriendo la presencia de una patrulla de la Guardia Civil en el caso de negarse”. De hecho, se personó una patrulla, que estuvo hablando con el apoderado.

La archidiócesis de Burgos emitió una nota de prensa en la que manifiesta que lo ocurrido “puede interpretarse como gestos de hostilidad que manifiestan la nula intención de la comunidad de establecer cualquier diálogo con la persona designada por la Santa Sede y su equipo. Aun así, el comisario pontificio mantiene su voluntad de tender puentes y de encontrar vías adecuadas para alcanzar una solución”.

Con información de Infocatólica.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas