martes, 05 de julio de 2022
Gaudium news > Gerente de IKEA en Polonia es demandado por despedir a empleado que citó frases de la Biblia

Gerente de IKEA en Polonia es demandado por despedir a empleado que citó frases de la Biblia

El empleado de IKEA fue expulsado por supuesto fomento del odio en una crítica a la ideología de género.

CASO IKEA POLONIA GAUDIUM PRESS

La justicia determinará si el despido vulneró los derechos religiosos del empleado de IKEA. Foto: Bill Oxford

Varsovia (30/05/2020 15:01:04, Gaudium Press) Un gerente de recursos humanos de la firma IKEA enfrenta una demanda estatal de las autoridades polacas. El proceso analiza la posible vulneración de los derechos religiosos de uno de sus empleados. El subalterno, Tomasz K., expresó su desacuerdo frente a un evento de respaldo a la ideología de género en la compañía. Para sustentar su posición, citó en la red interna de la firma varios textos de la Sagrada Escritura. La publicación se clasificó como una supuesta promoción de odio y el empleado fue despedido.

Gerente de IKEA versus la Sagrada Escritura

La Conferencia Episcopal de Polonia se pronunció en 2019 sobre este caso particular, respaldando al empleado despedido. «Debe considerarse inaceptable desde el punto de vista legal, pero sobre todo desde la decencia y el sentido común, un ataque contra un empleado de IKEA que no deseaba el adoctrinamiento», manifestaron los Obispos. El Consejo de la Conferencia Episcopal Polaca sobre el Apostolado de los Laicos pidió para los católicos la misma tolerancia que solicitan los grupos que promueven la ideología de género.

«La Constitución de la República de Polonia no solo garantiza a todos la libertad de religión, sino que también protege contra la injerencia en las creencias personales contra la voluntad de la persona interesada», indicaron los prelados. «Al mismo tiempo, es intelectualmente injusto reaccionar en Polonia a las citas de la Sagrada Biblia, como si la cultura europea no surgiera de la lógica del cristianismo». La actitud de expulsar a un subalterno por esta causa equivale a la imposición de creencias aprovechando una posición de poder, alertaron.

De ser culpable, el gerente que despidió al empleado podría recibir una condena del pago de una multa o, lo que es bastante improbable, hasta dos años de prisión según la legislación polaca.

Con información de KAI.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas