domingo, 02 de abril de 2023
Gaudium news > La Misa papal en el Commonwealth Stadium de Edmonton en la Fiesta de los Santos Joaquín y Ana

La Misa papal en el Commonwealth Stadium de Edmonton en la Fiesta de los Santos Joaquín y Ana

En la misa celebrada hoy, representantes indígenas de las Primeras Naciones tuvieron rol crucial.

4358b3ed fd40 4a11 a4e6 3d746d3fd897 696x522 1

Redacción (26/07/2022 16:25, Gaudium Press) El 26 de julio, fiesta de Santa Ana y San Joaquín, abuela y abuelo de Jesús, es muy celebrada en Canadá, no solo por los católicos sino también por muchos cristianos indígenas, donde los ancianos son muy respetados. En Canadá, numerosas peregrinaciones están relacionadas con Santa Ana, incluyendo la del lago Santa Ana y Santa Ana de Beaupré. No fue extraño pues, que el Commonwealth Stadium, el lugar más grande de Edmonton, estuviera colmado por 65,000 personas que asistieron a la misa papal.

El Papa llegó en el papamóvil y se dirigió desde Clarke Field hasta el Commonwealth Stadium acompañado por el sonido familiar de los tambores indígenas del grupo de percusionistas Dene de Alberta del Norte. El Papa detuvo a la comitiva en varios puntos para besar la frente de los niños pequeños, para gran júbilo de la multitud.

La Procesión formada por monaguillos abría el paso a los Obispos. Juntos ingresaron al presbiterio y prepararon el altar para la celebración de la Misa. Debido a sus limitaciones de movilidad, el Papa Francisco no pudo unirse a la Procesión pero apareció por detrás del presbiterio con el apoyo de su seguridad, quienes lo ayudaron a subir a su asiento desde donde presidió la Santa Misa.

Indígenas muy presentes en toda la liturgia

Las Lecturas de la Escritura (Sirach 44, 1. 8. 10-15, Salmo 131, Mateo 13, 16-17) fueron elegidas específicamente para resaltar el papel de los Abuelos en la vida de Cristo. Esto es algo muy querido por el Pontificado del Papa Francisco, a saber, su preocupación por los ancianos y los abuelos, demostrado además por su institución de la Jornada Mundial de Oración por los Abuelos y los Ancianos, celebrada anualmente el pasado domingo.

Por otro lado, en la cultura indígena, la abuela ocupa un lugar muy destacado en las comunidades, por lo que el Papa, como una forma de indicar su cercanía con los pueblos indígenas, honró a Santa Ana, la abuela de Jesús, precisamente por su rol e identidad.

La Primera Lectura fue proclamada por una mujer indígena de la comunidad de Enoch, Pam Kootnay, y un cantor local no indígena entonó el Salmo.

Había cuatro diáconos en el santuario reunidos alrededor del Papa, tres de los cuales también son de ascendencia indígena. Uno es un diácono de la Arquidiócesis de Vancouver, Columbia Británica, y miembro del Pueblo Squamish, el diácono Rennie Nahanee. Sentado al otro lado del Papa está el diácono Harry Lafond, un hombre Cree de la ciudad de Prince Albert, Saskatchewan. El hombre que llevó el libro del Evangelio al ambón y proclamó el Evangelio, el diácono Gilbert Pitawanakwat, es un hombre Ojibwe de la isla Manitoulin en la diócesis de Sault St. Marie, Ontario. Tras la proclamación del Evangelio, el Papa Francisco predicó un sermón en español repetido en inglés por uno de los co-celebrantes

La homilía de Francisco se centró en la importancia y el papel de los abuelos y los ancianos para asegurar y garantizar el futuro de la próxima generación.

Las Oraciones de los Fieles fueron ofrecidas por cuatro mujeres que son todas de ascendencia indígena y provienen de diferentes partes de los estados de Alberta y Saskatchewan: la Sra. Hazel Vickland, del norte de Alberta; la Sra. Shirley Pruden del centro de Alberta; la Sra. Mary Laboucan de un asentamiento Métis del norte y la Sra. Joanna Landry del área de Regina.

La procesión del ofertorio la realizó un grupo de personas de la siguiente manera. Primero en la Procesión estaba la familia de Lars y Jocelyn DuckChief de la Nación Siksika al este de Calgary, junto con su hijo adulto Clarke. Clarke se bautizó recientemente después de haber tomado la decisión adulta de buscar el bautismo él mismo, principalmente debido a la creciente fe de sus padres. Su padre, Lars, se está preparando ahora en la Diócesis de Calgary para convertirse en diácono permanente.

En segundo lugar, una pequeña delegación de Ancianas Indígenas, mujeres del sur de Alberta que representan a los pueblos de la Tribu de Sangre Pikanii y al pueblo Dene de la Nación TsuuT’ina. Fueron dirigidos por Regena Crowchild, que actualmente se desempeña como jefa interina de la Nación TsuuT’ina en nombre del jefe Roy Whitney. La acompañaba Frances LittleLight, quien también es originaria de una reserva en el sur de Alberta, y Vera Potts de Pikanii.

El siguiente fue el miembro del Parlamento Federal, Frank Caputo, con su hija Kateri Tekakwitha. Tienen un profundo respeto por la cultura indígena, y el ejemplo de esta santa indígena los inspiró a dar ese nombre a su hija.

La última fue Lea-Ann Maier con su hija, Wynn Jamie Maier-Crowder, y dos estudiantes, el hermano y la hermana Tiana Teresa y Zander Raymond Dragon. Todos ellos son graduados actuales o recientes del Programa de viajes trenzados, del cual Lea-Ann es instructora. Este programa busca garantizar la educación de los estudiantes indígenas para ayudarlos a graduarse mientras permanecen enriquecidos con la educación en sus culturas y tradiciones indígenas.

Debido a la imposibilidad del Papa Francisco para permanecer de pie tanto tiempo en el altar, el Arzobispo Richard Smith de Edmonton lo ayudó presidiendo los ritos en el altar, con la plena participación del Santo Padre mientras estaba sentado. El Arzobispo fue asistido por el cuarto diácono, que no es de ascendencia indígena. El diácono Santiago Torres se está capacitando para el sacerdocio en el servicio en la diócesis vecina de Calgary y está en su último año de capacitación en el seminario de Edmonton. Es inmigrante a Canadá, originario de Colombia.

Consagración en latín con campanas e incienso

La consagración fue en latín con campanas e incienso para transmitir el significado de que la Eucaristía es el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. Se repartió la Sagrada Eucaristía a los cerca de 70.000 fieles católicos reunidos.

Tras la conclusión de la Eucaristía, el Papa impartió su bendición final a todos los Fieles allí reunidos. Palabras de agradecimiento del Arzobispo Richard Smith de Edmonton, agradeciendo al Santo Padre en nombre de los Fieles, no solo de su Arquidiócesis sino de todas partes, reunidos para celebrar esta Misa.

Nuestra Señora del Cabo

Después de impartir su bendición final y despedir de los Fieles, el coro cantó una conmovedora interpretación de María Inmaculada. A continuación, el Santo Padre veneró la estatua de la Virgen María. Esta imagen en particular se conoce como ‘Nuestra Señora del Cabo’. La devoción a ella se originó en Quebec en un santuario en Trois-Rivières. Canadá fue una vez consagrada a ella por una Asamblea de todos los obispos del país hace 75 años.

Esta estatua, que ha sido remodelada para esta ocasión, tiene su origen en la iglesia parroquial de la Nación TsuuT’ina. La gente de esa comunidad ha dado generosamente la estatua para ser utilizada en la Misa Papal. Será devuelta a su parroquia como un legado perdurable de la visita del Papa Francisco a la provincia de Alberta. (Gaudium Press / Raju Hasmukh)

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas