lunes, 30 de enero de 2023
Gaudium news > Dientes de leche

Dientes de leche

Encontramos a menudo en los tiernos niños esa ferviente devoción eucarística propia de las almas inocentes, tan diferente de la actitud de tantas personas maduras, que ni siquiera se preocupan de tener un alma limpia y digna de recibir con reverencia a Jesús sacramentado.

1084px IMG 6609 My 7 yrs nieces missing teeth Foto Giovanni DallOrto March 2007 700x465 1

Redacción (01/12/2022 15:12, Gaudium Press) En 1915, un misionero escribió:

Una niña pequeña del orfanato de Trichinopoli vino un día a rogarme que la admitiera a la Primera Comunión.

¿Que edad tienes?, le pregunté.

¡Vaya! No lo sé, respondió.

Recogida de un lugar desconocido, no podía decir cuántos años tenía; ni siquiera las hermanas pudieron descubrirlo.

–“Muéstrame los dientes”, dije.

Abriendo una leve sonrisa, identifiqué que solo tenía dientes de leche.

¡Vaya! exclamé; Tus dientes de leche me dicen que no tienes ni siete años. Por lo tanto, lamentablemente este año no podrás hacer tu Primera Comunión.

¡Dios mio! ¿Quién lo creería? Habiendo escuchado esas palabras, la niña, sin decirle nada a nadie, corrió al patio trasero, recogió una piedra y sin miedo se sacó todos los dientes de la boca. Luego, con la boca ensangrentada, pero con aire de triunfo, volvió y le dijo al misionero:

– Padre, ya no tengo dientes de leche. ¡Ya puedo comulgar! ¡Dame a Jesús, porque lo quiero tanto!

Llorando de emoción, el misionero la tomó en sus brazos y le susurró al oído:

¡Hija, mañana te daré a Jesús!

Sí, él no podía dejar de atenderla

***

En efecto, a menudo encontramos en los tiernos niños esa ferviente devoción eucarística propia de las almas inocentes, tan diferente de la actitud de tantas personas maduras, que ni siquiera se preocupan de tener un alma limpia y digna de recibir con reverencia a Jesús sacramentado.

Extraído, con adaptaciones, de: ALVES, Francisco. Tesouro de exemplos. Petrópolis: Editora Vozes, 1958, p. 35-36.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas