domingo, 01 de agosto de 2021
Gaudium news > Con aprobación ley de Memoria Democrática en España, en vilo Cruz del Valle de los caídos y la abadía de benedictinos

Con aprobación ley de Memoria Democrática en España, en vilo Cruz del Valle de los caídos y la abadía de benedictinos

Un medio como La Razón dice que el gobierno busca expulsar a los benedictinos, aunque explícitamente lo niegue.

Madrid (21/07/2021 15:28, Gaudium Press) Tras la aprobación en segunda vuelta del anteproyecto de ley de Memoria Democrática en España, el cual “condena y repudia el golpe de Estado de 1936 y el régimen franquista posterior”, vuelve a tona la posibilidad de la demolición de la cruz del valle de los caídos, y la existencia de la abadía benedictina que allí se encuentra.

Este anteproyecto, que pasa ahora al Congreso de los Diputados donde el partido de gobierno y sus aliados tienen mayoría, extinguiría la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y deroga el decreto real de la abadía de 1957. Según fuentes gubernamentales, el gobierno negociaría con la Iglesia para definir el futuro de la abadía.

¿Qué es el Valle de los Caídos?

Ubicado a poco más de 50 kilómetros de Madrid, en la vecinanza del palacio del Escorial, es un complejo que consta de una escalada, una explanada, una basílica y una abadía. El monumento fue construido desde 1940 hasta 1958, bajo el régimen de Francisco Franco, y hay allí enterrados más de 30.000 combatientes de la Guerra Civil española, de ambos bandos.

Hasta hace unos años estaba inhumado ahí el propio Franco, cuando se trasladaron sus restos al cementerio de Mingorrubio en Madrid.

Uno de los puntos destacados del Valle de los Caídos es su cruz, la más alta del mundo, de 150 metros, cuya subsistencia está puesta en entredicho.

La entonces vicepresidenta Calvo había declarado que se “reflexionará” sobre el destino final de la cruz. El partido que en coalición gobierna en España, Podemos, presentó en el año 2018 un proyecto de ley que postulaba la demolición de esta cruz, el elemento más conocido de este valle y que por su envergadura tiene un alto significado para el catolicismo a nivel mundial.

Tanto la ley de memoria histórica cuanto el anteproyecto en cuestión, son ampliamente criticados por no favorecer la reconciliación definitiva de los españoles, y querer revivir conflictos en buena medida superados pero de los que aún hay secuelas en los corazones. Una demolición de la cruz, expresan algunos, reviviría los fantasmas de una persecución religiosa que en España tuvo visos de la mayor crueldad de toda la historia de la humanidad.

Sanciones de hasta 150.000 euros

El anteproyecto de ley, hace explícito por vez primera un repudio y condena del golpe militar del 36 y la condena del régimen franquista. Busca la nulidad de todas las sentencias de los tribunales de excepción franquistas y promueve que el período de la guerra civil y el régimen de Franco se estudie en los institutos.

Pero también tiene disposiciones sobre el retiro de los que considera símbolos del franquismo, y determina la aplicación de sanciones si los responsables de estos símbolos se niegan, sanciones que van de 200 a 150.000 euros.

Declaración del Cardenal Osoro

Es claro que existe el temor en la Iglesia sobre lo que ocurrirá con la abadía benedictina y la cruz. En mensaje ayer en su cuenta Twitter, el Cardenal Arzobispo de Madrid Carlos Osoro escribió: “No conocemos en detalle qué quiere hacer el Gobierno en el Valle de los Caídos, pero hay que recordar que la Iglesia, particularmente la comunidad benedictina allí presente, ha rezado siempre por la reconciliación y por todas las víctimas. La cruz es símbolo de amor y entrega”.

Según medios como La Razón, lo que se pretende con la aprobación de la Ley de Memoria Democrática es “convertir el Valle de los Caídos en un cementerio civil y expulsar de allí a los monjes benedictinos que, según Moncloa, ‘se lo han ganado a pulso’ por su oposición a que se trasladaran los restos de Franco” de ese lugar.

Ya en septiembre del año pasado Gaudium Press noticiaba la aprobación en primera instancia en el Consejo de Ministros de ese ante proyecto de Memoria Democrática. En su momento la entonces vicepresidente del gobierno Carmen Calvo, declaraba que “la presencia de los benedictinos en el Valle de los Caídos es incompatible con la resignificación de este lugar”.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas