martes, 06 de diciembre de 2022
Gaudium news > Mons. Batzing, o cómo surge la clara independencia de la oscura sumisión

Mons. Batzing, o cómo surge la clara independencia de la oscura sumisión

El presidente del episcopado alemán ofreció declaraciones después de la visita Ad Limina de 62 obispos.

Mons. Batzing

Redacción (21/11/2022 13:15, Gaudium Press) De las cosas oscuras de las cuales van surgiendo otras claras, es lo que se podría decir acerca de las declaraciones de Mons. Georg Batzing, presidente del episcopado alemán, tras la visita Ad Limina de 62 obispos germanos, que revestía particular importancia por el interés del mundo católico con lo que ocurre en el llamado Camino sinodal alemán y en la Iglesia alemana engeneral.

Entre las cosas oscuras, está la afirmación del Obispo de Limburgo de que “la Iglesia en Alemania no va por un camino especial y no tomará ninguna decisión que sólo sería posible en el contexto eclesiástico universal”. Esto es algo oscuro, para quien ha seguido las deliberaciones del Camino sinodal y sus conclusiones, muchas de ellas alejadas del gobierno de la Iglesia y la Tradición de la Iglesia.

Acerca del comunicado conjunto emitido por la Santa Sede y la Conferencia Episcopal de Alemania,  tras la reunión habida el pasado viernes en el Instituto Agustinianum, en la que participaron tres cardenales de la curia romana, Mons. Batzing dijo que “el comunicado viene de la Santa Sede y nosotros trabajamos en él y pudimos poner nuestras cosas”, restando así valor a la nota de “conjunto” del comunicado. Incluso afirmó que tuvo “bastantes dificultades” con algunas de las frases del mismo.

Mientras que para Roma, y dicho por el propio Mons. Batzing, asuntos como por ejemplo la ordenación de mujeres es una cuestión “muy clara, esta cuestión está cerrada”, no lo es tanto así para el Camino sinodal alemán, para el cual la cuestión sí continúa, y “no sirve de nada” declararla cerrada, porque “está ahí. Por lo tanto, hay que tratarla”. Entonces, va quedando claro que para Mons. Batzing, la Iglesia alemana sí tiene su propio camino.

Mons. Batzing considera las conversaciones habidas con miembros de la curia romana como acciones en un campo de batalla, al afirmar que “el Papa es un jesuita inteligente. Una vez nos dejó luchar entre nosotros como hermanos”.

Para Mons. Batzing, aunque algunos obispos alemanes críticos con el Camino sinodal han expresado su deseo de claridad con relación a temas abordados en ese sínodo, clarificaciones que podían ocurrir en Roma, no fue eso lo que ocurrió: “Y no hubo una respuesta clara. Estoy agradecido por ello”, expresó.

Leer también: Obispos alemanes en Roma: Laicos piden que el Papa los meta en cintura

Y siguió tornando claro que decisiones del Camino sinodal, como la cuestionada de crear un cuerpo mixto y permanente de supervisión de la Iglesia alemana, son decisiones ya tomadas. O que no se cortará “la posibilidad de bendecir aquellas parejas homosexuales que piden la bendición de Dios”, a pesar de que el prefecto del Dicasterio de la Fe, presente en la reunión del viernes en el Instituto Agustiniano, ya emitió un responsum diciendo que no son posibles, por ser incoherentes con la naturaleza de los sacramentales de la Iglesia.

En fin, según el comunicado conjunto entre la Santa Sede y el episcopado alemán, el Cardenal Secretario de Estado Parolin dijo a los prelados germanos que “no se podrá no tener en cuenta” los temas discutidos con los obispos alemanes, se entiende que particularmente las relaciones teológicas de los Cardenales Ladaria y Ouellet, quienes expresaron “preocupaciones” y “reservas relativas a la metodología, a los contenidos y a las propuestas del Camino sinodal”.

Queda pues claro que la Iglesia alemana, mantiene su camino, particular, independiente, donde eso del Roma locuta causa finita est no es más que un verso de tiempos idos y oscuros, desaparecidos por la ‘claridad’ de la independencia del hoy.

Con informacion de Il Giornale y CNA

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas