martes, 11 de agosto de 2020
Gaudium news > El atroz dato de los robos y daños en iglesias en Francia

El atroz dato de los robos y daños en iglesias en Francia

Entre el año 2018 y el 2019, el Servicio Central de Información Criminal de la gendarmería francesa notificó de 1.400 ataques a propiedad de la Iglesia.

París (27/07/2020 10:03, Gaudium Press) Parece que los robos y afectaciones a propiedad en iglesias en Francia están registrando una tendencia a la baja. Pero eso poco atenúa lo espeluznante de ese hecho en Francia, solo superado por Italia.

Entre el año 2018 y el 2019, el Servicio Central de Información Criminal de la gendarmería francesa notificó de 1.400 ataques a propiedad de la Iglesia. Sólo en el año 2017, habían ocurrido 1.045 de estos.

Iglesias desprotegidas

Dos tercios de estos ataques ocurren en horarios de acceso al público, es decir, sin violentar entradas.

“Se relacionan principalmente con efectos personales (billeteras, teléfonos) sustraídos de las bolsas o abrigos de los fieles o visitantes, con dinero de donaciones (colectas, baúles) y con objetos religiosos (copones para hostias, cálices y patenas almacenadas en los tabernáculos, candelabros, estatuillas…), expresa un oficial. Los muebles y otros equipos (sillas, sistemas de sonido, equipos multimedia, etc.) también despiertan la codicia”.

También hay ladrones profesionales

Los atacantes van desde simples vándalos hasta ladrones profesionales. El pasado febrero, dos hombres de 30 años fueron detenidos por el robo de alrededor de 200 objetos religiosos con un valor estimado de 200.000 euros, sustraídos en la región de ‘Hauts-de-France’, al norte del país. La condena: irrisoria; 6 y 8 meses de prisión, con posibilidad de libertad condicional.

También está el caso, muy atípico, de un sacerdote anciano – con problemas de juego – que entre el 2009 y el 2013 saqueó las iglesias donde estaba y vendió su botín a anticuarios por un valor de 80.000 euros. También recibió una muy leve condena este padre.

Soluciones

La herencia católica en Francia es muy grande (hay 45.000 lugares de culto católico en el país), pero lamentablemente la afluencia de fieles ya es pequeña, lo que deja los lugares de culto bastante desprotegidos de la acción de estos atacantes.

Las soluciones propuestas para enfrentar esta gran afectación van desde el aumento de las rondas de vigilancia, hasta el cierre de los templos en horas que no sena de culto, y también el aumento de vigilancia tecnológica, fundamentalmente las cámaras. Los franceses eran muy reacios a que se les filmara mientras hablan con Dios, pero la vigilancia electrónica va ganando terreno.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas