miércoles, 05 de agosto de 2020
Gaudium news > Hoy la Iglesia celebra a San Bruno de Segni, obispo, quien luchó contra los que negaban que Cristo está en la Hostia

Hoy la Iglesia celebra a San Bruno de Segni, obispo, quien luchó contra los que negaban que Cristo está en la Hostia

Nace San Bruno en Solero en el Piamonte, por vuelta del año 1048 y muere en el 1123.

Redacción (18/07/2020 08:38, Gaudium Press) Hoy celebramos – entre otros santos – a San Bruno de Segni, quien además de varios otros hechos biográficos insignes lucho contra la herejía que negaba la presencia real de Jesús en la Hostia consagrada.

Nace San Bruno en Solero en el Piamonte, por vuelta del año 1048 y muere en el 1123.

Consejero de Papas

Recibe una educación básica en un monasterio benedictino de su tierra natalicia, pero luego va a estudiar a Bolonia, donde es ordenado sacerdote, tras lo cual se le destina como canónigo en Siena, Italia. Su ciencia y fama crecían y fue enviado a Roma, donde sirvió de consejero de cuatro Papas sucesivos.

En un sínodo romano, luchó contra Berengario de Tours y lo venció, haciendo que se retracta de sus afirmaciones, que negaban que en la Sagrada Hostia estuviese el cuerpo, sangre, alma y divinidad de Cristo. Berengario se retractó de sus afirmaciones, que sí, eran materialmente heréticas aunque no formalmente, pues el dogma de la transubstanciación solo se declaró como tal en el IV Concilio de Letrán.

Fue amigo personal del Papa Gregorio VII, quien lo hizo Obispo de Segni, y ante quien declinó el cardenalato. Luchó por la reforma eclesiástica, y contra la investidura laica, es decir afirmaba que ningún laico por importante que fuese, tenía la potestad de otorgar cargos eclesiásticos.

Estuvo junto a Urbano II en el gran concilio de Clermont donde se convocó la primera cruzada, en el año 1095.

Monje, abad y luego monje expulsado

Santo que era, buscó la vida monacal y se hizo monje en Montecassino, monasterio del que fue hecho abad sin renunciar a su jurisdicción de Segni. Pero como censuró con respeto y franqueza al Papa por haber otorgado al emperador alemán el derecho a la investidura del anillo y del crucifijo, y exigió que ese tratado conocido como “Privilegium” dado entre Enrique V de Alemania y el Papa Pascual II fuera anulado, Pascual molesto le ordenó renunciar a Montecassino, y regresar a Segni. Ahí siguió luchando por la salvación de las almas hasta el día de su muerte.

Fue canonizado el 5 de septiembre de 1183 por Lucio III.

Es autor de varias obras, sobre todo acerca de las Sagradas Escrituras.

Con información de Catholic.net

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas