jueves, 20 de junio de 2024
Gaudium news > En Papúa Nueva Guinea la Iglesia se opone a sectarismo protestante en la Constitución

En Papúa Nueva Guinea la Iglesia se opone a sectarismo protestante en la Constitución

La población de Papúa Nueva Guinea es mayoritariamente cristiana, pero tiene una variedad de confesiones y una relación compleja con las tradiciones y culturas melanesias.

spencer wungin uyvpekaxWig unsplash

Foto: Spencer Wungin en Unplash

Redacción (27/05/2024, Gaudium Press) Para la Iglesia católica en Papúa Nueva Guinea (PNG), es “anacrónico y perturbador” reconocer la identidad cristiana del país a través de enmiendas constitucionales que convertirían al país en un estado confesional protestante.

En medio de los preparativos para recibir al Papa Francisco en septiembre, la Conferencia de Obispos del país envió recientemente una carta oficial a la Comisión de Ley y Reforma Constitucional sobre un asunto que informa el lugar de la religión en la sociedad.

Firmado por el cardenal John Ribat, arzobispo de Port Moresby, presidente del Consejo de Iglesias local, por el obispo Otto Separy de Bereina, presidente de la Conferencia Episcopal de PNG y de las Islas Salomón, y por el abogado Paul Harricknen, presidente de la Sociedad Profesional Católica, la carta expresa oportunamente las objeciones de la Iglesia católica a las recientes propuestas de modificar algunos artículos de la constitución.

Los cambios al preámbulo contienen errores sobre la Trinidad, que, en la enmienda propuesta, se convierte en la fuente de autoridad política. El país se llamaría “Estado independiente y cristiano de Papúa Nueva Guinea” y la gente tendría “obligaciones sociales” de “respetar, observar y proteger los principios cristianos”.

La población de Papúa Nueva Guinea es mayoritariamente cristiana, pero tiene una variedad de confesiones y una relación compleja con las tradiciones y culturas melanesias.

Presionando por esta fuerte afirmación de la identidad cristiana están los mismos grupos evangélicos con sede en EE. UU. que promueven la llamada teología de la prosperidad y presionaron con éxito al parlamento de Papúa Nueva Guinea en 2015 para que colocara una copia de la Biblia King James V en un lugar de honor en el edificio, aunque esta versión protestante del Libro Sagrado cristiano, que data de principios del siglo XVII, no es utilizada por la mayoría de los grupos cristianos del país.

Una versión del cristianismo sería la religión oficial

Ahora los mismos grupos están tratando de lograr que los líderes políticos de Papúa Nueva Guinea cambien la constitución de 1975, sin siquiera involucrar formalmente a otras iglesias locales, incluida la Iglesia Católica, que representa el 27 por ciento de la población.

En la carta, la Conferencia Episcopal escribe que los nuevos artículos “equivalen a una alteración de la naturaleza del Estado al hacer de Papúa Nueva Guinea un estado confesional, lo que significa que una versión del cristianismo será la religión oficial reconocida por el Estado, y tendrá prioridad sobre todas las demás religiones, creencias y prácticas, incluidos nuestros valores culturales y formas de vida”.

La inclusión de la expresión “principios cristianos” en el Objetivo 5 (sobre la identidad de Papúa Nueva Guinea) se considera “peligrosa y preocupante” porque “oscurece e incluso borra nuestra identidad (valores) melanesia única, en lugar de reconocerla, celebrarla y perfeccionarla a través del Evangelio de Cristo”.

Los cambios propuestos parecen negar nuestra identidad primordial. Estamos orgullosos de ser étnica y culturalmente melanesios que hemos abrazado libremente el Evangelio de Cristo y lo hemos hecho nuestro”.

Papúa Nueva Guinea “es una nación ya unida en su diversidad. Esta es nuestra fuerza, nuestra bendición y el corazón de nuestra identidad nacional. Somos una nación de mil tribus, culturas, idiomas, tradiciones y creencias con una variedad de denominaciones cristianas. El artículo 45 de la Constitución protege esa diversidad. Cualquier otra cosa será inconstitucional, anticristiana y antidemocrática”.

La cuestiones de fe no pueden coaccionarse mediante la ley

La carta señala que “las cuestiones de fe y moral no pueden legislarse ni coaccionarse ni obligarse a las personas a aceptarlas por ley. La fe y la moral solo pueden demostrarse mediante la vida de las personas y no mediante la ley”.

Es más, “si bien Papúa Nueva Guinea ya tiene la Biblia King James V en la Cámara desde 2015, que se jacta de ser más del 90% cristiana, no vemos ninguna reducción en la corrupción, la violencia, la anarquía y la conducta ofensiva del debate parlamentario”.

El proyecto de ley propuesto y toda la reforma” han “sido impulsados por un grupo de pastores y profesionales no representativos sin una consulta más amplia y sin transparencia entre las iglesias”.

Básicamente es “una visión teológica minoritaria que ofrece una falsa promesa y una esperanza vacía de bendiciones y riquezas al tener la Biblia King James V en el Parlamento, alinearse con Israel al abrir la Embajada en Jerusalén y ahora proponer declarar a Papúa Nueva Guinea un estado cristiano. Esta no es la manera de sacar a la gente de la pobreza y el desempleo, brindarles mejor salud y educación y fortalecer la ley y el orden”.

Al rechazar las enmiendas constitucionales propuestas, la Iglesia Católica reconoce la necesidad de reflexionar sobre “la cohesión social y la identidad nacional en una época de cambios dramáticos e incertidumbre sobre el futuro”.

Al mismo tiempo, cree que “la solución no reside en el rechazo de nuestras tradiciones, la transformación en un Estado confesional, la promoción del fundamentalismo religioso, del nacionalismo cristiano o de una ideología de ese tipo”.

Más bien, lo que se necesita es “un laborioso proceso de educación y discernimiento, en armonía y unidad nacional, de lo mejor de las culturas de nuestros antepasados, de los valores cristianos introducidos por los misioneros y de lo positivo que el mundo moderno puede ofrecer”.

Si se hace esto, será posible “construir el perfil social, cultural y espiritual sólido del papúa nuevo guineano del tercer milenio; una persona que actúa con libertad y responsabilidad personal, no dentro de los dictados de un marco ideológico predeterminado”.

Cualquier otro camino es engañoso y sectario, y eventualmente inútil”. (Raju Hasmukh con información de Asianews.it)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas