viernes, 23 de febrero de 2024
Gaudium news > Experto dice a Mons. Scicluna que debía haber renunciado a Dicasterio antes de hablar de celibato opcional

Experto dice a Mons. Scicluna que debía haber renunciado a Dicasterio antes de hablar de celibato opcional

Mons. Cesare Bonivento responde las declaraciones del secretario adjunto de Doctrina de la Fe sobre el celibato de los sacerdotes.

5 3

Mons. Scicluna – Foto: Arquidiócesis de Malta

Redacción (09/02/2024, Gaudium Press) Reproduce Aldo María Valli en su conocido blog la respuesta que hace Mons. Cesare Bonivento a las palabras del secretario adjunto del Dicasterio de Doctrina de la Fe, Mons. Scicluna, quien en recientes declaraciones al Times de Malta dijo que la Iglesia debería “reflexionar seriamente” sobre la posibilidad de consentir a los sacerdotes casarse.

Mons. Bonivento es obispo emérito de Vanimo, en Papúa Nueva Guinea, quien ha dedicado al tema del celibato eclesiástico profundos estudios, de los cuales el último es Celibato e continenza ecclesiali. Breve compendio storico-teologico, editado por Cantagalli y del que puede conseguirse una versión Kindle en Amazon.

A continuación la traducción de la nota de Mons. Bonivento, en versión de Gaudium Press. Los subtítulos son de la redacción de GP:

El pasado 8 de enero, la prensa internacional dio amplia cobertura a la entrevista concedida por monseñor Scicluna, arzobispo de Malta y subsecretario del Dicasterio para la doctrina de la fe, al Times de Malta. En la entrevista, el arzobispo se dijo muy a favor del celibato opcional o, más claramente, de la posibilidad de consentir que los sacerdotes se casen.

Monseñor Scicluna sostuvo que la Iglesia católica debería “reflexionar seriamente” sobre la posibilidad de permitir que los sacerdotes se casen. Por otra parte, afirmó, el celibato “ha sido facultativo durante el primer milenio de existencia de la Iglesia”. Por tanto “debería volver a ser así”.

La entrevista, de gran impacto, suscitó reacciones en larga medida favorables. Por ejemplo, el 23 de enero, la Gazzetta di Malta ha escrito: “Las declaraciones del arzobispo Charles Scicluna sobre los sacerdotes y el matrimonio han dado la vuelta al mundo porque son valientes, inequívocas, amplias y provienen de un funcionario de alto rango del Vaticano en un momento en que la Iglesia está considerando seriamente un cambio”.

Con la excepción del debate sobre las bendiciones homosexuales, la entrevista de Scicluna fue la noticia más importante del Vaticano en enero, según el corresponsal en el Vaticano del National Catholic Reporter, Christopher White.

Sin embargo, las declaraciones del arzobispo provocaron gran consternación entre muchos laicos y eclesiásticos, tanto por el rol desempeñado por Scicluna como porque eran sustancialmente inexactas.

De hecho, parece imposible que un prelado de su rango hubiera hecho tales declaraciones.

Ciertamente monseñor Scicluna conoce tanto la historia de la Iglesia como la teología, por lo que me resulta difícil atribuirle la paternidad de cuanto ha sido publicado. Sin embargo, al no haber habido desmentidos, me siento obligado a responder, invitando al mismo tiempo a Scicluna a rectificarlos si se le han atribuido indebidamente.

Objeciones de carácter histórico

La primera objeción que me permito hacer es de carácter histórico. Él dice que el celibato “ha sido facultativo durante el primer milenio de existencia de la Iglesia y debería volver a serlo”, pero esto no es del todo cierto, porque aunque la Iglesia católica siempre ha permitido el acceso a las órdenes sagradas tanto a los casados como a los célibes, sin embargo siempre ha requerido de todos los clérigos establecidos en órdenes sagradas la perfecta abstinencia de toda actividad sexual después de recibir la sagrada ordenación. No existe siquiera un documento del Magisterio católico, ya sea de la Iglesia occidental u oriental, que permita el matrimonio o el uso del matrimonio después de la recepción de las órdenes sagradas. Esta disciplina, que lleva el nombre de “ley del celibato”, siempre ha incluido la obligación de continencia perfecta para los casados que recibían las órdenes sagradas y la obligación del celibato perpetuo para los célibes que recibían las mismas sagradas ordenaciones. Cabe señalar que la disciplina en cuestión se remonta a los orígenes del cristianismo, derivando su enseñanza directamente de los apóstoles, del cuidado que tuvieron en la elección de sus sucesores (como se desprende claramente de las cartas pastorales) y de los primeros documentos del Padres de la Iglesia y de la Iglesia subapostólica.

La codificación de esta disciplina se produjo progresivamente a partir del Concilio de Elvira en 305, y luego con los concilios de Arles en 314, de Amcyra del 314 y de Neocesarea del 315, hasta el gran Concilio de Nicea del 325 que enseña la obligación del celibato/continencia para todos los obispos, presbíteros y diáconos de la Iglesia Católica.

Por lo tanto, afirmar que en el primer milenio el celibato era optativo y que no pasó a ser obligatorio hasta el segundo milenio, es una inexactitud inaceptable por parte de un alto funcionario del Dicasterio para la doctrina de la fe.

Según informes periodísticos, monseñor Scicluna se expresó muy a favor de volver al primer milenio, cuando, en su opinión, el celibato era opcional para todos aquellos que recibían las órdenes sagradas. Monseñor Scicluna, sin embargo, no se da cuenta de que al decir esto no sólo va contra la realidad de la historia, sino que ignora el misterio en el que se basa la disciplina del celibato eclesiástico.

Defensa escriturística y magisterial de la continuidad del celibato

De hecho:

– fue deseada por el mismo Cristo con la institución del colegio apostólico. En él había tanto personas casadas como Pedro cuanto célibes como Juan: sin embargo, todos habían sido invitados por Jesús a seguirlo, abandonándolo todo, incluso a sus familias. Cosa que hicieron los Apóstoles (Mt 19, 27-29).

– fue enseñada por los Apóstoles: San Pedro (Mt 19, 27-29) y San Pablo (1 Cor, 7; 1 Tim 5, 9-10, Tit 1, 89, ); Carta a los Hebreos (especialmente 7, 23-28).

– ha sido defendida por el Magisterio desde hace más de dos milenios por sus fundamentos bíblicos y patrísticos. De hecho, su origen apostólico ha sido subrayado innumerables veces por el Magisterio: cf. p. ej. Siricio I, Inocencio, Gregorio Magno, Concilio de Cartago de 390, can. 2;

– ha sido legislada para toda la Iglesia católica por el can. 3 del Concilio de Nicea, y fue solemnemente sancionada por el can. 9 de la 24ª Sesión del Concilio de Trento, que impide absolutamente el matrimonio de clérigos establecidos en órdenes sagradas. Muchos consideran que este canon es un dogma;

– fue la causa inicial de la separación entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa. De hecho, no fue hasta el año 691 que el Segundo Concilio Trullano, cediendo a muchas presiones internas dentro de las Iglesias Orientales, concedió el uso del matrimonio a los clérigos casados cuando no estuviesen en el servicio del altar. Esto ocurrió a pesar de la fuerte oposición del Papa Sergio I. Cabe señalar, sin embargo, que la disciplina relativa a los obispos no se modificó en lo más mínimo: aún hoy es la misma que observan tanto la Iglesia católica como la Iglesia ortodoxa.

– fue claramente reconfirmada por el Vaticano II: Presbyterorum ordinis, 16 y por los Papas post-Conciliares: Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI;

– fue ilustrada dogmáticamente en su profunda conexión con el sacerdocio único y eterno de Cristo, especialmente por Pablo VI. En Sacerdotalis caelibatus, 19 Pablo VI explica admirablemente la razón teológica por la cual la disciplina del celibato/continencia es esencial para el sacerdocio ministerial. Dice: “El sacerdocio cristiano, que es nuevo, sólo puede entenderse a la luz de la novedad de Cristo, Sumo Pontífice y eterno Sacerdote, que instituyó el sacerdocio ministerial como participación real en su sacerdocio único (15). El ministro de Cristo y administrador de los misterios de Dios (16) tiene también en él el modelo directo y el ideal supremo (17). Cristo, hijo único del Padre, en virtud de su propia encarnación, se constituye Mediador entre el cielo y la tierra, entre el Padre y el género humano. En plena armonía con esta misión, Cristo permaneció en estado de virginidad durante toda su vida, lo que significa su entrega total al servicio de Dios y de los hombres. Esta profunda conexión entre virginidad y sacerdocio en Cristo se refleja en quienes tienen el destino de participar en la dignidad y misión del eterno Mediador y Sacerdote, y esta participación será tanto más perfecta cuanto más libre esté el sagrado ministro de las limitaciones de la carne y la sangre.”

De todo esto debemos concluir que la disciplina del celibato eclesiástico, de dos mil años de antigüedad, no es sólo una disciplina eclesial, sino una disciplina basada en el Misterio de Cristo.

Teología no es sociología

Nos preguntamos entonces: ¿a qué principio teológico-dogmático apela monseñor Scicluna para proponer el cambio de esta disciplina bimilenaria, basada en la voluntad de Cristo y la enseñanza de los Apóstoles? Lamentablemente, de lo que dice se puede deducir que el único principio que utiliza es de carácter sociológico: evitar escándalos. Pero si este criterio fuera verdaderamente un criterio teológico, pronto conduciría a la eliminación de gran parte de los diez mandamientos y, en particular, del sexto. La sociología no es el camino que la teología debe seguir para comprender el misterio de Cristo.

Una discusión tan delicada sólo puede tener lugar en el contexto de la fe, no en un contexto secularizado. Sólo a la luz de la fe el celibato por el Reino puede tener sentido y abrazarse libremente. Fuera de una perspectiva basada en la fe, sólo aparecerá como una norma incomprensible o incluso como una represión sin sentido.

Entonces debemos preguntarnos: ¿cuál es la función de monseñor Scicluna como subsecretario del Dicasterio para la doctrina de la fe? ¿No le corresponde recordar a todos los obispos de la Iglesia católica que la disciplina bimilenaria del celibato eclesiástico se basa en la persona misma de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, único Mediador entre Dios y los hombres? Y si no se acuerda de él, ¿quién debería recordarlo en el Dicasterio para la doctrina de la fe?

Ciertamente no fue una gran idea haber concedido la entrevista con esos contenidos y haberlo hecho como subsecretario del Dicasterio. Sus declaraciones no son un signo de limpieza y valentía, sino sólo de una gravísima imprudencia. Basta pensar en el enorme daño que estas palabras suyas han causado y están causando en sacerdotes y seminaristas inciertos. Si monseñor Scicluna realmente hubiera querido hacer conocer al público en general sus dudas sobre el celibato eclesiástico, habría sido mucho más apropiado que primero hubiera dimitido de su prestigioso cargo y luego hubiera hablado a título personal sin comprometer la autoridad del Dicasterio.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas