domingo, 21 de abril de 2024
Gaudium news > Italia: pusieron lejía en vinagreras utilizadas en misa, contra un padre

Italia: pusieron lejía en vinagreras utilizadas en misa, contra un padre

Intentaron envenenar al párroco de la iglesia de San Nicola di Pannaconi, crítico de la mafia, mezclando lejía en vinagreras destinadas a la misa.

6 8

Foto: Don Felice Palamara/ Facebook

Redacción (26/02/2024, Gaudium Press) El intento de envenenamiento se produjo durante la misa de la tarde del sábado 24 de febrero en la iglesia de San Nicola di Pannaconi, un pueblo de Cessaniti, en la provincia de Vibo Valentia, en el sur de Italia.

Antes de la Celebración Eucarística, alguien mezcló en las vinagreras lejía con el agua y el vino que se utilizaría en la consagración. Después de la consagración, al llevarse el cáliz a la boca, el padre Felice Palamara sintió un olor extraño que le hizo dejar de beber, y pronto empezó a sentirse mal. El párroco interrumpió entonces la misa, dijo a los fieles que no se sentía bien y llamó a los carabineros (policía). Los análisis confirmaron entonces la presencia de lejía en las vinagreras.

La policía está investigando lo sucedido y examinando imágenes de las cámaras de la región para intentar identificar a los responsables del intento de envenenamiento.

No es la primera vez que el P. Palamara recibe amenazas, sin embargo, cree que no es obra de sus feligreses, con quienes mantiene una relación de cariño y confianza desde hace diez años.

La ciudad donde vive este sacerdote se encuentra actualmente bajo la administración de un comisionado del ayuntamiento, desde que el alcalde dimitió el pasado mes de agosto tras descubrirse una posible influencia mafiosa en la gestión municipal.

En los últimos meses, el padre Felice Palamara, conocido por sus actitudes antimafia, ha sido blanco de amenazas. Recientemente recibió cartas amenazantes y su coche estacionado cerca de la iglesia fue incendiado. El sacerdote, que también tiene un problema cardíaco y sufre de asma, espera que se haga justicia. Sus mensajes, sin embargo, siempre se caracterizan por la fe. “Mi venganza se llama amor; mi escudo, perdón; mi misericordia, armadura”, escribió en las redes sociales.

El obispo de la diócesis de Mileto-Nicotera-Tropea, Mons. Attilio Nostro, se pronunció también sobre el incidente: “Hago un llamamiento una vez más a las comunidades cristianas para que no se dejen desanimar por este lenguaje de violencia. No debemos ceder a esta lógica, dejándonos tentar por el desánimo y la ira”.

Todo indica que el intento de envenenamiento está relacionado con el crimen organizado vinculado a la mafia.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas