domingo, 14 de abril de 2024
Gaudium news > El video escenificado, que muestra a Mons. Álvarez por primera vez desde su condena

El video escenificado, que muestra a Mons. Álvarez por primera vez desde su condena

En una comida el pasado sábado, vestido de azul y delgado, el Obispo de Matagalpa departe con dos de sus hermanos.

Obispo

Foto: Screenshot YouTube Canal 4 Nicaragua

Redacción (27/03/2023 11:19, Gaudium Press) Por más que la escena parezca distendida, es imposible ocultar la tragedia: La de obispo injustamente prisionero por una dictadura, tropical pero muy dictadura, la cual crea un escenario artificialmente decorado para –a través de un medio afín al régimen– intentar limpiar su imagen ante un mundo que con cada vez más presión exige la liberación del prelado.

Ayer fue difundido un video de Mons. Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa prisionero a cuenta del régimen dictatorial de Ortega desde el 19 de agosto del año pasado, cuando en las horas de la madrugada lo sacaron de la Curia de Matagalpa y lo llevaron a Managua. En ese momento lo recluyeron en prisión domiciliaria pero luego fue condenado, el pasado 10 de febrero –tras negarse a ser deportado a los EE.UU. en un juicio exprés, a más de 26 años de prisión por delitos inexistentes basados en tipificaciones de un código penal persecutorio propio a regímenes comunistas. Mons. Álvarez está en la cárcel ‘Modelo’ de Managua.

El video

Ahora está este video, filmado el pasado sábado día de la Anunciación, teniendo como protagonista a un sucesor de los apóstoles forzadamente vestido de azul como los malhechores, delgado. Mons. Álvarez sabe que no está solo departiendo con sus dos hermanos a los que se les permitió la visita, sino que mira constantemente a los que están detrás de las cámaras y a las cámaras; también a quienes disparan los flashes. Él sabe que es un ‘trofeo’, cada vez más incómodo a un régimen en descomposición.

– ¿Son sus familiares?, pregunta una muy ‘perceptiva’ voz detrás de cámaras (como si no supiera, todo para que quede en el registro…), a quien el obispo responde con una sonrisa y un sencillo “sí”, que es retrucado con un lacónico “bien” por parte del preguntador. Hermano y hermana del Obispo no sonríen, no son capaces de disimular la tensión del momento.

A cierta altura el Obispo sale del ‘escenario’ y regresa para responder a un periodista que pregunta cómo se encuentra: “Gracias a Dios bien, con mucha fuerza interior, con mucha paz en el Señor y la Virgen Santísima”.

– ¿Cómo la ha pasado en este encuentro familiar?

– Gracias a Dios bien, gracias al Señor bien. Hemos platicado, hemos comido muy sabroso aquí con una comidita que nos facilitaron, gentil y amablemente, los amigos del sistema penitenciario.

Sigue el obispo diciendo que ha recibido un trato digno, y agradece a las autoridades competentes por ello.

El periodista le dice que lo ve bien, y el Obispo pregunta “¿y la cara cómo me la ven?”. Detrás de la imperturbable sonrisa del prelado es evidente su sufrimiento.

Apremiado por el periodista que le pide unas últimas palabras, el perseguido Obispo de Matagalpa agradece a la Virgen en el día de la Anunciación – Ella quien “con su ‘sí [permitió] que el Verbo se hiciera carne y habitara entre nosotros” – que le hubiera permitido compartir con sus hermanos.

Tras estas expresiones, el Obispo regresa a la mesa con sus hermanos. La hermana del Obispo intercambia unas palabras con él, imperceptibles, mientras éste ya muestra toda la seriedad natural de un semblante que enfrenta con fe la injusticia y la tragedia.

Es claro que lo aparecido en el video no es revelador de las reales condiciones en que mantienen a Mons. Álvarez sus carceleros. Estas solo se conocerán cuando sea liberado.

Aún con escenificación, y tal vez acrescido por ella, el Obispo de Matagalpa se constituye cada vez más en símbolo de toda la persecución que sufre la Iglesia en Nicaragua. (SCM)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas