jueves, 01 de octubre de 2020
Gaudium news > En el Ángelus el Papa trató de la compasión cristiana

En el Ángelus el Papa trató de la compasión cristiana

La lectura evangélica del día narraba la multiplicación de los panes y los peces.

Ciudad del Vaticano (03/08/2020 10:53, Gaudium Press) Ayer en el Ángelus en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco comentó el evangelio del día que narra la multiplicación de los panes y los peces. (Mt 14, 13-21)

La escena ocurre en un lugar desierto, donde Jesús se había retirado con sus discípulos, pero hasta allá va la gente para escucharlo, hacerse curar.

Sus palabras y sus gestos sanan y dan esperanza. Al caer el sol, la multitud está todavía allí, y los discípulos, hombres prácticos, invitan a Jesús a despedirse de ellos para que puedan ir a buscar comida. Pero Él responde: «Dadles vosotros de comer»”, dijo el Papa, notando que lo que Jesús quiere es cambiar la actitud de los apóstoles e introducirlos “en la lógica de hacerse cargo del otro”.

Dios conoce las necesidades de su pueblo

Uno de los Doce responde al Maestro con ‘realismo’: “No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces”, a lo que el Señor retruca “Traédmelos aquí”. Toma Jesús esos alimentos, pronuncia la bendición y luego son distribuidos a una gran multitud, sobrando gran cantidad, de forma que “Jesús manifiesta su poder”.

Esa manifestación de poder es también “señal de la caridad, de la generosidad de Dios Padre hacia sus hijos cansados y necesitados. Él está inmerso en la vida de su pueblo, comprende los cansancios y los límites, pero no deja que ninguno se pierda o falte: nutre con su Palabra y dona alimento abundante para el sustento”, dijo el Pontífice.

Prefigura de la eucaristía

Francisco también recordó que estos panes y peces repartidos a los seguidores también hacen referencia a la Eucaristía, “sobre todo donde describe la bendición, la fracción del pan, la entrega a los discípulos, la distribución a la gente”.

“Antes de ofrecerse a sí mismo como Pan de salvación, Jesús se preocupa por el alimento para aquellos que lo siguen y que, por estar con Él, se han olvidado de hacer provisiones”, señalando que no hay contradicción entre el pan material que todos necesitamos para vivir, y la eucaristía, necesaria para la vida eterna.

Compasión

Esa generosidad del Señor, manifestada en el pasaje evangélico, es también compasión, que “no es un sentimiento puramente material; la verdadera compasión es sufrir con, tomar sobre sí los dolores de los demás. Tal vez nos haga bien hoy preguntarnos: ¿tengo compasión? Cuando leo las noticias sobre las guerras, el hambre, las pandemias, tantas cosas, ¿tengo compasión por esa gente? ¿Me compadezco de la gente que está cerca de mí? ¿Soy capaz de sufrir con ellos, o miro hacia otro lado o digo… que se las arreglen? No olvides la palabra compasión, que es la confianza en el amor providente del Padre y significa compartir con valentía”, expresó el Papa.

Es ese “el recorrido de la fraternidad, que es esencial para afrontar las pobrezas y los sufrimientos de este mundo, y que nos proyecta más allá del mundo mismo, porque es un camino que inicia en Dios y a Dios vuelve”, concluyó el Pontífice.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas