sábado, 15 de junio de 2024
Gaudium news > Las Tres Principales Fiestas Judías – Parte II – Del Pentecostés judío al cristiano

Las Tres Principales Fiestas Judías – Parte II – Del Pentecostés judío al cristiano

La segunda de las principales festividades judías era la celebración del Shavuot, más tarde llamada Pentecostés. En un principio, una fiesta en acción de gracias a Dios por los frutos de la tierra, pero que luego adquirió un significado religioso mucho más profundo.

Pentecostes 700x700 1

Redacción (16/05/2023 15:10, Gaudium Press) La segunda de las principales festividades judías era la celebración del Shavuot, [1] más tarde llamada Pentecostés.

Se celebraba el día 6 o 7 del mes de Sibán, época en que terminaba la cosecha de trigo y cereales, por eso le llamaban Fiesta de la Cosecha, o Día de las Primicias, por el primer pan hecho de la nueva cosecha de trigo.

El libro del Deuteronomio, sin embargo, añade el nombre de fiesta de las semanas, ya que se celebra “siete semanas después de que se introdujo la hoz en la mies” (cf. Dt 16,9-10), es decir, siete semanas después de la Pascua. [2]

Además, el cómputo de siete semanas a partir del día siguiente al sábado en que se presentaban las primicias daba siempre como resultado una cifra de cincuenta días, “de ahí el nombre griego de la fiesta: Πεντεχοστή (Pentecostés), el “quincuagésimo día”, cuyo Las primeras menciones en la Escritura se encuentran en 2Mac 12, 31-32 y Tob 2,1, junto al nombre Fiesta de las semanas.

Como la Pascua, con el paso del tiempo, esta fiesta se vinculó a la Historia de la Salvación: aprovechando la cita de Ex 19,1, según la cual los israelitas llegaron y acamparon en el Sinaí, en el mes tercero, después de la partida de Egipto, la Fiesta de las Semanas vino a conmemorar la alianza del Pueblo Elegido con Dios, así como la entrega de la Ley. [3]

Sin embargo, no fue hasta el siglo II d.C. que los rabinos aceptaron la celebración de Pentecostés como “el día en que la ley descendió del Sinaí”[4].

Ritual de Pentecostés

En un principio, sólo se dedicaba un día a conmemorar la fiesta de Pentecostés, aunque se permitían sacrificios voluntarios durante los seis días siguientes a la solemne celebración. Más tarde, para que fuera igual a otras festividades importantes, comenzaron a guardar dos días para celebrar el Shavuot.

La ceremonia característica era la ofrenda de dos panes hechos con harina nueva, cocida con levadura, la única vez que el ritual prescribe el uso de levadura en una ofrenda presentada a Yahvé. Esta oblación excepcional subraya su estrecha relación con la de Massot, cuando, al comienzo de la cosecha, se comía pan ázimo como signo de renovación. Al final de la cosecha del trigo, por lo tanto, se ofrecía pan fermentado, el pan de todos los días entre los sedentarios, después de lo cual se reanudaban las prácticas ordinarias. [5]

En vísperas de la fiesta de Pentecostés, ya se escuchaba el estruendo de las trompetas, como era común en las solemnidades de Jerusalén.

El día de la fiesta, muy temprano en la mañana, una multitud se agolpaba en el Patio del Templo. Se ofrecían los sacrificios matinales diarios y, por tanto, los propios de la festividad, como en el día de Pascua. A la hora de las libaciones, los sacerdotes tocaban las trompetas; los levitas entonaban cánticos y tocaban sus instrumentos musicales; la gente cantaba el Hallel. Entonces se ofrecían los panes sin levadura de la nueva cosecha, junto con siete corderos de un año; un becerro y dos carneros para holocausto; y una cabra. El sacrificio propiciatorio y dos corderos de un año en acción de gracias. Los sacerdotes bendijeron solemnemente al pueblo, al son de la música de los levitas; el pueblo arrodillado decía su oración”. [6]

Como observan algunos autores, “los extranjeros que no cabían en el Templo se congregaban en las sinagogas, donde repetían los cantos de un cantor oficial. Cinco de ellos leían en voz alta un extracto de la Ley, que luego era explicado a la comunidad; finalmente, se recitaban las oraciones propias de la fiesta. Las sinagogas y las ventanas de las casas se adornaban con rosas y otras flores para recordar los ornamentos que se usaban alrededor del monte Sinaí, durante la promulgación de la Ley”. [7]

Del Pentecostés judío al cristiano

Con el advenimiento de la era cristiana, la fiesta de Pentecostés adquirió un significado muy diferente al de la antigua fiesta de la siega, que comenzaba aquel día resplandeciente en que “estaban reunidos los Apóstoles en el Cenáculo, y vino un ruido del cielo, como de un viento impetuoso, que llenó toda la casa donde estaban sentados. Entonces se les apareció una especie de lenguas de fuego, que se dividieron y se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según les daba el Espíritu Santo” (cf. Hch 2,1-4).

Sí, la fiesta de Pentecostés vino a “recordar precisamente el comienzo de la misión pública de la Iglesia, ya que allí el Espíritu Santo –el alma de la Iglesia– descendió visiblemente sobre ella para darle vida y ponerla en movimiento”. [8]

Sin embargo, no sólo observemos las disimilitudes entre las dos solemnidades, sino también veamos qué tienen en común y cómo Dios quiso, en sus designios más perfectos, que una fiesta precediera a la otra: tal como sucedió con la pascua judía, que prefiguraba la verdadera Pascua – la Resurrección de Jesucristo, la Fiesta de Shavuot precedía a la celebración de Pentecostés, de la que era una mera prefigura.

En este sentido, “la misma realización simultánea de las dos fiestas – la judía y la cristiana – demuestra que el antiguo sistema de culto había quedado obsoleto y que, en ese momento, se cumplirían las promesas de las que era prefigura”. [9]

Pero esta no es la única similitud que encontramos entre las mencionadas solemnidades: si nos hacemos eco de las enseñanzas de los Santos Padres, será posible trazar un paralelo entre ambas festividades, afirmando que “así como la Ley Mosaica fue anunciada el día de Pentecostés, del mismo modo fue promulgada en este mismo día la nueva Ley, que consiste principalmente en la Gracia del Espíritu Santo”[10].

Por João Pedro Serafín

[1] Sobre la principal fiesta judía, la Pascua, leer el artículo: https://gaudiumpress.org/content/as-principais-festas-judaicas-a-pascoa-parte-i/

[2] El término hebreo Shavuot proviene de este mismo pasaje bíblico (Dt 16,9-10). En castellano, su equivalente es la palabra Semana.

[3] Cabe señalar que los esenios – una misteriosa comunidad judía originada, según se cree, de la disidencia entre judíos fervientes y judíos laxos, en pleno apogeo del helenismo – celebraban precisamente la fiesta de Shavuot como la renovación de la alianza, es decir, la más importante de tus fiestas.

[4] Cfr. De Vaux, Roland. Instituciones del Antiguo Testamento. Barcelona: Editorial Herder, 1976, p. 621 y 622.

[5] Cfr. ibíd.

[6] Holzammer, Juan; Shuster, Ignacio. Historia bíblica: Antiguo Testamento. (Trad. Jorge de Riezu). Barcelona: Litúrgica española, 1934, p. 343 y 344.

[7] Ibíd.

[8] Biblia comentada. Hechos de los Apóstoles y Epístolas paulinas. (Org. Professores de Salamanca) Madrid: BAC, 1965, p. 30.

[9] Roldán de Vaux. Op. cit., pág. 622.

[10] Ibíd.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas