martes, 29 de septiembre de 2020
Gaudium news > Hoy celebramos a San Cayetano de Tiena, fundador de los teatinos

Hoy celebramos a San Cayetano de Tiena, fundador de los teatinos

Nace San Cayetano de noble alcurnia, hijo del Conde Gaspar de Thiene, quien infelizmente muere cuando sus dos hijos eran muy chicos.

Óleo sobre la aparición de la Virgen a San Cayetano

Redacción (07/08/2020 07:39, Gaudium Press) Nace San Cayetano de noble alcurnia, hijo del Conde Gaspar de Thiene, quien infelizmente muere cuando sus dos hijos eran muy chicos. La madre sin embargo los educa en la fe, de forma excelente.

Cayetano se forma bien; va a la Universidad de Padua donde resalta en teología y se doctora en derecho civil y canónico, en 1504. Fue nombrado senador en Vicenza.

No obstante, decidido a abrazar la vida sacerdotal, va a Roma en 1506 para allí estudiar.

Secretario privado de un Papa

Fue nombrado secretario privado del Papa Julio II. Muerto este Papa en 1513, decide no continuar en el cargo. Se ordena sacerdote en 1516, cuando tenía 36 años. Antes de celebrar su primera misa, ocasión que le parece grandiosa, se prepara durante 3 meses.

Funda en Roma la “Cofradía del Amor Divino”, asociación de clérigos dedicada a promover la gloria de Dios. Su primera experiencia pastora es en la parroquia Santa María de Malo, cerca a Vicenza.

Cuando entra al Oratorio de San Jerónimo, que tenía los mismos fines que la Cofradía del Amor Divino pero incluía a laicos pobres, sus amigos le recriminaron que ese ingreso no correspondía a su origen noble, pero eso no le importó.

Funda otro oratorio en Verona. Luego va a Venecia, se aloja en el hospital de la ciudad, y se le considera fundador de ese hospital por todos los regalos que le hizo.

Durante su estancia en Venecia, que duró 3 años, implanta la bendición con el Santísimo, y promueve la comunión frecuente. Escribió: “No estaré satisfecho sino hasta que vea a los cristianos acercarse al Banquete Celestial con sencillez de niños hambrientos y gozosos, y no llenos de miedo y falsa vergüenza”.

En medio de un ambiente donde también era visible la corrupción dentro de la Iglesia, San Cayetano clamaba por la reforma de vida.

Regreso a Roma. Fundación de los teatinos

Nuestro Santo regresa a Roma en 1523, con la intención de luchar por la reforma de costumbres al interior de la Iglesia. Trata de ese tema con su Cofradía del Amor Divino. En ese empeño de la reforma encuentra excelentes compañeros en el obispo de Teato, Mons. Giampietro Carafa (que después fue el Papa Paulo IV), en Bonifacio Colli y Pablo Consiglieri. Junto a ellos funda una orden de Clérigos Regulares, que tenían como meta imitar la vida del colegio apostólico. Esta orden toma el nombre de “Ordo Regularium Theatinorum”, o Congregación de los Teatinos, y tiene como principal misión la renovación del clero.

El Papa Clemente VII aprueba la nueva comunidad el 14 de septiembre de 1524. San Cayetano renuncia a todos sus bienes y Mons. Carafa a sus 2 episcopados de Brindis y Chieti. Este obispo e hecho superior general de la orden. Los cuatro primeros religiosos hacen votos en la basílica de San Pedro ante un delegado pontificio.

Los objetivos de la nueva congregación: Sí, renovar el clero, luchar por la enmienda de las costumbres de los descarriados; predicar la buena doctrina; cuidar los enfermos y promover el acceso muy frecuente a sacramentos.

Se exila en Venecia. Luego va a Verona, y finalmente a Nápoles

La orden no tiene un crecimiento exponencial. Cuando en 1527 un ejército saquea Roma y los religiosos deben huir a Venecia, eran sólo 12. En 1530 San Cayetano sucede al obispo Carafa en el cargo de superior, lo que hace con renuencia por su humildad.

En 1533 nuevamente Mons. Carafa es elegido superior. San Cayetano es enviado a Verona, donde se le hace fuerte oposición a las reformas que quiere introducir en el clero.

Viaja luego a Nápoles a fundar una casa de la orden. El Conde de Oppido le da una casa y le ofrece dos terrenos de donde puede percibir una renta, pero el Santo rechaza los terrenos. El Conde insiste y le dice que los napolitanos no son tan generosos cuanto los venecianos. Pero San Cayetano le responde: “Tal vez tengáis razón, pero Dios es el mismo en ambas ciudades. Dios está en Nápoles como en Venecia”. Nápoles va cambiando fruto de la acción del santo.

No tuvo impedimento para enfrentarse con calvinistas y luteranos.

Con el Beato Juan Marinoni funda los “Montes de Piedad”, que ayuda a pobres y marginados. A los pobres presta dinero a bajísimo interés. También abre hospicios para ancianos, funda hospitales.

En el verano de 1547 cae enfermo, y a pesar de que los médicos recomendaban un colchón, San Cayetano decía que no lo merecía, pues Cristo había tenido por lecho una cruz, por lo que murió sobre tablas.

Fallece en Nápoles el 7 de agosto de 1547, con 77 años.

Con información de Corazones.org

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas