viernes, 25 de junio de 2021
Gaudium news > La Basílica del Sagrado Corazón en París, querida y también odiada…

La Basílica del Sagrado Corazón en París, querida y también odiada…

Ahora será monumento histórico de Francia.

París (21/10/2020 18:05, Gaudium Press) La Basílica del Sagrado Corazón en París, querida por muchos, odiada por otros.

Amores y odios se han vuelto a manifestar con lo ocurrido ayer martes en la tarde, en la prefectura de Île de France, en el corazón de París: El prefecto, el rector del santuario y el ministro de la cultura anunciaron que de aquí al 2021, la basílica del Sagrado Corazón entrará en el listado de monumentos históricos de Francia.

Formalmente aún no ha entrado en este lista; solo la comisión regional del patrimonio ha dado un aviso favorable, que será transmitido a la comisión nacional a inicios del año próximo, lo que debería ocurrir normalmente.

Recibirá subvenciones del Estado

Esto permitirá a la Basílica percibir un 20 por ciento de subvenciones del Estado, entre otros beneficios, lo que ayudará poderosamente en su conservación y en terminar por ejemplo la cripta, ayudas también muy necesarias en tiempos de pandemia.

Pero este monumento, emblemático, visitado por más de 10 millones de personas al año antes del encierro-coronavirus, iniciado en 1875 y concluido en 1923, ya lo dijimos, suscita odios.

El Sacre-Coeur se construyó como expiación por los pecados de Francia contra la religión, que en el pensar de muchos franceses atrajo la derrota en la guerra Franco-Prusiana, y la Comuna de París de 1871, una mini guerra civil española a la parisina, donde también se asesinaron curas y monjas. La comuna fue reprimida fuertemente por el gobierno de Adolphe Thiers, que dicho sea de paso, tenía no pocas impregnaciones de sociedades ‘discretas’.

En el 2017 una iniciativa de demolerla fue premiada con el fracaso.

Ahora, con la declaración de su muy posible entrada en los monumentos nacionales, Philippe Foussier, antiguo Gran Maestro del ‘discreto’ Gran Oriente francés, dijo vía twitter que eso era un “insulto a los 30.000 muertos de la comuna”, es decir a los muertos en la represión de ese levantamiento de izquierda. Por tanto, hay ‘discretos’ de varios colores, los que quieren la comuna y los que no.

En esa línea ya se han pronunciado diversos líderes de izquierda, como el exministro Lionel Jospin, quien dijo que si pudiera arrasaría ese símbolo de “oscurantismo, mal gusto y reaccionario”. Algo de cierta energía debe tener el Sacre-Coeur, que molesta a la siniestra.

Y es que allí, en ese monumento de esa colina donde murieron mártires los primeros cristianos de París, también hay adoración perpetua, muy asistida por cierto.

De hecho, sí se pensó el monumento claramente como una reparación. Expresiones como “reparar nuestros pecados”, “obtener la misericordia infinita del Señor”, “el perdón de nuestras faltas” o “poner fin a las desgracias de Francia”, se encuentra en el texto oficial de consagración, que está grabado en un pasillo de la Basílica. Y la izquierda no puede aceptar que algunos de sus íconos históricos sean catalogados, aunque sea de forma indirecta, como causantes de los males del país.

Pero resulta que ahí está la Basílica, grande, alta, blanca, emblemática y parece que dentro de poco monumento nacional, para gritarlo. (SCM)

Con información de Le Figaro y ReligionenLibertad

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas