lunes, 08 de marzo de 2021
Gaudium news > Domingo ‘Gaudete’: alegría, ¿dónde estás?

Domingo ‘Gaudete’: alegría, ¿dónde estás?

¿Cómo explicar que en una vida impregnada de sufrimientos y contratiempos se encuentra la alegría? Esto es incomprensible para el hombre de hoy, acostumbrado desde muy pequeño a buscarla donde no está.

Redacción (14/12/2020 08:43, Gaudium Press) “Regocíjense en el Señor siempre. Nuevamente les digo, ¡regocíjense! El Señor está cerca” (Fil 4: 4).

Desde la Antífona de entrada, en la liturgia de ayer, la Iglesia recoge el nombre característico del Tercer Domingo de Adviento: Es el domingo “Gaudete”, que ayer celebramos.

Pasajes como: “Mi espíritu se regocija en Dios, mi salvador” (Lc 1, 47) “Yo me regocijo en el Señor” (Is 60, 10). “¡Hermanos, sed siempre felices!” (I Ts 5, 16) componen el bello cuadro de la Liturgia de este día. Incluso el color litúrgico, el color rosa, habla de alegría.

La alegría, la verdadera alegría, siempre ha sido un sello distintivo de la Santa Iglesia Católica. Con el corazón lleno de este noble sentimiento, los mártires dieron su vida por el nombre de Jesús; y vírgenes, doctores, religiosos y ascetas de todos los tiempos inmolaron su existencia terrena a Dios.

¿Cómo explicar que en una vida impregnada de sufrimientos y contratiempos se encuentre la alegría? Esto resulta incomprensible para el hombre de hoy, acostumbrado desde pequeño a buscarla donde no está.

Mantente alejado de todo tipo de maldad

La alegría cristiana, la alegría verdadera, es inseparable de las virtudes. En la segunda lectura (1 Tesalonicenses 5: 16-24), el Apóstol, después de recomendar la santa alegría, nos insta a “apartarnos de toda maldad”, porque quiere que “el mismo Dios de paz nos santifique totalmente, para ser conservado sin mancha para la venida de Nuestro Señor Jesucristo ”.

Tomemos y analicemos, entonces, dos de los vicios fatales que más arrastran al hombre contemporáneo a obtener falsas alegrías: la lujuria y el orgullo.

Prometen alegría, conducen a la frustración. Por lo tanto, alejémonos de esas lúgubres “especies” de maldad.

La falsa alegría de la impureza y el orgullo

El horror y la vergüenza acompañan visiblemente al pecado de la incontinencia. Decepción y mucha tristeza también.

¿Por qué cambiar la conciencia tranquila y, más que eso, la amistad con Dios y la posesión del Reino Celestial por miserables momentos de placer ilícito, que esclaviza la voluntad y hace languidecer la inteligencia? ¡Miserable simulacro de alegría, tan aclamado y seguido, lamentablemente, en nuestros días!

Por otra parte, el pecado de la vanagloria no lleva consigo esa repulsión y rechazo propios de la impureza; sin embargo, sigue siendo un pecado muy grave.

Todo orgulloso es, en cierto modo, ladrón, porque se levanta con la gloria y la honra que son de Dios, y que el Señor reserva sólo para sí mismo: “No daré mi gloria a otro” (Is 42, 8). Porque el orgulloso quiere usurpar esta gloria de Dios y levantarse con ella, atribuyéndola a sí mismo. [1]

Y si, con el pretexto de la alegría, hablamos o actuamos con vanagloria, recordemos estos consejos de San Felipe Neri, conocido como “Santo de la alegría”: “Manténganse lejos de los lugares de diversiones mundanas, pues estos nos ponen en peligro de pecar” y “Nunca digas una palabra en tu propia alabanza, ni siquiera por diversión” [2].

Por último, sírvanos de ejemplo las palabras llenas de profunda humildad que salieron de los labios de San Juan Bautista y que aparecen en el Evangelio de ayer (Jn 1, 6-8.19-28):

Yo bautizo con agua; pero en medio de ti está el que no conoces y que viene después de mí. No merezco desatar la correa de tus sandalias”.

La liturgia de este domingo Gaudete nos invita a buscar la alegría en su única y verdadera fuente: Nuestro Señor Jesucristo, cuyo Corazón es el Fons totius consolationis, la fuente de toda consolación. Quien guarda sus mandamientos y su voluntad, con verdadero gozo y entusiasmo, no se quedará sin la debida recompensa.

Por Afonso Costa

[1] AFONSO RODRIGUES. Ejercicios de perfección y virtudes cristianas. São Paulo: Libro Cultor. 2017, t. II., P. 173-174.

[2] RAVASI. Javier Oliveira. Vida y anécdotas de San Felipe Neri. Buenos Aires: Buen Combate, 2015, p. 136-137.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas