domingo, 24 de septiembre de 2023
Gaudium news > Ensalada mixta

Ensalada mixta

Hay muchas personas capaces de creer en cualquier cosa, en extraterrestres y platillos voladores, que no pueden creer en el único Dios verdadero, que se hizo hombre y murió en la cruz para salvarnos.

vista superior de simbolos religiosos 700x525 1

Foto: Freepik

Redacción (, Gaudium Press) Hace poco me invitaron a una casa para hablar de negocios. El día antes de la visita conocí a la mujer del empresario con el que estaba desarrollando un proyecto, una señora joven muy amable, con la que me sentí muy a gusto, y no tardó en confiarme un asunto delicado sobre su salud.

Me contó que había pasado por un verdadero calvario, sometiéndose a un delicado tratamiento para eliminar el cáncer, que, aunque en remisión, la obligaba a vivir con varias secuelas. Evidentemente, me solidaricé con su situación y me compadecí de ella, a pesar de que, en casos como este, no hay mucho que decir.

En un momento me dijo que no se solía abrir sobre este tema con mucha gente, pero que decidió contarme el caso porque su marido le había dicho que yo era un hombre religioso, ndole a entender que yo comprendería que había mejorado no por el tratamiento en sí, sino porque es una mujer de mucha fe.

Su relato me pareció interesante, pero al día siguiente, cuando llegué a su casa para la reunión y me llevaron a la sala principal, concluí que ella no me había dicho exactamente la verdad. No se trataba de una mujer de fe, sino una mujer de “muchas fés diferentes”.

Sincretismo religioso

Justo a la entrada de la casa, sobre un aparador, había una imagen de Buda, sobre un plato lleno de monedas. En el lado derecho de la estatua, un elefante, de espaldas a la puerta y, en el lado izquierdo, un gran higo negro y rojo, atado con unas cintas de colores.

En la pared que da a la entrada, dos grabados en alto relieve de deidades hindúes. Encima de la estantería, un cuadro de un ángel; en el estante lateral, un crucifijo, flanqueado por dos pequeñas imágenes más de deidades hindúes y, en el centro, una Biblia abierta en el Salmo 91, costumbre común entre protestantes.

Aquí no falta nada de sincretismo, pensé, pero faltaba… En el pasillo que conducía a los dormitorios, otro aparador con una imagen de Nuestra Señora de las Gracias, flanqueado por otra imagen de San Jorge, un poco más grande, con un rosario colgante y un gatito de la suerte, en cuya boca se insertaba una varita de incienso aromático. En el suelo, un jarrón con una planta de pimiento rojo y otras plantas que no conozco. En medio del pasillo, colgado de un hilo de nailon, una pequeña mandala de cristal y trozos de espejo.

¡Ayúdadme Señor! – Pensé, mientras evocaba mentalmente a mi Ángel de la Guarda y rezaba un Ave María.

Quien adora a muchos dioses no sirve a ninguno

La primera imagen que me vino a la mente, a pesar de la amabilidad y hospitalidad de la anfitriona, fue la de la reina Jezabel, quien corrompió al rey Acab, su esposo, llevándolo a adorar a Baal y otras deidades paganas, comprometiendo a la nación de Israel.

Cuando el marido entró en la habitación, la mujer se disculpó y se fue. Creo que el asombro se notaba en mi rostro, pues inmediatamente el hombre me dijo “de aquí, sólo la Biblia es mía”, señalando la Sagrada Escritura con sus páginas amarillentas, señal de que, hace mucho tiempo, había estado abierta en el mismo salmo, utilizado como una especie de amuleto. Me explicó que era un hombre convertido, bautizado en las aguas, pero que respetaba las creencias de su esposa; al fin y al cabo, “la pobre ya ha sufrido mucho, tiene fe a su manera”.

Consideré decirle que no, que su esposa no tenía fe, sino que se aferraba a varias muletas para intentar resolver una situación que le causaba sufrimiento: su problema de salud. Sin embargo, estaba en su casa y lo mínimo que se espera de una visita es respeto por el anfitrión.

Sentí pena por aquella señora tan consumida por la desesperación y el deseo de sanar, que iba por todos lados, en una enorme ensalada mixta de creencias, renunciando a lo simple y cierto: que Jesucristo es el único Dios verdadero.

¡Dios no lo quiera! ¡Padre no!

No pude evitar la impresión negativa de que esa Biblia en el estante debía ser la única que había en la casa, porque, si hubiera otra, el hombre, que decía ser creyente, debería leerla y darse cuenta del gran error de su esposa, buscando verdaderamente la salvación de esa pobre alma.

Nuestra reunión de negocios continuó y, en un momento dado, la esposa, muy servicial, entró en la habitación con una bandeja de café y un plato con trozos de pastel humeantes.

Es una gran mujer, tengo mucho miedo de perderla. El cáncer es una enfermedad ingrata que el dinero no puede superar.

– Rezaré por su esposa, pero, si me permite un consejo, creo que debería ver a un sacerdote y hacer una buena confesión, eso aliviaría su corazón.

– ¡Dios no lo quiera! ¡Un padre no! La Palabra dice que maldito el hombre que confía en el hombre, debemos confesar nuestros pecados sólo a Dios y no a otro hombre que también sea pecador.

– Bueno, ya que citaste las Sagradas Escrituras, ¿no te molestan tantas imágenes de diferentes credos?

– ¡Oh, eso es una tontería! Ella no hace eso por maldad, pobrecita, las imágenes no son más que arcilla y madera.

Continuamos la conversación de negocios por un rato más, y cuando me acompañó hasta la puerta, me tocó el hombro y me dijo:

– ¡De hecho, don Alfonso, todos estos amuletos me molestan, lo reprendo, en el nombre de Jesús! Tengo dolor de contrariarla y rezo para que se convierta. ¡Pero esto de la confesión, de ninguna manera! No quiero que mi esposa se involucre con la Iglesia Católica, los sacerdotes…

Extraterrestres y platillos voladores

Simplemente le hice una señal con la mano para que se detuviera. Él entendió y se calló. Salí de allí un tanto aturdido, pensando que hay mucha gente capaz de creer en cualquier cosa, en extraterrestres y platillos voladores, pero que no pueden creer en el único Dios verdadero, que se hizo Hombre y murió en la cruz para salvarnos.

No continué con el negocio que habíamos iniciado y el hombre no volvió a buscarme, tal vez por temor a que pudiera ser una “mala influencia” para su esposa, tratando de convencerla de buscar el Sacramento de la Reconciliación, no para curar el cáncer, sino para curar su propia alma, perdida entre tantos caminos que no pueden llevarla a ninguna parte.

Desafortunadamente, esta señora es sólo una de tantas personas que confunden tener mucha fe con adorar a muchos “dioses”. La impresión que tuve fue que ella era como alguien sentado en una mesa grande, rodeado de delicias, pero muriendo de hambre, porque ninguna de ellos era apta para ser comido.

¡Que Dios tenga piedad de nuestra ignorancia y se apiade de nosotros!

Por Alfonso Pessoa

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas