viernes, 22 de octubre de 2021
Gaudium news > En Nuestra Señora Aparecida el Brasil se une

En Nuestra Señora Aparecida el Brasil se une

Psicología y formas de ser confluyen en torno a la imagen de terracota, formando un solo corazón y una sola alma. ¿Qué hay detrás de la devoción del pueblo brasileño por la reina Aparecida?.

Redacción (12/10/2021 14:33, Gaudium Press) Desde las turbias aguas de un caudaloso río hasta el altar del santuario mariano más grande del mundo. Desde el completo anonimato hasta los honores reales y militares. Una vez envuelto en el olvido, ahora adornado con las túnicas y joyas de su realeza.

¿Cómo entender la trayectoria de la pequeña imagen, desde su descubrimiento en el siglo XVIII, hasta hoy, sin ojos de fe y ardiente devoción mariana? ¿Cómo no notar los simbolismos que marcan su gloriosa trayectoria?

Elegí y santifiqué este lugar

A pesar de la peculiar invocación, la devoción a Nuestra Señora Aparecida no surgió de ninguna aparición extraordinaria o fenómeno místico; No hubo ningún acontecimiento contundente que marcara su inicio, como en los casos de Fátima, Lourdes, Guadalupe o el Rosario de Lepanto.

No, María Santíssima sólo había elegido a tres modestos pescadores para sacar su imagen, con el cuerpo y la cabeza divididos, de las fangosas aguas de un río en el interior del estado de São Paulo.

Es cierto que muchos milagros, comenzando por la conocida pesca milagrosa, son parte de la historia de la Patrona de Brasil; todos ellos, sin embargo, con un tono distinguido de sencillez, afabilidad y cariño maternal. Es precisamente la Santísima Virgen quien se manifiesta en Brasil como su tierna Madre, según las psicologías de este numeroso pueblo.

Los milagros se multiplican, la devoción se expande

Numerosos milagros se realizaron por intermedio de la Virgen Aparecida desde los inicios de la devoción.

Se conocen casos como las velas que se encendieron solas frente a la imagen, las cadenas del esclavo que milagrosamente se aflojaron, la niña ciega que recuperó la vista, y el jinete sacrílego, derribado de su caballo cuando las patas del animal se clavaron en el suelo, evitando la entrada indigna al recinto sagrado.

Estos y muchos otros hechos milagrosos contribuyeron al aumento y expansión de la devoción a la Imagen de la Virgen, que en 1888, 170 años después de su descubrimiento, ya se encontraba en el altar de una iglesia, más tarde basílica, dedicada a Ella.

Los reyes te traerán ofrendas y tributos

La devoción a Nuestra Señora Aparecida echó raíces en el pueblo brasileño. De la devoción popular, pasó a ser cada vez más oficial.

El amor de la Santísima Virgen encontró reciprocidad en la Tierra de la Santa Cruz. Así lo demuestran los siguientes hechos en la historia de Nuestra Señora Aparecida: en 1888, la princesa Isabel, hija del emperador Don Pedro II, ofreció a la reina de Brasil una corona de oro y un manto ricamente adornado; en 1904 tuvo lugar la solemne coronación de la imagen por orden del Papa San Pío X; en 1930, bajo el mandato de Pío XI, Nuestra Señora Aparecida fue nombrada patrona del Brasil; en 1967 recibió el título de Generalísimo del Ejército Brasileño y en 1980 la legislación brasileña la reconoció oficialmente como Patrona de Brasil, decretando su fiesta nacional el 12 de octubre.

Tales hechos nunca sucederían si la Santísima Virgen María no estuviera en los labios y en el corazón de los miles y millones de brasileños que la hicieron su verdadera Reina y Madre.

Símbolo y causa de nuestra unión

Al sacarla de las aguas del río Paraíba, la imagen milagrosa se partió. Cuerpo y cabeza, separados el uno del otro.

Teniendo en cuenta este hecho, podemos hacer una analogía con lo que dice San Pablo en su Primera Carta a los Corintios (1 Co 12). Hay, afirma el Apóstol, diversidad de carismas y vocaciones dentro de una misma Iglesia, así como diversidad de miembros en un mismo cuerpo.

Ahora bien, ¿qué sería un cuerpo si sus miembros estuvieran en desacuerdo y cada uno se creyera independiente? Por nobles que sean los ojos, por ágiles que sean los brazos y las manos, por más indispensable que sea el corazón, será un gran problema para todo el conjunto si los pies no cumplen su función. Por otro lado, que dejen de trabajar tus pulmones durante cinco minutos y veremos para qué sirven los oídos agudos o el gusto refinado de alguien.

Un cuerpo solo tiene razón cuando reina la armonía en él. Y un miembro solo estará vivo si está unido al cuerpo. Así, mutatis mutandis, pasa con nuestro Brasil.

De Oiapoque a Chuí, unidos por María en un solo corazón

Desde la poesía y la gracia del bahiano hasta la afirmación y el espíritu guerrero del gaucho. Desde la discreción y la perspicacia política de Minas hasta la inteligencia y elocuencia del pernambucano. Desde el orden y distanciamiento del paulista hasta la contagiosa alegría y amabilidad de los cariocas. Aquí, resumido en pocas líneas, las riquezas de nuestro Brasil.

Tantas psicologías, tantas formas de ser y tantas culturas se unen en una nación inmensa que tiene a María como Madre. Porque los miembros, por diferentes que sean, siempre estarán unidos por el cuerpo del que forman parte.

¿Será que Nuestra Señora, apareciendo en una imagen dividida, no quiso decir que en Ella y por Ella se produciría la unidad del pueblo brasileño, y que Ella sería el factor de nuestra unidad?

Es más, ¿no podría ser que, al permitirle un ataque fatal a su imagen milagrosa (en 1978) que la redujo a casi doscientos fragmentos, no simbolizara el plan del diablo en relación con esta gran nación: dividirla y dividirla? ¿Desunirla destruyendo la memoria de la Santísima Virgen de su pueblo?

Pero la imagen de Nuestra Señora Aparecida no desapareció: fue restaurada por manos brasileñas. Asimismo, la figura de María nunca podrá desaparecer del corazón de los auténticos brasileños de las más variadas regiones.

Nuestro agradecimiento a la Virgen Aparecida

¿Qué decirle a Nuestra Reina, Señora Aparecida, en agradecimiento por tantos beneficios? No hay gracia comparable a tenerla como Madre, Reina y Patrona.

Las palabras de Isaías a la ciudad de Jerusalén se aplican bien a ella: “La gente camina en tu luz, y los reyes en el resplandor de tu amanecer. Levanta los ojos y mira, todos se reunieron y vinieron a ti. Las personas y los reinos que no te sirven morirán, esas naciones sufrirán devastación. Los hijos de los que te humillarán vendrán a ti, cabizbajos, y besarán la huella de tus pies. Te he convertido en el orgullo de todos los tiempos (cf. Is 60, 3-4; 12; 14-15)

Por João Paulo Bueno

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas