lunes, 27 de septiembre de 2021
Gaudium news > Felipe II y Santa Teresa de Jesús

Felipe II y Santa Teresa de Jesús

Con la muerte de Felipe II, la cristiandad nunca volvió a ver a un monarca tan católico y tan sumiso a la Providencia en la hora del sufrimiento.

Redacción (14/09/2021 16:00, Gaudium Press) El 13 de septiembre de 1598, cuando los primeros rayos del sol descendían sobre las blancas laderas del Guadarrama [1], el alma de un hombre misterioso abandonó esta tierra y entró en la eternidad. “Si algún príncipe encarnaba la confusión total entre el orden religioso y el orden político, mezclando sus principios, pero al mismo tiempo proporcionándoles los medios de acción, era realmente ese rey misterioso, rebosante de gloria pero también duramente marcado con algunos reveces, que España vio reinar sobre ella durante la segunda mitad del siglo en el que se realizaron sus destinos más elevados” [2].

Felipe II (1527-1598), el Rey prudente, señor de medio mundo en el siglo XVI, fue, a su manera, el “Rey Sol” de aquella España quebrada por las guerras pero luminosa en su arte y catolicismo.

Caída del César: nacer del sol

Uno se pregunta cómo de una madre auténticamente portuguesa y un padre imperiosamente germánico pudo surgir un hombre frágil, esbelto, algo tímido e indeciso. El príncipe Felipe reunió en sí mismo la sangre de las casas más nobles de Europa, en particular la de la ilustre dinastía de los Ausburgo; el tiempo demostraría cómo este débil hijo de Carlos V sería un digno continuador de su linaje.

Hacia el año 1527, los estados cristianos atravesaban una época de tensión; Además de los interminables conflictos fratricidas que acabaron con las naciones cristianas, las tropas de los césares alemanes se atrevieron a invadir ellos mismos los dominios pontificios.

El Papa Clemente VII se sintió impotente ante ese inmenso ejército que saqueó Roma. Es en este ambiente de caos e incertidumbre que llega al mundo, en Valladolid, el heredero del Imperio español. Muchos querían ver esto no solo como un mal presagio…

De niño, Felipe pierde a su madre inesperadamente; su padre, Carlos V, siempre ausente por guerras e incursiones en el extranjero, no tuvo más remedio que confiar la educación del príncipe a sirvientes y tutores.

Sería un error suponer que el joven haya recibido una educación lúgubre, dominada por inquisidores fanáticos, ministros draconianos y sanguinarios; las propias actitudes del príncipe desmienten este siniestro marco en el que pretenden insertarlo. Siempre activo, vivo e incluso aventurero en los años de su pre-reinado, fue un gran apreciador de las artes, especialmente la música y la literatura.

Sin embargo, surgió un dilema en el alma del joven príncipe en el primer período de su vida. Acostumbrado a ser traicionado o incluso engañado, Carlos alimentaba en Felipe un profundo sentimiento de desconfianza hacia los demás; esto realmente fue fatal.

Sin embargo, “hasta sus últimos años, Felipe cultivó una especie de sencillez infantil … naturalmente inclinado a confiar demasiado” [3]. Quizás en esta dicotomía de la voluntad esté la génesis de la indecisión que tanto lo atormentaría después …

Rey Católico

A los 16 años, Felipe ya se veía a la cabeza del inmenso poder del que su padre lo había nombrado regente; Carlos V se fue desenredando poco a poco de ese dominio gigantesco en favor de sus más cercanos. Felipe II era entonces responsable de España, Milán, Nápoles, Holanda y todos los dominios del Nuevo Mundo.

Por si fuera poco, por su unión matrimonial con la Reina de Inglaterra, también era soberano de las Islas Británicas; ¡Él realmente “es dueño” del mundo! Pero estaba en el designio de Dios que este rey católico, aunque orgulloso, fuera privado de las más justas recompensas por su fe y dedicación a la Iglesia.

Con el deceso de la reina inglesa, Felipe perdió todo derecho a la isla. El calvinismo en los Países Bajos españoles, fomentado por los protestantes ingleses, tomó las armas para deshacerse de la corona española; el propio Vicario de Cristo parecía a veces oponerse a los buenos designios del rey, y el peligro de la piratería asolaba una vez más las costas peninsulares. En este clímax catastrófico comienzan a florecer las cualidades y el genio de Felipe II.

A costa de un trabajo minucioso, logró reconstituir la hegemonía de ese inmenso imperio en ruinas: persiguió ferozmente las herejías en su reino, sabiendo que el primer lugar era la religión; construyó numerosas iglesias y monasterios, al frente de los cuales estaba el famoso San Lorenzo del Escorial; dio rienda suelta a las órdenes religiosas, y las envió en cantidad a América ya un sinfín de otras obras.

El mismo Papa Pío V no escatimó elogios por la piedad y el valor que eran naturales para el monarca español.

Tarde…

Hechos como estos destacaron la figura del Rey Católico como máximo ejemplo y defensor del cristianismo; sin embargo, como un río que serpentea antes de entrar en las aguas del mar, Felipe varias veces se distanció de la causa a la que tan valientemente sirvió. Valerse de tesoros de la Iglesia y querer gobernarla excesivamente es solo un ejemplo de la conducta desviada de Felipe II.

Cuando sus acciones ya despertaban el clamor e indignación de sus súbditos, al volver un día a su palacio de Madrid, encontró una carta sellada sobre la mesa de su despacho. “Recordad, señor, que el rey Saúl fue ungido y, sin embargo, rechazado”. Es lo único que se conoce de esta misteriosa misiva; firmaba: Teresa de Jesús.

La célebre mística carmelita – como relató más tarde una religiosa – había estado ligada a la acción y misión del monarca hasta tal punto que, estando en acción de gracias después de la Comunión, más de una vez escuchó al mismo Cristo suplicarle:

“Hija, quiero que [él] sea salvo. Ora por él; Dios lo quiere. Esta persona ha pasado por grandes pruebas y le esperan otras más importantes” [4].

A menudo Santa Teresa instaba a sus monjas a rezar por cierto señor del mundo, porque tendría que sufrir la traición de sus súbditos y la muerte de los más cercanos; profecías cumplidas al pie de la letra…

Ciertamente, las palabras del santo de Ávila quedaron grabadas a fuego en esa pobre alma tan amada por Cristo. [5] Teresa fue sin duda el sustentáculo de la perseverancia de Felipe en este difícil período después del mediodía.

pruebas mayores aún lo esperan

Después de orgullosos —y duros …— años de reinado, la Providencia le cobró aún más a este monarca sus faltas.

Traición, fracaso, muerte… Sería demasiado largo describir las desgracias que le sobrevinieron a Felipe II en los últimos años de su vida. Para empeorar las cosas, una asquerosa enfermedad le impedía levantarse de la cama e incluso cambiarse de ropa; horribles llagas no le dejaban una porción de carne sana, y ese rey que había triunfado sobre medio mundo se estaba literalmente pudriendo…

Felipe II murió tras un sufrimiento indescriptible, agravado por la pena de ver su imperio dejado en manos de una hija estéril y un niño inexperto.

Dios coronó de sufrimiento a esta alma débil pero fiel, portadora de una gran misión en relación con su Iglesia.

Con la muerte de Felipe II, nunca más un soberano fue tan católico, tan consciente de su deber, pero también tan sumiso a la Providencia en la aceptación del sufrimiento [6].

Por André Luiz Kleina

____

[1] Sierra española donde se ubica el palacio-monasterio de El Escorial, construido por Felipe II.

[2] ROPS, Daniel. A Igreja da Renascença e da Reforma: a Reforma Católica. Trad. Emérico da Gama. São Paulo: Quadrante, 1999, p.167.

[3] WALSH, William Thomas. Felipe II. Trad. Belén Moya. Madrid: Espasa-Calpe, 1943, p.70.

[4] Cf. WALSH, William Thomas. Felipe II. Trad. Belén Moya. Madrid: Espasa-Calpe, 1943, p.537-538.

[5] Teresa manteria uma pródiga correspondência com o rei Felipe até o final de sua vida.

[6] Cf. SCHNEIDER, Reinhold. Filipe II. Trad. Álvaro Franco. Porto Alegre: Globo, 1935.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas