Monday, 03 de October de 2022
Gaudium news > El Libro de Eli: Donde hay humo, hay fuego…

El Libro de Eli: Donde hay humo, hay fuego…

La ficción y la realidad muestran adónde puede llegar el ser humano en situaciones límite, cuando se guía únicamente por su instinto de supervivencia.

Redacción (03/08/2022 09:24, Gaudium Press) En el 2010, Hollywood estrenó una película de ficción llamada “El libro de Eli”, cuya trama muestra lo que queda del mundo 30 años después de una guerra nuclear: hambruna, caos, destrucción y disputas por el agua y los alimentos. Eli, un hombre enigmático, atraviesa el país solo, a pie, portando un libro raro, que está dispuesto a defender con su vida.

Aunque la película se rodó hace más de una década, no voy a spoilear al personaje de Eli, interpretado por el actor Denzel Washington, ni al libro, que es el elemento central de la narración; después de todo, al leer este artículo, a alguien le puede entrar la curiosidad. para ver la película, todavía disponible en un popular streaming, pero no puedo evitar hablar sobre una de las escenas impactantes.

Influencia de los medios y el arte

Esta semana, recibí, de diferentes fuentes, una referencia de un artículo sobre canibalismo, publicado por The New York Times el 24 de julio. La nota clave fue el creciente tema del “canibalismo” en libros y películas; un aparente intento de entender este fenómeno, aunque de una manera superficial y poco asertiva, quizás una simple estratagema para atraer lectores, al resaltar la afirmación de que “el canibalismo tiene un tiempo y un lugar”, y que sería ahora.

Sin embargo, en este mundo en el que vivimos, frente a todas las aberraciones y absurdos que presenciamos, ya no se puede dudar de nada, y sabemos cómo los medios y el arte son capaces de influir en el comportamiento y cambiar el rumbo de la sociedad. Entonces, si el tema de personas comiéndose a otras personas está siendo insertado insistentemente en películas, libros y otras piezas que consumimos, es bueno tomar conciencia de ello.

¡¿Por ​​qué?, qué tontería!” dirán algunos, alegando que tenemos decenas de películas sobre vampiros y zombis y que nunca eso se hizo realidad. ¿No? Camine un poco por las calles centrales de una gran urbe y observe la cara y el comportamiento de los consumidores de crack. En cuanto al vampirismo y otras películas de terror, investige seriamente la cantidad de posesiones demoníacas que han tenido lugar en las últimas décadas.

Acerca del canibalismo, tenemos una de las películas de suspenso más aclamadas de la historia del cine: “El silencio de los corderos” o “El silencio de los inocentes”, de 1991, basada en la obra del escritor estadounidense Thomas Harris, que cuenta la historia de Hannibal Lecter, un psiquiatra y asesino caníbal. Diez años después, Anthony Hopkins volvió a interpretar al mismo personaje en la película “Hannibal” (nombre que significa “perteneciente a Baal”, una entidad demoníaca adorada por los fenicios y por parte del pueblo hebreo, bajo la influencia de la reina Jezabel, a la que se opuso fuertemente el profeta Elías).

Estas y otras películas del género tratan sobre psicópatas, pero la película El libro de Eli es diferente y encaja mejor con el contenido del controvertido texto de The New York Times. En su aventura, tratando de proteger el libro que lleva e intentando llegar a su destino, Eli y la joven que comienza a acompañarlo son recibidos por una pareja de ancianos, quienes, a pesar de vivir en una casa semidestruida en medio de la nada, los trata muy bien e incluso les ofrece té. Y es precisamente en ese momento cuando Eli sospecha de la generosidad de los dos, cuando se da cuenta de que tiemblan al sostener las tazas de té, signo característico de las personas que se alimentan de carne humana.

Este no es un artículo para hablar de cine, pero no podemos dejar de reconocer la influencia del arte en la vida de las personas y, muchas veces, lo que se muestra en las telenovelas, el cine, la pintura, la música, termina siendo el presagio de muchos acontecimientos.

Canibalismo

Ashley Lyle, una de las autoras citadas por el artículo de The New York Times, coproductora de la serie Yellowjackets, que aborda el tema del canibalismo, dice: “Creo que obviamente estamos en un momento muy extraño”, mencionando la pandemia, los cambios climáticos, los tiroteos en escuelas y los problemas políticos para justificar su impresión.

Aunque repugnante, el canibalismo existe fuera de los libros, las películas y las pantallas de televisión. En Alemania, en 2002, un hombre llamado Armin Meiwes confesó haber asesinado y comido a un niño que conoció a través de un extraño anuncio que colocó en Internet. En el anuncio decía que buscaba una persona fuerte, robusta, de entre 18 y 30 años, para ser “comida por él”. ¡Lo peor es que su propuesta de hecho fue aceptada! Un ingeniero berlinés, Bernd Jurgen Armando Brandes, accedió a la extraña oferta de ser devorado.

Según la declaración de Meiwes a la policía, el joven se ofreció como voluntario y, antes del asesinato, tuvieron relaciones sexuales. Luego cortó las partes íntimas del joven, las rebanó y las frió, y ambos se las comieron juntas, hasta que Brandes perdió el conocimiento. Así que lo mató, descuartizó y congeló la carne, comiéndose la mayor parte en el transcurso de diez meses. Meiwes era una persona tranquila que no despertaba sospechas y su crimen solo se descubrió porque publicó otro anuncio del mismo contenido y un estudiante que vio el anuncio alertó a la policía. Los oficiales fueron a la casa de Meiwes y encontraron partes del cuerpo del ingeniero y la cinta de video con la grabación detallada del crimen. Confesó todo como si fuera algo absolutamente normal y se aseguró de recalcar que Brandes consintió en todo y que incluso rezó por su alma antes de degollarlo.

Perdónenme por escribir explícitamente cosas tan bizarras, pero este evento es una realidad del mundo en que vivimos y hay muchos otros, iguales o peores que este. Me quedo con este caso, que es suficiente para causar disgusto y horror.

La práctica del canibalismo está presente en la historia de la humanidad. Incluso en Brasil había tribus indígenas acostumbradas a comer carne humana. Hay relatos de una tribu amazónica que tenía un sistema de engorde para mejorar la carne de sus prisioneros que serían devorados, como en la historia de Hansel y Gretel, que escuchamos de niños.

La antropología está llena de ejemplos de personas para las que comer la carne de sus enemigos era una cuestión cultural, y creían que al comerse a un guerrero contrario adquirían su fuerza y ​​habilidades.

Aparte de estos casos, que hacen referencia a la cultura primitiva de ciertos pueblos, y desequilibrados mentales, como el alemán Armin Meiwes o el ficticio Dr. Hannibal, la práctica del canibalismo, en casos extremos, puede convertirse en una posibilidad, aunque hiere toda nuestra noción de ética y civismo.

Cuando pienso en la pareja de la película “El libro de Eli”, que temblaban mientras sostenían sus tazas de té, no veo psicópatas sádicos o guerreros ancestrales devorando a sus oponentes para volverse más fuertes y hábiles. Solo veo a una pareja de ancianos, gente como cualquiera de nosotros, restos de una catástrofe nuclear que destruyó el planeta, haciendo lo que podían, en una tierra inhóspita, para asegurar su propia supervivencia. Obviamente, esto es ficción, pero si tomamos esta ficción por realidad, ciertamente no se despertaron una mañana soleada y planearon convertirse en carnívoros humanos, y mucho menos colocar anuncios en Internet con ese fin.

En 1972, sobrevivientes de un accidente aéreo sobre la Cordillera de los Andes, luego de mucho tiempo en la nieve, en un lugar de difícil acceso, sin esperanza de socorro, sucumbieron ante la posibilidad de comerse la carne de una de las víctimas del accidente, algo similar a lo que muestra la serie Yellowjackets. En ambos casos, la ficción y la realidad muestran dónde el ser humano puede llegar a situaciones límite, cuando se guía únicamente por su instinto de supervivencia.

Intervención divina

Lo que debe llamar nuestra atención es que hay una guerra que involucra a dos de los mayores productores de granos e insumos agrícolas del mundo. Entre una noticia y otra, un entretenimiento y otro, poco a poco vamos entrando en contacto con una crisis mundial de suministro de alimentos. Y desde la invasión rusa a Ucrania en febrero de este año, la guerra nuclear se ha convertido en una posibilidad mucho más cercana de lo que los líderes mundiales, y cada uno de nosotros, desearíamos.

El 1 de agosto, autoridades de todo el mundo se reunieron en Nueva York para la Décima Conferencia de Revisión del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares. ¿Cómo será el mundo, o qué quedará de él, si adviene la Tercera Guerra Mundial? ¿Quién sobrevivirá? ¿A qué tendrán que someterse los que sobrevivan? Prefiero pensar que, por más que la humanidad camine hacia el abismo, Dios intervendrá, Nuestra Señora nos apoyará y las cosas no irán tan mal como el caótico mundo postapocalíptico al que se enfrenta el personaje de Eli.

El mundo está dominado por los errores y el pecado, y los hombres parecen complacerse en insultar a Dios. Hagamos penitencia, oremos, hagamos reparación al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, para que Dios tenga misericordia de nosotros y no nos deje llegar a tal calamidad. Mientras tanto, tengamos cuidado, al fin y al cabo, como decían los antiguos, donde hay humo, hay fuego y, desatentos, podemos acabar inducidos a cosas inimaginables.

Por Alfonso Pessoa

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas