jueves, 06 de agosto de 2020
Gaudium news > Hoy conmemoramos los católicos al gran San Benito, fundador de la Cristiandad

Hoy conmemoramos los católicos al gran San Benito, fundador de la Cristiandad

En Roma estudió retórica y filosofía, pero queriendo huir del bullicio y del mundo, se fue Enfide, donde se dedicó al estudio de la doctrina cristiana y a llevar una vida ascética.

Redacción (11/07/2020 13:18, Gaudium Press) Nace San Benito de noble cuna, en Nursia en el 480, cerca de Spoleto, y muere en Montecassino en el año 547.

En Roma estudió retórica y filosofía, pero queriendo huir del bullicio y del mundo, se fue Enfide, donde se dedicó al estudio de la doctrina cristiana y a llevar una vida ascética.

Unos monjes casi lo envenenan. Pero de ahí partió a su gran fundación

Luego vivió un tiempo con los monjes de Vicovaro, pero su santa exigencia movió a que estos monjes quisieran envenenarlo, por lo que partió a Montecassino, en el año 529, donde fundó la comunidad Benedictina, acompañado entre otros por los jóvenes Plácido y Mauro. Ahí en Montecassino escribió la regla, normas de vida benedictinas, que inspirarían la vida de los monjes en comunidad hasta el final de los tiempos.

Se levantaba muy temprano a rezar los salmos, pero estos eran solo una de las varias oraciones que hacía en el día. Recordemos que aún no se rezaba el rosario, aún no estaba definida lo que hoy se conoce como la liturgia de las horas, pero San Benito ya enseñaba con su vida que todo el día del cristiano debía estar permeado por la oración.

También trabajaba varias horas por día, en imitación a la vida de Jesús en la Sagrada Familia. El monaquismo bajo la inspiración de San Benito ayudó a ordenar la vida de todo hombre cristiano. Sobrio en el comer, profuso en los consejos, a los muchos que le pedían. A veces se iba de ‘misión’ con algunos de sus monjes a predicar en las vecinanzas. La caridad que brotaba de su ser lo hacía amable con todos.

Poderoso y abundante en milagros, también fue fuerte contra el demonio, a quien combatió victorioso.

Recuerdo de este poder es la medalla de San Benito, que abajo se describirá. Muere el 21 de marzo del 547, aunque desde el S. VIII se comenzó a celebrar su fiesta un día como hoy 11 de julio.

Decimos que San Benito es el fundador de la Cristiandad porque de los monasterios benedictinos salió la savia que nutrió o impregnó todas las instituciones civiles y religiosas del inicio del occidente cristiano. Como que la Iglesia pasó en esos tiempos por la orden u órdenes benedictinas.

La medalla de San Benito

La medalla de San Benito, muy difundida hoy, es un gran sacramental al que particularmente se le atribuye su poder exorcístico, es decir contra el demonio.

Al frente de la medalla aparece el Santo Abad con una cruz en una mano y con su Regla en la otra. También está la oración: “A la hora de nuestra muerte seamos protegidos por su presencia”.

En el reverso está la Cruz de San Benito, completada por unas letras que son más bien iniciales de una invocación contra el demonio:

C.S.P.B.: “Santa Cruz del Padre Benito”

C.S.S.M.L. : “La santa Cruz sea mi luz” (crucero vertical de la cruz)

N.D.S.M.D.: “y que el Dragón no sea mi guía” (crucero horizontal)

En círculo, comenzando por arriba hacia la derecha:

V.R.S. : “Abajo contigo Satanás”

N.S.M.V. : “para de atraerme con tus mentiras”

S.M.Q.L. : “Venenosa es tu carnada”

I.V.B. : “Trágatela tu mismo”.

PAX : “Paz”

Con información de Catholic.net

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas