lunes, 19 de abril de 2021
Gaudium news > Myanmar se hunde en el caos, tras el golpe militar

Myanmar se hunde en el caos, tras el golpe militar

La Iglesia, el 1 % de la población, pide diálogo.

Redacción (26/02/2021 10:44, Gaudium Press) Myanmar, antigua Birmania, parece que se hunde en el caos.

El 1 de febrero pasado, y alegando que hubo fraude en las elecciones de noviembre pasado, los militares tomaron el control del país. Ellos tienen mucha fuerza, y muchos intereses, y se afirma que para custodiar sus intereses decidieron dar una patada al tablero.

Pero a diferencia de otros tiempos, el pueblo parece que esta vez no quiere someterse al régimen de la botas. Y desde el 1 de febrero no ha dejado de protestar:

Entre la gente hay determinación pero también preocupación en estas horas. El estado se está desmoronando por la acción del movimiento de desobediencia civil. Las oficinas estatales están cerradas o no funcionan. En todo el territorio, incluso en los suburbios o en las aldeas, la población no acepta y no reconoce a los líderes ni a las autoridades distritales nombradas por los militares. Incluso para las medidas de seguridad ordinarias, los propios ciudadanos las proveen. Estamos en una etapa difícil y delicada, pero la gente está convencida de que va adelante en la protesta pacífica por la democracia”: dijo a la Agencia Fides Joseph Kung Za Hmung, un laico católico birmano, editor del periódico católico birmano Gloria News Journal.

La voz de los católicos

Dentro de ese panorama, ¿qué sienten o piensan los católicos?

Fides también habló con Mons. Alexander Pyone Cho, obispo de Pyay:

“Vivimos en el tiempo de la Cuaresma, en el que todo cristiano está invitado a usar las armas de la oración, el ayuno y la caridad: Este es el camino que seguiremos como cristianos, este es el camino que nos señala el Cristo crucificado Nuestras comunidades católicas en Myanmar, que representan algo más del 1% de la población, están rezando en cada iglesia con el Rosario y el Adoración eucarística, pidiendo a Dios una solución pacífica a la crisis que vive el país ”.

“Los jóvenes – señala el obispo de Pyay – quieren un futuro de libertad, justicia y democracia, y no aceptan a los que han tomado el poder por la fuerza. Como pastores hemos pedido, en una pregunta compartida con los líderes budistas y otros líderes religiosos birmanos, que se abra una mesa de debate: retomar el camino del diálogo es urgente para el bien y la prosperidad del país. Myanmar debe abandonar toda violencia y caminar por los caminos de la justicia y la paz”.

Con información de Fides

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas