miércoles, 25 de noviembre de 2020
Gaudium news > Continúa pugna legal entre diócesis de Brooklyn y estado de Nueva York por restricciones a misas impuestas por gobernador

Continúa pugna legal entre diócesis de Brooklyn y estado de Nueva York por restricciones a misas impuestas por gobernador

La diócesis acudió a la Suprema Corte, diciendo que la orden del gobernador Cuomo “violó la cláusula de libre ejercicio” de la Primera Enmienda a la Constitución Americana.

Nueva York (20/11/2020 17:46, Gaudium Press) Continúa la pugna legal entre el estado de Nueva York y la diócesis de Brooklyn en los EE.UU. por las limitaciones que este estado americano puso al número de personas que pueden reunirse dentro de las iglesias.

Este número es solo de 10 o 25 personas según el caso, mientras que “numerosos negocios seculares” operan “sin restricciones de capacidad”, expresó la diócesis de Brooklyn en su alegato ante la Suprema Corte de los EE.UU.

La orden de restricción del estado de Nueva York fue emitida el 6 de octubre.

El 12 de noviembre pasado la diócesis de Brooklyn acudió ante la Suprema Corte de los Estados Unidos buscando una orden judicial contra la orden del gobernador Andrew Cuomo. Alega la diócesis de Brooklyn que lo establecido por el estado de Nueva York “viola la cláusula de libre ejercicio” de la Primera Enmienda a la Constitución Americana.

Responde el estado de Nueva York

Al recurso ante la Suprema Corte, ha respondido el estado de Nueva York por medio de la procuradora general del estado, Laetitia James. Ella lo hizo el pasado 18 de noviembre, fecha límite establecida por la Corte Suprema.

Expresa James, que la limitación al número de personas que pueden estar reunidas en lugares de culto, no se dirige a las reuniones religiosas en “base a sus creencias”, sino al “hecho documentado del super esparcidor potencial del Covid-19”.

Continuó diciendo que la orden del gobernador Cuomo no estaba dirigida a la religión sino a las reuniones masivas, y que “uno de los principales lugares de reuniones masivas son las casas de culto”. Evidentemente la procuradora no quiere considerar algo evidente, y es que la práctica de la religión para muchos cultos, incluyendo el católico, está intrínsecamente unido a la congregación de personas en eventos como la misa.

Por su parte Mons. Nicholas DiMarzio, obispo de Brooklyn, ya se había expresado sobre el cuidado de la Iglesia con la salud de sus parroquianos:

“No hay nada más importante que la seguridad de nuestros feligreses. Es por eso que hemos trabajado diligentemente para implementar estrictas reglas de seguridad de COVID-19 que van más allá de los requisitos estatales”, decía el obispo poco después de la orden restrictiva del gobernador Cuomo.

En su respuesta a la Corte Suprema, la procuradora James manifestó que “el interés de la diócesis en celebrar reuniones religiosas en interiores de potencialmente cientos de personas … no está de acuerdo con la necesidad de prevenir” la propagación de COVID-19 en áreas ya gravemente afectadas.

Con información de Crux

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas