viernes, 27 de enero de 2023
Gaudium news > El Rosario: ¡Una devoción de lucha!

El Rosario: ¡Una devoción de lucha!

Debemos celebrar la fecha que la Iglesia dedica a Nuestra Señora del Rosario, el 7 de octubre, con un compromiso especial por la sencilla razón de que el Rosario es uno de los símbolos más característicos de la piedad cristiana.

R238 D DIV ROSARIO Rosario

Redacción (07/10/2022 13:44, Gaudium Press) Nuestra Señora del Rosario: ¡Hermosa la advocación! El Rosario hace de María Santísima la gran fuente de inspiración de nuestra meditación y el objetivo inmediato de nuestra oración durante la meditación.

Por este enfoque tan especial en Nuestra Señora, el Rosario es la devoción mariana por excelencia. Se lo reveló la Santísima Virgen a Santo Domingo de Guzmán, que luchaba contra una “lepra” que infectaba el sur de Francia, con penetraciones en la costa mediterránea de España: la herejía albigense. Para vencer esta herejía, Nuestra Señora reveló el Rosario que se convirtió así en el símbolo del alma ortodoxa y devota de Ella.

Hubo épocas en que colgaba de los hábitos de casi todos los religiosos, que estaba en el bolsillo de todo el pueblo católico, innumerables eran las personas que eran enterradas con él en la mano. Cuando se quería simbolizar la piedad, el símbolo era el Rosario.

¿Qué es el Rosario?

¿Qué es el Rosario? En resumen, el Rosario es una composición de meditaciones sobre la vida de Nuestro Señor y de su Madre, añadidas a oraciones vocales. Tal conjunción —de oración vocal y mental— es verdaderamente espléndida, pues mientras se pronuncia una súplica con los labios, el espíritu se concentra en un punto. Así, en el orden sobrenatural, el hombre hace todo lo que puede. Porque por sus intenciones se une a lo que pronuncian sus labios, y por su mente se entrega a lo que medita su espíritu.

Mediante esta forma de oración, el hombre se une íntimamente a Dios, sobre todo porque esta conexión se realiza a través de María, Mediadora de todas las gracias.

Alguien podría preguntar: “¿De qué sirve orar en voz alta a Nuestra Señora mientras se medita en otra cosa? ¿No podría ser algo más simple? ¿No sería más fácil meditar primero y luego rezar diez Avemarías?”

La respuesta es muy simple. Todo misterio contiene, en sus detalles, elevaciones sin fin, que nuestro pobre espíritu trata de sondear… Ahora bien, para hacer esto con toda perfección, necesitamos ser ayudados por la gracia de Dios, y esta gracia se da a nosotros con la ayuda de Nuestra Señora. En otras palabras, el Avemaría se pronuncia para pedir a la Santísima Virgen que nos obtenga las gracias para meditar bien.

Esta devoción contiene una enorme fuerza y ​​sustancia; ella no está hecha solo de emociones; por el contrario, es seria, llena de pensamiento, con razones firmes. Constituye la vida espiritual de los católicos.

El santo rosario

¡Vale la pena señalar que Nuestra Señora, siendo excelsa Reina, tiene derecho a establecer sus preferencias! Y Ella quiso elevar esta devoción por encima de las demás, repartiendo gracias muy especiales a través del rezo del Santo Rosario.

Debemos pedir a la Santísima Virgen la gracia de rezar el Rosario todos los días de nuestra vida. También me gustaría hacer una recomendación: nunca dejéis el Rosario, para que, incluso durmiendo, procuren tener el Rosario a mano, de tal forma que lo sientan con vosotros.

Así que, cuando llegue nuestra última hora y nuestras manos ya no se puedan abrir ni cerrar, y sean movidas por otros que nos asistan, tengamos, como última actitud de oración, el Rosario entre los dedos, para que, cuando la Resurrección de los muertos llegue y nuestros cuerpos vuelvan a la vida, entre sus dedos vivificados sea el Santo Rosario.

Por eso debemos mirar con esperanza esta Fiesta del Rosario, y pedir a Nuestra Señora, que ayudó a los cristianos a ganar la Batalla de Lepanto, que nos conceda la gracia de la venida de su Reino, que será también el Reino del Rosario.

¡El Santo Rosario es una devoción de lucha! Estamos en un tiempo de lucha. Pidámosle a Nuestra Señora que nos haga luchadores enteramente por Ella.

Por Plinio Corrêa de Oliveira

Extraído, con adaptaciones, de la Revista Dr. Plinio.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas