domingo, 19 de septiembre de 2021
Gaudium news > Misa se interrumpe en Brasil y arzobispo denuncia persecución de cristianos

Misa se interrumpe en Brasil y arzobispo denuncia persecución de cristianos

Tales eventos ocurren en regiones donde hay persecución contra los cristianos. No esperaba pasar por esta experiencia en Botuverá ”, dijo el Arzobispo de Florianópolis.

Santa Catarina – Botuverá (02/12/2020 15:54, Gaudium Press) El pasado sábado 28 de noviembre, las autoridades sanitarias de Botuverá, ciudad ubicada en el interior de Santa Catarina, interrumpieron la celebración de una Misa de Confirmación.

La ceremonia, a la que asistían 78 personas, era presidida por el arzobispo metropolitano de Florianópolis, Mons. Wilson Tadeu Jönck, en el salón parroquial de São José, con el objetivo de posibilitar la adopción de la distancia social.

Sin embargo, en medio del festejo, llegó la secretaria de Salud de Botuverá, Márcia Adriana Cansian, con vigilancia sanitaria y la policía, para interrumpir la celebración, alegando que se estaban violando las normas de prevención contra el Covid-19.

Un atentado contra la fe católica

Logramos llegar al final del rito de la confirmación, siendo confirmados los crismandos. Sin embargo, a la hora de la comunión nos dijeron que entrarían con la policía. Entonces, el Obispo decidió decir la oración final, agradecer y dar la bendición”, dijo el párroco, P. Paulo Riffel.

El sacerdote calificó el incidente como “un atentado contra la fe católica”. Porque a los fieles se les impidió comulgar, y el Obispo, que es la máxima autoridad, nunca fue notificado ni comunicado antes.

Reunión con el alcalde de Botuverá

El padre Paulo Riffel explicó que en la mañana del jueves anterior al evento, la vigilancia estuvo en el lugar e incluso ayudó a organizar el espacio. Sin embargo, esa misma noche, el sacerdote recibió un mensaje vía WhatsApp indicando que la celebración debía cancelarse.

Al día siguiente, el mayor se reunió con el alcalde y, luego de una conversación y análisis legal, se decidió que la celebración continuaría. Se observaron las reglas para el culto religioso de la Santa Misa, para lo cual solo se permitió el 30% de la capacidad del templo, que tiene 1200 lugares.

Una nota publicada por la prefectura de Botuverá confirmó el encuentro entre el alcalde y el párroco, sin embargo, responsabilizó al Ministerio Público y a la Secretaría de Salud del Estado de la prohibición por considerar que se trataba de un “evento, más allá del entendimiento de imposibilidad de garantía de cumplimiento de la normativa vigente delante del porte del evento”, dice la nota. Explicación un tanto confusa.

Persecución contra los cristianos

A través de una nota, el arzobispo de Florianópolis, Mons. Wilson Tadeu Jönck lamentó lo ocurrido, recordando que normalmente, “tales hechos ocurren en regiones donde hay persecución contra los cristianos. Se aprovechan cuando la comunidad se reúne para atacar. No esperaba pasar por esta experiencia en Botuverá”.

Además, el prelado destacó que todas las parroquias se orientan a seguir las reglas impuestas por la autoridad sanitaria y que, en el caso específico de Botuverá, “todo se organizó según las normas de la autoridad sanitaria: distancia, lugares demarcados para todos los participantes, suministro de alcohol en gel” y “todos los presentes llevaban mascarilla”.

Diferencia entre una misa y un baile de carnaval

El arzobispo también ha explicado que “el hecho de que la misa se haya celebrado en el salón debe entenderse sobre todo como un esfuerzo por cumplir con lo que es el espíritu de las normas de salud”. Sin embargo, “causa indignación, cuando el argumento que se utiliza es que porque la Misa se celebró en el salón, eso se convirtió en un evento y esto estaba prohibido”.

Ahora, si no se puede ver la diferencia entre una misa y un baile de carnaval, se vuelve difícil hablar. Hubo una insistencia en encontrar una razón para controvertir. Honestamente, no puedo encontrar la razón de tal controversia. Pero debe haber una razón ”, dijo indignado.

Mons. Wilson concluyó su mensaje diciendo que lo que más le dolió fue la orden de interrumpir el servicio. “Hubo reiteradas amenazas de que entrarían y terminarían la celebración. Debo decir que la celebración de la Misa no se interrumpe por la mitad. En más de 40 años de sacerdocio, nunca me ha pasado esto”, lamentó. (EPC).

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas