sábado, 25 de junio de 2022
Gaudium news > ¿Dónde vive Jesús hoy?

¿Dónde vive Jesús hoy?

A los discípulos que le seguían, deseosos de conocer su morada, Nuestro Señor les dirigió palabras afectuosas: “Venid y veréis”. Él también nos hace este llamamiento, deseoso de revelarnos sus deseos y pensamientos más íntimos.

Redacción (04/02/2022 16:30, Gaudium Press) ¿Andrés y Juan solo querían saber dónde vivía Jesús? Parece improbable, pues él mismo declararía más tarde: “Las zorras tienen sus madrigueras y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza” (Mt 8,20).

De hecho, ambos querían visitar muchas veces al Divino Maestro y estar en su compañía, porque en ese momento el aprendizaje se daba, sobre todo, en la socialización.

Los lugares donde mora el Maestro

Sin embargo, la pregunta “¿Dónde vives?” También tiene un significado místico muy profundo, relacionado con otra afirmación de Nuestro Señor:

Donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón” (Lc 12,34). Vivimos donde ponemos nuestra atención, nuestro deleite, nuestros intereses.

Así, la pregunta de los dos discípulos podría formularse así: “Maestro, ¿a qué altura están tus pensamientos, por qué caminos caminan tus deseos, en qué lugares está tu Espíritu, dónde reposa tu Alma? ¡Eso es lo que queremos saber!”

Siendo el Verbo Encarnado, sólo podía habitar en los más altos parajes… Su Alma, creada en la visión beatífica y unida hipostáticamente a la divinidad, nunca abandonó esta sublime perspectiva, ni aun en los momentos en que el Hombre-Dios contemplaba la lirios del campo, o se entretenía, ya fuera con un niño o durmiendo en la barca.

Nuestro Señor no les muestra la ubicación de una morada física, sino que los invita a vivir con Él.

Jesús vive aquí

Con eterno cariño Nuestro Señor nos ha elegido y en innumerables ocasiones en nuestra vida toma la iniciativa de hablar en nuestro interior. Para que esto suceda, Él pone una sola condición: que abramos nuestras almas a su gracia.

Naturalmente cristiana, el alma humana vuela en el seguimiento de Nuestro Señor, ya que fue creada para Él. Hay, en el corazón humano, una percepción sobrenatural que, ante las más diversas circunstancias, le permite afirmar: “Jesús vive aquí«. Se trata, pues, de ser fieles a esta marca inconfundible del cristianismo grabada en nosotros y, así, hacerla cada vez más robusta.

Sin embargo, hay algo más. Nosotros, hijos de la Santa Iglesia, tenemos la gracia extraordinaria de descubrir con certeza dónde vive Jesús. ¿Cómo?

Escuchemos las palabras llenas de unción del Dr. Plinio Corrêa de Oliveira, un hombre que marcó indeleblemente el siglo XX con su Fe:

En sus instituciones, en su doctrina, en sus leyes, en su unidad, en su universalidad, en su insuperable catolicidad, la Iglesia es un verdadero espejo en el que se refleja nuestro Divino Salvador. Más aún, Ella es el Cuerpo Místico de Cristo. ¡Y nosotros, todos nosotros, tenemos la gracia de pertenecer a la Iglesia, de ser piedras vivas de la Iglesia! ¡Cuán agradecidos debemos estar por este favor!”

Sí, en la única y verdadera Iglesia de Cristo, indefectible en su moral, inmutable en sus dogmas, ejemplar en sus santos, íntegra en su oposición al “príncipe de este mundo” (Jn 16, 11), conocemos la mentalidad de Nuestro Señor Jesucristo, sus palabras, sus deseos, sus sentimientos.

El cristiano es otro Cristo”

Busquemos dónde está donde hecho Él se encuentra, y abrámonos enteramente a la influencia de la Santa Iglesia.

En este sentido, continúa el Dr. Plinio:

No olvidemos, sin embargo, que ‘noblesse oblige’. Pertenecer a la Iglesia es una cosa muy alta y muy ardua. Debemos pensar como piensa la Iglesia, sentir como siente la Iglesia, actuar como la Iglesia quiere que actuemos en todas las circunstancias de nuestra vida.

Esto presupone un verdadero sentido católico, una auténtica y completa pureza moral, una profunda y sincera piedad. En otras palabras, supone el sacrificio de toda una existencia. ¿Y cuál es el premio? ‘Christianus alter Christus’. Seré, de manera excelente, una reproducción del mismo Cristo. La semejanza de Cristo quedará impresa, viva y sagrada, en mi propia alma”.

En efecto, Jesús hace su morada en aquellos que se esfuerzan por descubrir dónde Él habita.

Así, para cerrar estas líneas, dirijámonos a nuestro Redentor y manifestemos nuestro deseo de seguirlo:

Hoy el mundo no quiere saber dónde vives, y si lo supiera, tal vez promovería su destrucción. En reparación, Señor, quiero invitarte a vivir conmigo. ¡Ven, Señor, y permanece en mí! ¡Mi corazón es completamente tuyo, entra y cuídalo!”

Monseñor. João Scognamiglio Clá Dias, EP

(Texto extraído, con adaptaciones, de la Revista Arautos do Evangelho n.229, enero 2021).

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas