martes, 06 de diciembre de 2022
Gaudium news > El Papa habló de cómo la desolación puede ser ocasión y camino para encontrar a Cristo

El Papa habló de cómo la desolación puede ser ocasión y camino para encontrar a Cristo

Francisco continuó con sus catequesis sobre el discernimiento en la audiencia general.

Papa

Foto: Screenshot Youtube Vatican media

Redacción (16/11/2022 10:53, Gaudium Press) En su catequesis en la audiencia general de hoy, en la línea del discernimiento, Francisco afirmó que cuando las personas se sienten en la oscuridad, en la desolación, es cuando más se debe buscar a Jesús.

La desolación, “cuando todo en el corazón es oscuro, triste – puede ser una oportunidad de crecimiento, porque si no hay un poco de insatisfacción, un poco de sana tristeza”, se corre el riesgo de “quedarse siempre en la superficie de las cosas”.

Una serenidad perfecta pero “aséptica”, puede hacer a la persona inhumana: No podemos ignorar los sentimientos.

En sentido contrario, una inquietud – sana, un corazón inquieto y que busca – puede ser el empujón decisivo para dar un giro bueno en la vida, como en el caso de San Agustín, Santa Edith Stein o San José Benito Cottolengo.

La desolación “es también una invitación a la gratuidad”, continuó el Papa, “a no actuar siempre y sólo con vistas a la gratificación emocional”.

“Estar desolados nos ofrece la oportunidad de crecer, de iniciar una relación más madura y hermosa con el Señor y con los seres queridos, una relación que no se reduce a un mero intercambio de dar y recibir”.

Incluso, existe la posibilidad de dirigir muchas peticiones al Señor, “sin tener un interés real por Él”. A Jesús le ocurrió a menudo estar “rodeado de mucha gente que lo buscaba para obtener algo, curaciones, ayuda material, y no sencillamente para estar con Él”.

Pero es bueno aprender a estar con el Señor “sin ningún otro propósito”, en una “relación verdadera y sincera con su humanidad, con su sufrimiento, incluso con su singular soledad”. Es como “con las personas que queremos: queremos conocerlas cada vez más, porque es bueno estar con ellas”. Eso es la vida espiritual, una relación con el Viviente, con Jesús.

Estar con Jesús es ser susceptible a la voz de la gracia del momento.

A veces por ejemplo escuchamos pasajes de la biblia que a menudo nos han emocionado” y que en ese momento no suscitan mucho entusiasmo. Pero “inesperadamente, experiencias, encuentros y lecturas a las que nunca se había prestado atención o que se preferían evitar – como la experiencia de la cruz – traen una paz inesperada”. Es la forma en que se hace sentir la presencia del Señor, con frecuencia en medio de las desolaciones, en las dificultades.

En los problemas, las pruebas hay que enfrentarlas “con decisión, con la ayuda de la gracia de Dios que nunca nos falla”. Siempre debemos orar, para alcanzar la gracia, y debemos alejar las tentaciones que nos alejan de la oración.

Con información de Vatican News

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas