viernes, 21 de enero de 2022
Gaudium news > Mozart: “Yo soy el rey de la música”

Mozart: “Yo soy el rey de la música”

Mozart, con su música, logró transparecer la respuesta luminosa del Amor divino, de la esperanza, incluso cuando la vida humana es devastada por el sufrimiento y la muerte.

Redacción (04/01/2022 15:39, Gaudium Press) Hoy queremos invitar al lector a dar un paseo por los jardines de la historia.

Retrocedamos dos siglos en el tiempo y contemplemos una hermosa ciudad. En su centro, la catedral de San Esteban, con su torre alta y de encaje, adornando el panorama; Los edificios medievales, renacentistas y barrocos se mezclan armoniosamente a lo largo de calles sinuosas y pintorescas.

Estamos hablando de Viena, la capital de Austria, sede de un imperio hasta el final de la Primera Guerra Mundial, el punto de unión entre Europa Occidental y Oriental. Viena, que el Danubio envuelve suavemente en su serpenteo a lo largo de la llanura. Viena, llena de vida, armoniosa y alegre, acogedora y afable, que fue probablemente una de las ciudades que más supo desarrollar un estilo de vida caracterizado por la douceur de vivre [1]. Viena, la capital… de la música.

Mozart, el “rey de la música”

Hubo un compositor vienés que sin duda sabía mejor que nadie cómo expresar los buenos valores del siglo XVIII en la música: Wolfgang Amadeus Mozart.

Nacido el 27 de enero de 1756, sus dotes musicales florecieron muy temprano; de hecho, se puede decir que la música le era algo familiar, ya muy presente en su casa: su padre, Leopold Mozart, fue un gran compositor y violinista, y jugó un papel importante en la formación musical de su hijo. A los cinco años, Wolfgang compuso sus primeras piezas…

Cuando tenía seis años, ocurrió un evento muy singular. Mozart tuvo entonces la oportunidad de presentar sus composiciones en la corte de Austria. En esa ocasión, pidió ingenuamente a la emperatriz que le diera a su hija, María Antonieta, que se convertiría en reina de Francia, en futuro matrimonio.

Los presentes alegaron que no tenía título de nobleza y por lo tanto no podía casarse con la hija del emperador, a lo que él respondió inocentemente: “Pero yo soy el rey de la música”. De verdad, no mintió

El caso del “Miserere” de Allegri

Un día del año 1770, mientras se encontraba en la Capilla Sixtina asistiendo a la Semana Santa oficiada por el Papa Clemente XIV, escuchó el famoso Miserere de Allegri interpretado por el coro papal. Después de la ceremonia, fue con el embajador de Austria al palacio de la embajada. El joven Mozart, que entonces tenía 14 años, se retiró apresuradamente a su habitación y comenzó a escribir, con caracteres peculiares, en su cuaderno.

En la cena, el embajador comentó sobre la ceremonia, lamentando no haber podido dar a conocer al mundo entero el Miserere de Allegri, ya que la partitura de la canción nunca había sido entregada a nadie.

El Viernes Santo, Mozart estaba nuevamente sentado en la Capilla Sixtina escuchando el canto del coro, pero esta vez mirando el cuaderno que había escondido dentro de su sombrero. Un cardenal que estaba allí no dejó de observarlo.

Por la noche hubo un gran concierto en la villa de Borghese, el palacio y los jardines se iluminaron y a través de las ventanas del palacio se pudieron escuchar melodiosos sonidos de piezas de música instrumental. Hubo un momento en que los asistentes se dirigieron a la galería de mármol: “¡Es él! ¡es el! es la maravilla de nuestro país”, dijeron sobre el niño que acababa de ejecutar bellamente algunas piezas con el clavicémbalo.

El embajador se acercó y, apoyando el codo en el clavicémbalo, le dirigió una mirada de aliento. Para sorpresa de todos, el pequeño Mozart empezó a interpretar magistralmente el codiciado Miserere, ante lo que todos se sorprendieron: unos hablaban de prodigio, otros, sin embargo, alegaban robo de la partitura. “¡Para que sea tan perfecto, debe haber sido escrito mientras lo hacían!”, dijeron algunos.

El cardenal, que había observado al niño en la Capilla Sixtina durante la mañana, afirmó resueltamente que había visto al distinguido intérprete mirando su cuaderno durante la ceremonia en el Vaticano. Sin embargo, el embajador de Austria, sosteniendo la manita del niño, respondió al cardenal: “¿está seguro de esto?”, A lo que el cardenal respondió que sí. En ese momento, el niño le habló diciéndole que, en ese momento en que el cardenal lo miraba, no hacía más que revisar sus notas, pues ya lo había escrito todo de memoria desde la primera vez que escuchó la canción.

Otro día, el pequeño genio fue llevado al Vaticano. Después de pasar por algunos pasillos, fue introducido en el recinto papal. Clemente XIV le preguntó amablemente:

– ¿Es verdad, hijo mío, que esta música sacra, reservada sólo para Roma, se ha guardado en tu memoria desde la primera vez que la escuchaste?

– Es verdad, Santo Padre.

– ¿Y cómo es eso posible?

– “Sin duda con el permiso de Dios”, respondió el artista.

– Sí, fue Dios quien te hizo un genio, dijo el Papa, y evidentemente eres uno de sus elegidos para hacer cosas tan hermosas y maravillosas por la Iglesia ”.

Sus músicas no murieron con él

Incluso los últimos momentos de su vida no transcurrieron sin la presencia de la música: mientras Mozart componía, a petición de otros, una misa de réquiem, entregó su alma a Dios el 5 de marzo de 1791. De hecho, esta sería su última composición cantada a su muerte.

Sus músicas, sin embargo, no fueron enterradas con él. Mozart nos dejó numerosas composiciones que constituyen un verdadero tesoro cultural. En este sentido, Benedicto XVI dijo: “Mozart, en su música […], logró revelar la respuesta luminosa del Amor divino, de la esperanza, incluso cuando la vida humana está devastada por el sufrimiento y la muerte” [2].

Por Andrés Sierra y Paulo Rozanski

[1] Expresión francesa que se traduce literalmente como: “dulzura de vivir”.

[2] BENEDICTO XVI. Discurso de clausura del concierto ofrecido al Santo Padre por la Pontificia Academia de Ciencias. Castel-Gandolfo, 7 de septiembre. 2010.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas